A QUÉ JUE­GAN LAS MU­JE­RES?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Ha­ce po­co eran ca­si una anéc­do­ta en un uni­ver­so mas­cu­lino, el de los videojuegos. Hoy son el 47% de los ju­ga­do­res. Vi­si­ta­mos el fes­ti­val Fun & Se­rious para co­no­cer­las. Por E. de los Ríos / Fo­tos: Jo­se­rra San­ta­ma­ría

“TÚ MI­RA

dón­de hay más co­la de gen­te es­pe­ran­do para ju­gar: esos son los jue­gos que lo pe­tan”, me so­pla­ba mi pri­ma pe­que­ña, 15 añi­tos y cua­tro con­so­las en su ha­ber ga­mer, des­de el What­sapp. “¡Si es que hay co­las enor­mes en to­dos los stands!”, con­tes­ta­ba yo alu­ci­na­da. Mu­chí­si­mos ado­les­cen­tes y vein­tea­ñe­ros, pe­ro tam­bién ni­ños, es­pe­ra­ban su turno tran­qui­la­men­te, an­te el pas­mo de sus pa­dres. “¡Con lo di­fí­cil que es que es­té tran­qui­lo cuan­do va­mos de com­pras!”, con­ta­ba una ma­dre alu­ci­na­da por el po­der de Figh­ting Are­na, el tí­tu­lo ele­gi­do por su re­to­ño. El mi­la­gro se obra­ba en el Fun & Se­rious, la reunión más im­por­tan­te de em­pre­sa­rios, ta­len­to desa­rro­lla­dor y afi­cio­na­dos que El Co­rreo or­ga­ni­za en Bil­bao des­de ha­ce seis años. Unos 30.000 jó­ve­nes lle­na­ron el Pa­la­cio Eus­kal­du­na du­ran­te tres días de tor­neos, con­fe­ren­cias y pre­sen­ta­cio­nes. Ha­bía que es­pe­rar si­glos para su­bir­se a los si­mu­la­do­res (una pla­ta­for­ma hí­per­sen­si­ble al mo­vi­mien­to en el que pro­bar vue­lo li­bre, sal­to de es­quí, un co­che de ca­rre­ras...), y para pro­bar las ga­fas de reali­dad vir­tual, es­tre­llas del jue­go que se nos vie­ne en­ci­ma. Lea­gue of Le­gends, qui­zá el jue­go más po­pu­lar del mun­do (se jue­ga on­li­ne y es gra­tui­to), pro­ta­go­ni­za­ba los tor­neos más nu­tri­dos.

EN UN ES­PA­CIO

ati­bo­rra­do de es­tí­mu­los y pan­ta­llas, las chi­cas ca­da vez son más. “Yo veo mu­chí­si­mas... ¡Ni com­pa­ra­ción con ha­ce unos años!”, ex­cla­ma An­drea, es­tu­dian­te de pri­me­ro de Psi­co­lo­gía y cos­pla­yer [fan dis­fra­za­do de su per­so­na­je fa­vo­ri­to], que va ves­ti­da de Ta­ric, per­so­na­je de Lea­gue of Le­gends (un videojuego de ac­ción y es­tra­te­gia en tiem­po real por equi­pos). “Aquí se va­lo­ra más que se­pas ju­gar bien que si eres chi­co o chi­ca”, ex­pli­ca He­kady, de 26 años, que es strea­mer (jue­ga en directo a World of War­craft y so­lu­cio­na du­das a sus se­gui­do­res) y tam­bién cos­pla­yer. Ella en­car­na a Tra­cer, per­so­na­je de Over­watch, y no es tan ama­teur co­mo An­drea, ya que las mar­cas con­tra­tan sus ser­vi­cios de cos­play cuan­do sa­can al­gún nuevo tí­tu­lo. Las cos­pla­yers di­se­ñan y co­sen per­so­nal­men­te ca­da dis­fraz, que pue­de cos­tar en­tre 100 y 600 €, y su ta­ri­fa tie­ne mu­cho que ver con la es­té­ti­ca y el aca­ba­do de sus di­se­ños. “To­da­vía es­tá mal vis­to que una chi­ca jue­gue, pien­san que, si jue­gas, eres po­co fe­me­ni­na. Mu­chos jue­gos se si­guen aso­cian­do a la vio­len­cia, pe­ro no to­dos son vio­len­tos...”.

TAN­TO AN­DREA

co­mo He­kady jue­gan des­de muy ni­ñas, por­que sus pa­dres ya te­nían el comecocos en su or­de­na­dor. Sin em­bar­go, am­bas han aca­ba­do ju­gan­do en un en­torno en el que no sue­le ha­ber chi­cas. “Aho­ra, sin em­bar­go, so­mos guays”, iro­ni­za He­kady. ¿Qué tie­nen los jue­gos para en­gan­char tan­to? “Igual que te lle­ga el per­so­na­je de un li­bro o una pe­lí­cu­la, pue­des iden­ti­fi­car­te con un per­so­na­je de un videojuego, pe­ro más pro­fun­da­men­te –ex­pli­ca An­drea–. Por­que sien­te o pien­sa igual que tú o por­que no di­ce lo que pien­sa ni sien­te, para que te pro­yec­tes den­tro de él. En los jue­gos muy in­ter­ac­ti­vos, tú eres el per­so­na­je: te ha­ces car­go de su pa­sa­do y de­ci­des có­mo com­por­tar­te. In­clu­so pue­des que­dar­te ca­lla­do y de­jar que las co­sas ocu­rran... La iden­ti­fi­ca­ción es to­tal”.

EN LA FUN ZO­NE,

la zo­na de jue­go del Fun & Se­rious, la fiesta va por den­tro. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que es­tos chi­cos y chi­cas ape­nas se mue­van de sus si­llas. No hay sal­tos, ni gri­tos, ni bai­les, pe­ro se ven mu­chas caras de con­cen­tra­ción re­ma­ta­das en son­ri­sas y, a ve­ces, car­ca­ja­das. No hay du­da de que es una di­ver­sión tran­qui­la y ab­sor­ben­te. Las úni­cas ca­rre­ras de preo­cu­pa­ción, las de los guar­dias de se­gu­ri­dad, pen­dien­tes de que na­da se de­rra­me so­bre los te­cla­dos y pe­ri­fé­ri­cos. Prohi­bi­dos los lí­qui­dos en la zo­na de jue­go.

EN UNO

de los stands, el de Mars Ga­ming y Thun­derx3, en­cuen­tro a Ana Oli­ve­ras, anouc, 37 años, pio­ne­ra ju­ga­do­ra pro­fe­sio­nal en los e-sports (de­por­tes elec­tró­ni­cos, por­que ju­gar com­pe­ti­ti­va­men­te a videojuegos se con­si­de­ra de­por­te), y to­da una ce­le­bri­dad en­tre las ju­ga­do­ras: fue la pri­me­ra es­pa­ño­la que ju­gó fue­ra de Es­pa­ña, ha crea­do va­rios equi­pos y clu­bes de ju­ga­do­ras y los jue­gos son aún su ocio prin­ci­pal (Glo­bal Of­fen­si­ve, Coun­ter Stri­ke, Over­watch...).

“Me en­can­ta la com­pe­ti­ti­vi­dad, tam­bién en el de­por­te, pe­ro siem­pre en equi­po. So­la no me di­vier­to: ne­ce­si­to que ha­ya es­tra­te­gia. Es­te mun­do tan mas­cu­lino es com­pli­ca­do para las chi­cas. Vie­nes a un even­to y to­do el mun­do te tra­ta muy bien, pe­ro on­li­ne... Hay un gru­po que de­trás del or­de­na­dor se vuel­ve ca­paz de de­cir­te lo que sea. Na­die les ha ex­pli­ca­do que lo que pa­sa aquí due­le igual que lo que di­ces ca­ra a ca­ra. Es muy fuer­te que ten­gas que es­cu­char se­gún qué co­sas”.

A SU LA­DO

es­tá Ele­na Pe­ña, Mi­ner­va, 25 años y ju­ga­do­ra des­de los seis. Al­can­zó tan buen ni­vel en el Lea­gue of Le­gends, que ju­gó en equi­pos im­por­tan­tes y ga­nó pre­mios eu­ro­peos, en el lí­mi­te de las gran­des li­gas. “En los de­por­tes elec­tró­ni­cos no sue­les en­con­trar equi­pos mix­tos, pe­ro sí hay li­gas para chi­cas. No por­que ten­ga­mos me­nos ni­vel, sino por­que no hay su­fi­cien­tes chi­cas com­pi­tien­do: en es­te jue­go, una por ca­da sie­te ju­ga­do­res. Las li­gas fe­me­ni­nas sir­ven para que las ju­ga­do­ras co­noz­can a más chi­cas y jue­guen en otro am­bien­te”. En­ton­ces, ¿es dis­tin­to ju­gar con chi­cas? “Para mí, no. La di­fe­ren­cia no va li­ga­da a su se­xo, sino al ti­po de persona, a si nos com­pe­ne­tra­mos”.

DES­DE QUE

los jue­gos es­tán co­nec­ta­dos a in­ter­net y se jue­gan co­la­bo­ra­ti­va­men­te, en equi­pos, la ver­tien­te so­cial del ga­ming es fun­da­men­tal.”no se tra­ta so­lo de ju­gar, sino de co­nec­tar­se a un mun­do muy am­plio”, ex­pli­ca Ele­na. “De­trás de un jue­go hay co­mu­ni­da­des enor­mes y ha­ces mu­chos ami­gos, ade­más de apren­der ra­pi­dí­si­ma­men­te in­glés, por ejem­plo. Ha­ce años, cuan­do se cri­ti­ca­ban los videojuegos, yo pen­sa­ba: “¡Pe­ro si ju­gar es más so­cial que ver la te­le!”.

EL PRE­JUI­CIO,

de exis­tir, es­tá a pun­to de caer de­rri­ba­do por la po­ten­cia eco­nó­mi­ca del sec­tor, que su­pera en fac­tu­ra­ción al del ci­ne y la mú­si­ca jun­tos. El es­pa­ñol es el cuar­to mer­ca­do eu­ro­peo y el oc­ta­vo mun­dial en fac­tu­ra­ción: 1.010 mi­llo­nes de eu­ros en 2016. El sec­tor es­ti­ma que hay 15 mi­llo­nes de ju­ga­do­res (un 53% son hom­bres y un 47%, mu­je­res, con un cre­ci­mien­to con­ti­nua­do), que de­di­can, de me­dia, más de seis ho­ras por se­ma­na a ju­gar. Y un da­to cu­rio­so: más de la mi­tad de las mu­je­res lo ha­cen en su smartp­ho­ne. Los videojuegos de ar­ca­de (ba­sa­dos en las má­qui­nas re­crea­ti­vas clá­si­cas), las aventuras grá­fi­cas y los si­mu­la­do­res son sus fa­vo­ri­tos; y por con­te­ni­dos, los de es­tra­te­gia, re­so­lu­ción de enigmas y aventuras.

CON ES­TE PA­NO­RA­MA,

el re­to del sec­tor es afian­zar las pe­que­ñas em­pre­sas que lo sus­ten­tan. Se­gún el Li­bro blan­co del desa­rro­llo es­pa­ñol de videojuegos 2016, en nues­tro país ha­bía 480 em­pre­sas de videojuegos en 2015, un 20% más que en 2014, pe­ro la in­dus­tria es­tá “ato­mi­za­da” y “po­la­ri­za­da”: el 1% de las em­pre­sas con­cen­tra el 52% de la fac­tu­ra­ción. Pe­ro tan im­por­tan­te co­mo afian­zar­las es au­men­tar la pre­sen­cia de mu­je­res: en 2015, el 83% de sus pro­fe­sio­na­les eran hom­bres. Al es­ca­so 17% de mu­je­res que tra­ba­jan en la in­dus­tria de los videojuegos per­te­ne­ce Ma­nue­la Ruiz Mon­tiel, in­ge­nie­ra in­for­má­ti­ca re­cién doc­to­ra­da (con una te­sis cum lau­de so­bre in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial) y fun­da­do­ra con a su pa­re­ja, Fran­cis­co Mo­yano, de Ta­le Stu­dios. Participa en Fun & Se­rious co­mo desa­rro­lla­do­ra in­die de Brea­king Fast, un jue­go de ca­rre­ras don­de los pro­ta­go­nis­tas son los in­gre­dien­tes del desa­yuno: un car­tón de le­che y una ga­lle­ta. “Sa­le a la ven­ta en fe­bre­ro, y es­ta­mos aquí por si al­gún pu­blis­her o in­ver­sor pu­die­ra in­tere­sar­se por él y para dar­lo a co­no­cer”. Ma­nue­la una de las es­ca­sas mu­je­res que se pre­sen­tan en es­ta fe­ria co­mo ar­tis­ta y desa­rro­lla­do­ra. “Nun­ca me ha echa­do para atrás que sea un sec­tor do­mi­na­do por los hom­bres, aun­que en la fa­cul­tad al­gún pro­fe­sor ma­yor sí me hi­zo al­gu­na vez un co­men­ta­rio ma­chis­ta al sor­pren­der­se de que yo pu­die­ra ex­pli­car al­gún ele­men­to com­ple­jo. Otras co­le­gas me han di­cho que han en­con­tra­do trabas para ac­ce­der a de­ter­mi­na­dos pues­tos que es más co­mún que ocu­pen los hom­bres, co­mo ga­me de­sig­ner (quien di­se­ña los ni­ve­les del jue­go). Pa­re­ce que sí nos po­nen trabas en el negocio... Yo, de mo­men­to, no pien­so tra­ba­jar para otro es­tu­dio que no sea el mío”.

PRO­LI­FE­RAN

los pe­que­ños es­tu­dios im­pul­sa­dos por jó­ve­nes parejas que se lan­zan al di­se­ño de jue­gos para móviles o in­clu­so más am­bi­cio­sos. Co­mo si ellas se co­bi­ja­ran tras un cóm­pli­ce mas­cu­lino para ven­cer las re­ti­cen­cias del sec­tor. “Es cier­to, no lo ha­bía pen­sa­do...”, re­co­no­ce Ma­nue­la. “La ma­yo­ría de chi­cas que se de­di­can a es­to lo ha­cen con su pa­re­ja. Hay esa pa­sión en co­mún y sa­le natural mon­tar co­sas jun­tos. Y, bueno, tam­bién es ver­dad que en un te­rreno tan mas­cu­li­ni­za­do, es me­jor cuan­do los dos ti­ra­mos jun­tos”. O

Arri­ba, la cos­pla­yer An­drea. En la otra pá­gi­na, va­rias ju­ga­do­ras prue­ban di­ver­sos jue­gos, un si­mu­la­dor y unas ga­fas de reali­dad vir­tual.

Una par­ti­ci­pan­te en el Fun & Se­rious, ce­le­bra­do en Bil­bao, prue­ba unas ga­fas de reali­dad vir­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.