CHAR­LI­ZE THE­RON

Una es­tre­lla na­da fu­gaz

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Em­pe­ña­da en no de­jar que se ha­ble más de su be­lle­za que de su tra­ba­jo an­te la cá­ma­ra, ha con­se­gui­do cons­truir una de las ca­rre­ras más só­li­das y lon­ge­vas de Holly­wood. Y to­do, sin re­nun­ciar a con­ver­tir­se en un icono del glamour mo­derno, co­mo ima­gen de J’ado­re de Dior. Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce / Fo­tos: Ali­que

Han pa­sa­do 20 años, pe­ro el re­cuer­do de los in­men­sos car­te­les de Sun­set Bou­le­vard em­pa­pe­la­dos con su ima­gen en len­ce­ría ha marcado su ca­rre­ra. Char­li­ze The­ron te­nía 21 años y lle­va­ba mu­cho tiem­po tra­tan­do de ha­cer­se un hue­co en Holly­wood, pe­ro cuan­do por fin lo con­si­guió, gra­cias a su pa­pel de fem­me fa­ta­le en Dos días en el valle, en­se­gui­da se dio cuen­ta de que si que­ría ser al­go más que la úl­ti­ma sex sym­bol ten­dría que hi­lar más fino. La in­dus­tria iba a tra­tar de en­ca­si­llar­la. Es lo que Holly­wood ha­ce con las ac­tri­ces de be­lle­za so­bre­na­tu­ral y cuer­po de top mo­del co­mo ella. Es­tu­vo un año sin tra­ba­jar. Que­ría cons­truir­se una ca­rre­ra se­ria y lon­ge­va. Re­cha­zó mu­chos papeles de mu­jer flo­re­ro y fue re­cha­za­da para otros mu­chos. Los di­rec­to­res de cas­ting siem­pre le po­nían la mis­ma pe­ga: era “de­ma­sia­do gua­pa”. “¿Cuán­tos papeles hay para la es­pec­ta­cu­lar mo­de­lo que lu­ce ves­ti­dos de no­che y mi­de dos me­tros? He es­ta­do en esos cas­tings y, cuan­do hay un per­so­na­je de ver­da­de­ra sus­tan­cia, los gua­pos son los pri­me­ros en ser re­cha­za­dos”, se la­men­tó ha­ce unos me­ses en una po­lé­mi­ca en­tre­vis­ta. Sus de­cla­ra­cio­nes, que lue­go ma­ti­zó, en­fu­re­cie­ron

a mu­chos. ¿Có­mo po­día, la que es pro­ba­ble­men­te la ac­triz más be­lla del mun­do, que­jar­se pre­ci­sa­men­te de su as­pec­to? Aun­que sus pa­la­bras po­drían in­ter­pre­tar­se co­mo la pa­ta­le­ta de una ac­triz mal­cria­da por el éxi­to, te­nían una ex­pli­ca­ción ra­zo­na­ble. En Holly­wood to­do el mun­do tie­ne una repu­tación y la de The­ron tie­ne que ver, pre­ci­sa­men­te, con su ob­se­sión per­so­nal por no uti­li­zar su abru­ma­do­ra apa­rien­cia para jus­ti­fi­car un per­so­na­je. Por eso, no ha si­do mu­sa de co­me­dias ro­mán­ti­cas ton­to­rro­nas; por eso re­nun­ció a la va­ni­dad y se ra­pó el pe­lo para pro­ta­go­ni­zar Mad Max; y por eso ga­nó un Os­car des­pués de en­gor­dar 15 ki­los y de afear­se, gra­cias a al­gún ge­nio del ma­qui­lla­je, para Mons­ter, la historia de la ase­si­na en se­rie Ai­leen Wuor­nos. Y por eso, le mo­les­ta tan­to que se cues­tio­ne si la es­ta­tui­lla fue un re­co­no­ci­mien­to a su in­ter­pre­ta­ción o a su es­pec­ta­cu­lar me­ta­mor­fo­sis fí­si­ca. Ac­tuar siem­pre ha si­do una for­ma de ca­tar­sis para ella, una terapia. Pue­de que la úni­ca for­ma de di­ge­rir una in­fan­cia mar­ca­da por el trau­ma. Cre­ció en una gran­ja a las afue­ras de Johan­nes­bur­go en los años del apart­heid. No so­ña­ba con ser ac­triz, pe­ro le fas­ci­na­ban las pe­lí­cu­las y es­ta­ba loca por Tom Hanks. Nun­ca en­ca­jó en el co­le­gio y ha con­fe­sa­do que, en aque­lla épo­ca, su me­jor ami­ga era una ca­bra lla­ma­da Bok. La con­vi­ven­cia en ca­sa era di­fí­cil. Sus pa­dres dis­cu­tían a me­nu­do. Con el tiem­po, las pe­leas de­ri­va­ron en abu­sos fí­si­cos y ver­ba­les ha­cia su ma­dre y una no­che, cuan­do The­ron te­nía 15 años, ocu­rrió la tra­ge­dia que mar­ca­ría su vi­da co­mo un “jo­di­do ta­tua­je”. Su pa­dre, bo­rra­cho y em­pu­ñan­do una es­co­pe­ta, ame­na­zó con ma­tar­las a am­bas. Ate­rro­ri­za­da, su ma­dre le dis­pa­ró. Mu­rió en el ac­to. The­ron lo pre­sen­ció to­do. La in­ves­ti­ga­ción con­clu­yó que ha­bía si­do en de­fen­sa pro­pia. “Lo que ocu­rrió es par­te de mí, pe­ro nun­ca he de­ja­do que do­mi­ne mi vi­da”, ha ex­pli­ca­do so­bre el su­ce­so del que no le gusta ha­blar. En­ton­ces, su ma­dre in­sis­tió en que la jo­ven de­bía aban­do­nar Su­dá­fri­ca y con­ti­nuar con su vi­da le­jos de aquel dra­ma.

Un nuevo co­mien­zo

The­ron ate­rri­zó en Mi­lán con 16 años, des­pués de ga­nar un con­cur­so de be­lle­za. Em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo mo­de­lo y, un año más tar­de, se tras­la­dó a Nue­va York. Que­ría ser bai­la­ri­na, pe­ro se le­sio­nó la ro­di­lla y se aca­bó. De­pri­mi­da y des­orien­ta­da, su ma­dre le com­pró un bi­lle­te de ida a Los Án­ge­les y le ani­mó a in­ten­tar­lo por úl­ti­ma vez. Se ins­ta­ló en el ho­tel más ba­ra­to (y más co­cham­bro­so) de Holly­wood. En su pri­me­ra no­che en la ciu­dad, com­pró una bo­te­lla de le­jía y lim­pió la ha­bi­ta­ción de arri­ba aba­jo. In­ca­paz, ni si­quie­ra, de ac­ce­der al cir­cui­to de cas­tings, du­ran­te me­ses dio tum­bos por la ciu­dad arras­tran­do una ma­le­ta. Lue­go, vi­vió “su mo­men­to La­na Tur­ner en la má­qui­na de so­da”, co­mo le gusta con­tar a ella: su ma­dre le ha­bía en­via­do un che­que para pa­gar el al­qui­ler y ella tra­tó de co­brar­lo en una sucur­sal ban­ca­ria, la ca­je­ra le pu­so pro­ble­mas y el trá­mi­te ter­mi­nó en bron­ca. An­tes de ir­se, un agen­te que ha­cía co­la de­trás su­yo, le dio su tar­je­ta. Así con­si­guió aquel pa­pel de mu­jer fa­tal con el que de­bu­tó en Holly­wood. Aun­que se fue ha­cien­do un nom­bre gra­cias a cin­tas co­mo Pactar con el dia­blo, Las nor­mas de la ca­sa de la si­dra o La maldición del escorpión de Ja­de, las au­di­cio­nes se le da­ban fa­tal. Por eso, con los años, la ac­triz fue idean­do un mé­to­do po­co or­to­do­xo, pe­ro muy efec­ti­vo, para con­ven­cer a los di­rec­to­res de que de­bían con­tra­tar­la. A Ja­son Reit­man

¿Eclip­sa­da por su be­lle­za? Char­li­ze hu­ye de los per­so­na­jes es­te­reo­ti­pa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.