FA­MI­LIA con fe­cha fi­ja

En los re­en­cuen­tros na­vi­de­ños, se pue­den re­for­zar los víncu­los emo­cio­na­les, pe­ro tam­bién su­frir re­la­cio­nes as­fi­xian­tes de las que mu­chos pre­fe­ri­rían huir.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

HHay mo­men­tos en los que re­unir­se con la fa­mi­lia se im­po­ne. En nues­tra cul­tu­ra, el día de No­che­bue­na es uno de ellos. En ca­so de no ha­cer­lo, sen­ti­re­mos nos­tal­gia de una tra­di­ción im­pre­sa en la men­te de to­dos. Du­ran­te la in­fan­cia se or­ga­ni­zó nues­tro mun­do emo­cio­nal y en nues­tra fa­mi­lia apren­di­mos a mi­rar lo que nos ro­dea­ba y a ex­pre­sar nues­tros sen­ti­mien­tos. To­dos re­to­ma­mos es­tos días nues­tra his­to­ria afec­ti­va. Aque­llos que ha­yan si­do afor­tu­na­dos y pro­ven­gan de una fa­mi­lia sin gra­ves con­flic­tos, vi­vi­rán la Na­vi­dad con ale­gría. Sin em­bar­go, quie­nes ten­gan que so­por­tar re­la­cio­nes que no desean o vol­ver a en­fren­tar­se a una fa­mi­lia de la que quie­ren huir, no se sen­ti­rán bien. Es­tas fe­chas pue­den se­ña­lar­les que no se reúnen el res­to del año y que aho­ra lo ha­cen por obli­ga­ción. El psi­coa­na­lis­ta Bruno Bet­tel­heim de­cía que en la puer­ta de una casa don­de vi­vía una fa­mi­lia ja­más se po­dría col­gar un car­tel: “Aquí no pa­sa na­da”. Y es que es­te mi­cro­cos­mos es­tá po­bla­do de ven­tu­ras y des­ven­tu­ras. La pa­la­bra fa­mi­lia nos re­mi­te a nues­tra his­to­ria sen­ti­men­tal y afec­ti­va, y es­tá li­ga­da unas ve­de­seo ces a un tiem­po aco­ge­dor y otras a mo­men­tos de as­fi­xia y ma­les­tar. En el me­jor de los ca­sos, to­dos los adul­tos tie­nen que ha­cer cier­ta re­nun­cia a la fan­ta­sía in­fan­til de una fa­mi­lia fe­liz. De­ben rea­li­zar un acuer­do en­tre el ni­ño que fue­ron y el adul­to que son. No con­vie­ne for­zar­se a man­te­ner reunio­nes que nos ge­ne­ren es­trés, ni con­cen­trar de­ma­sia­dos en­cuen­tros en los que se­pa­mos que va­mos a es­tar in­có­mo­dos. Sos­te­ner men­ti­ras fa­mi­lia­res es una de las cues­tio­nes que más ago­ta­mien­to ge­ne­ran. An­drés y Ro­sa ce­na­ban es­te año en casa de la ma­dre de Ro­sa. El año pa­sa­do lo ha­bían he­cho en casa de los pa­dres de An­drés. La ce­na se­ría abu­rri­da y ten­sa, co­mo siem­pre. Él ten­dría que so­por­tar a su cu­ña­do dán­do­le lec­cio­nes so­bre la me­jor ma­ne­ra de in­ver­tir el di­ne­ro; ella, a su ma­dre y a sus her­ma­nas en­sal­zan­do las cua­li­da­des de su pa­dre, que des­de que ha­bía muer­to se ha­bía con­ver­ti­do en un ser ca­ri­ño­so y en­can­ta­dor, cuan­do en vi­da ha­bía si­do ru­do, se­co y muy po­co afec­tuo­so

Re­cuer­dos co­mu­nes, pe­ro dis­tin­tos

A Ro­sa se le po­nía un nu­do en el es­tó­ma­go cuan­do co­men­za­ban a ha­blar de su pa­dre, so­bre to­do por­que, si ella ha­cía al­gún comentario iró­ni­co so­bre las es­ca­sas do­tes del fa­lle­ci­do pa­ra de­mos­trar afec­to, sus her­ma­nas se le echa­ban en­ci­ma in­me­dia­ta­men­te. Pa­re­cía que ha­bían te­ni­do dis­tin­to pa­dre. Y has­ta cier­to pun­to así era: ca­da una se ha­bía cons­trui­do den­tro de sí la ima­gen del pro­ge­ni­tor que más con­ve­nía a sus in­tere­ses emo­cio­na­les. Lo úni­co bueno que te­nía la ce­na era ver có­mo sus hi­jos ju­ga­ban con sus so­bri­nos. Cuan­do se di­ri­gían a la ce­na, An­drés se equi­vo­có de ca­rre­te­ra. Lle­ga­rían tar­de. Al fi­nal, Ro­sa tu­vo que lla­mar a casa de su ma­dre pa­ra de­cir que co­men­za­ran a ce­nar sin ellos. La equi­vo­ca­ción de An­drés era un ac­to fa­lli­do en el que ex­pre­só un re­pri­mi­do: el de no ir a la ce­na de No­che­bue­na o pa­sar con la fa­mi­lia de Ro­sa el me­nor tiem­po po­si­ble. Era una for­ma de pro­te­ger­se a sí mis­mo y de cui­dar­la a ella de las ten­sio­nes y de la an­sie­dad que le pro­du­cía su fa­mi­lia. Las di­fi­cul­ta­des de Ro­sa se debían a que, mien­tras ella ha­bía ela­bo­ra­do den­tro de sí mis­ma la con­flic­ti­va re­la­ción que tu­vo con su pa­dre, sus her­ma­nas se­guían idea­li­zan­do a un pro­ge­ni­tor que ha­bía te­ni­do se­rios pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos. Ella aguan­ta­ba la reunión na­vi­de­ña pa­ra que sus hi­jos guar­da­ran un buen re­cuer­do. Ade­más, se le ha­bía ocu­rri­do que el año pró­xi­mo

Si res­ca­ta­mos lo bueno, sin en­ga­ños ni idea­li­za­cio­nes, po­dre­mos dis­fru­tar.

in­ten­ta­ría ha­cer una co­mi­da fa­mi­liar pa­ra ce­le­brar el cum­plea­ños de su hija. Qui­zá, si se reunían en otra fe­cha, no echa­rían de me­nos a su pa­dre y se ha­bla­ría más de la ni­ña. La Na­vi­dad nos ha­ce re­cor­dar la in­fan­cia, nos acer­ca a la fa­mi­lia y nos pro­mue­ve al­gu­nas pre­gun­tas: ¿de dón­de ve­ni­mos? ¿Con quién con­ta­mos? ¿Có­mo eran los que ya per­di­mos? A par­tir de es­tos in­te­rro­gan­tes, es­tos días nos pue­den ser­vir pa­ra cam­biar y me­jo­rar la his­to­ria fa­mi­liar o pa­ra ir a peor, de­pen­de del ti­po de re­cuer­dos que nos ha­bi­ten. Si nos invaden re­cuer­dos des­agra­da­bles, no po­dre­mos sen­tir­nos bien; si nos po­nen tris­te es­tos días, es que mi­ra­mos más al pa­sa­do y a lo que no nos fue bien. Qui­zá no acep­ta­mos lo que no pu­do ser. Si es así, no he­mos po­di­do mo­di­fi­car den­tro de no­so­tros vi­ven­cias an­ti­guas. Si se con­si­gue res­ca­tar lo bueno que tu­vi­mos, sin en­ga­ños ni idea­li­za­cio­nes, po­dre­mos vi­vir unas fies­tas que nos ha­gan sen­tir bien. Po­de­mos cam­biar una his­to­ria tris­te si asu­mi­mos sus ca­ren­cias y fa­llos. En­ton­ces, es­ta­rá en nues­tra mano la po­si­bi­li­dad de trans­mi­tir a nues­tros hi­jos el bie­nes­tar que es­pe­ran de es­tas fe­chas. La his­to­ria se cam­bia cuan­do se en­tien­de y se re­pi­te cuan­do se re­pri­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.