DE FIES­TA CON MA­CA­RE­NA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Nos va­mos de fies­ta con una an­fi­trio­na muy es­pe­cial: Ma­ca­re­na Gómez, una de las ac­tri­ces más ver­sá­ti­les y arries­ga­das de su ge­ne­ra­ción. Con ella y con sus ami­gos más que­ri­dos, ce­le­bra­mos la vi­da y el amor. Por Gui­ller­mo Es­pi­no­sa / Fo­tos: Juan Al­da­bal­de­tre­cu / Rea­li­za­ción: Verónica Suá­rez

Si mi­dié­ra­mos el po­der de la amis­tad con ese “di­me con quién an­das y te di­ré quién eres”, Ma­ca­re­na Gómez sal­dría ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien pa­ra­da. La ac­triz es­pa­ño­la más ver­sá­til y ca­ma­leó­ni­ca, ca­paz de ser a la vez un icono del cine de te­rror (REC, Mu­sa­ra­ñas) y una de nues­tras có­mi­cas im­pres­cin­di­bles (en te­le, La que se ave­ci­na), no alar­dea cuan­do di­ce que le gus­ta ro­dear­se de “gen­te muy in­te­li­gen­te, y for­jar amis­ta­des que sean pa­ra to­da la vi­da”. Lo he­mos com­pro­ba­do: pa­ra es­ta fies­ta, en un mar­co tan so­fis­ti­ca­do co­mo la sui­te Real del Hotel Ritz de Ma­drid, nos dio una ex­ten­sa lis­ta de ami­gos a los que po­día­mos in­vi­tar. Y no ha fal­ta­do ni uno. En­tre ellos, abra­zos, be­sos... y du­ran­te las en­tre­vis­tas, ve­la­das ame­na­zas. “A ver qué es­tais di­cien­do de mí, que me la liáis”, di­ce Ma­ca­re­na en­tre ri­sas cóm­pli­ces. “Al que co­noz­co des­de ha­ce más tiem­po es a Car­les Congost –cuen­ta la ac­triz–, uno de los gran­des ar­tis­tas plás­ti­cos de es­te país y un ser su­ma­men­te in­te­li­gen­te”. Congost ha lle­ga­do hoy des­de Pal­ma, don­de par­ti­ci­pa en una ex­po­si­ción co­lec­ti­va en su ga­le­ría, Ho­rrach Mo­ya. Él, ade­más, es el cul­pa­ble de que el ros­tro de Ma­ca­re­na ha­ya lle­ga­do a los mu­seos a tra­vés de sus pie­zas de ví­deo ar­te. En el ca­ri­ño que se tie­nen es im­po­si­ble no ver el ras­tro de quien les unió: la re­pre­sen­tan­te Eli Cabrero, fa­lle­ci­da ines­pe­ra­da­men­te ha­ce tres años, una pre­sen­cia ve­la­da en es­ta reunión y una prue­ba feha­cien­te de que la amis­tad tien­de la­zos más allá del adiós: la re­pre­sen­tan­te ac­tual de Ma­ca­re­na es Est­her Cabrero, la so­bri­na de Eli, que hoy tam­bién ha ve­ni­do. “Cuan­do pa­só lo de mi tía, yo es­ta­ba muy de­pri­mi­da. Que­ría de­jar­lo, no hay re­pre­sen­tan­tes de 26 años. Y Ma­ca­re­na me dio un em­pu­jón. Fue la pri­me­ra que me di­jo: “Yo con­fío en ti. Si tú si­gues, yo si­go con­ti­go”. Otra de las in­vi­ta­das a la fies­ta, la ac­triz Ruth Díaz, tam­bién des­ta­ca de nues­tra pro­ta­go­nis­ta su ge­ne­ro­si­dad y va­len­tía. Re­cien­te­men­te pre­mia­da en el Fes­ti­val de Cine de Ve­ne­cia y no­mi­na­da a los Go­ya por Tar­de pa­ra la ira, Ruth y Ma­ca­re­na se co­no­cie­ron en el ro­da­je de El Ca­len­ti­to, de Chus Gu­tié­rrez. “Ella fue la pri­me­ra ami­ga ac­triz que tu­ve en la pro­fe­sión. Y lo he­mos lo­gra­do te­nien­do siem­pre mu­chí­si­mo res­pe­to la una por la otra. Sin ri­va­li­da­des”, apun­ta Ma­ca­re­na. To­ca una fo­to de chi­cas. Ma­ca­re­na es­tá con Ruth Díaz y Te­re­sa Hel­big. En el mo­men­to en que apa­re­cen las co­pas de cham­pán, al­guien di­ce por de­trás: “Des­cor­che­mos al­go del mue­ble bar”... y la de­co­ra­do­ra sa­le rau­da a ver qué en­cuen­tra con bur­bu­jas.

AMO­RES COM­PAR­TI­DOS

Ma­ca­re­na Gómez os­ten­ta va­rios tí­tu­los den­tro de la pro­fe­sión. El pri­me­ro es ofi­cial: se la con­si­de­ra la rei­na del cine de te­rror pa­trio. No­mi­na­da al Go­ya por Mu­sa­ra­ñas en 2015, el año pró­xi­mo pro­ta­go­ni­za­rá el El Afi­la­dor,y ya ha ter­mi­na­do una pe­lí­cu­la in­ter­na­cio­nal, ro­da­da en Es­co­cia: The Owl­man. Pe­ro a par­te de es­to, tam­bién es la rei­na del cor­to­me­tra­je. La se­ma­na an­tes de es­ta fies­ta, via­ja­ba a Za­ra­go­za a re­co­ger un premio ho­no­rí­fi­co por su apo­yo a es­te pe­que­ño gran gé­ne­ro que tan­tas ale­grías le ha da­do al cine es­pa­ñol. Del mun­do de los cor­tos, a la ci­ta con Mu­jer­hoy han acu­di­do el ac­tor y pro­fe­sor de ac­to­res Dá­ma­so Con­de, que ha es­cri­to dos cor­tos ex­pre­sa­men­te pa­ra Ma­ca­re­na, La ni­ña y El des­con­cier­to; y el ac­tor y aho­ra tam­bién di­rec­tor Eduardo Ca­sa­no­va, que tras ro­dar va­rios cor­tos con ella, le ofre­ció el pa­pel pro­ta­go­nis­ta en su pri­me­ra pe­lí­cu­la, Pie­les, que se es­tre­na­rá en fe­bre­ro. “Dá­ma­so es mi me­jor ami­go en Ma­drid. Con él me en­tien­do con la mi­ra­da. Me ayu­da mu­cho a pre­pa­rar­me mis per­so­na­jes. ¡Y la de ve­ces que se ha he­cho car­go de mi hi­jo Dan­te!”. Su hi­jo es un pre­cio­so ni­ño rubio que de­ci­dió te­ner cuan­do qui­so. “No com­par­to ese mi­to de que las ac­tri­ces re­tra­se­mos nues­tra ma­ter­ni­dad por nues­tras ca­rre­ras. Yo tu­ve un hi­jo y a la se­ma­na ya es­ta­ba tra­ba­jan­do. Cuan­to más tra­ba­jo,

“ME EN­CAN­TA LA NA­VI­DAD Y CELEBRO LAS COS­TUM­BRES DE ALLÁ DON­DE ES­TOY: BAR­CE­LO­NA O AN­DA­LU­CÍA”.

más fe­liz soy; y cuan­to más fe­liz, más amor doy”. Dá­ma­so di­ce que Ma­ca­re­na “es muy ge­ne­ro­sa, y tie­ne un au­ra na­tu­ral de es­tre­lla. Es el cen­tro, pe­ro sin im­pos­tu­ra”. En­tre muér­da­go, dia­de­mas de reno y es­pu­mi­llón, la ac­triz es fe­liz. “Soy muy na­vi­de­ña –nos cuen­ta–. Y muy fa­mi­liar: me pa­so las fies­tas via­jan­do de un la­do a otro de Es­pa­ña pa­ra es­tar con to­dos, con mi fa­mi­lia en Cór­do­ba, y con la de Al­do, mi ma­ri­do. Y asu­mo las cos­tum­bres de allá don­de es­toy. Can­to vi­llan­ci­cos, pongo por­tal y ár­bol, celebro Pa­pá Noel y Re­yes Ma­gos… Y des­de que vi­vo en Bar­ce­lo­na pongo el ca­ganer en el be­lén, ¡to­do!”, ex­pli­ca en­tre ri­sas. La re­fe­ren­cia a Ca­ta­lu­ña, su nue­va casa, no es gra­tui­ta. En los aún po­cos años que lle­va en Bar­ce­lo­na ha sa­bi­do ha­cer­se con un gru­po de ami­gos. En­tre ellos, a per­so­nas vin­cu­la­das al mun­do de la mo­da, co­mo la di­se­ña­do­ra Te­re­sa Hel­big. “La co­no­cí ha­rá unos 13 años. Te­nía que ir al fes­ti­val de Ve­ne­cia y yo era una to­tal des­co­no­ci­da. Fui a ver­la y me de­jó un ves­ti­do es­pec­ta­cu­lar. Me hi­zo un enor­me fa­vor: me sen­tí sú­per se­gu­ra en un am­bien­te que no con­tro­la­ba. En­ci­ma, nos caí­mos muy bien, y cla­ro, de­ci­dí en­car­gar­le mi ves­ti­do de no­via”. Pa­la­bras que co­rro­bo­ra Te­re­sa Hel­big: “Las dos es­tá­ba­mos ca­si empezando cuan­do nos co­no­ci­mos. Fue un chis­pa­zo in­me­dia­to. Ella re­pre­sen­ta a la mu­jer Hel­big: roc­ke­ra, pe­ro so­fis­ti­ca­da”. Pre­ci­sa­men­te, en el ate­lier de Te­re­sa Hel­big, Ma­ca­re­na co­no­ció a otra de sus ami­gas bar­ce­lo­ne­sas, Be­lén Or­tiz, una abo­ga­da fis­ca­lis­ta que, har­ta de su tra­ba­jo, de­ci­dió en 2012, crear una nue­va mar­ca de cal­za­do de lu­jo, Se­re­na Whi­teha­ven, que en cua­tro años tie­ne tien­das en Bar­ce­lo­na, Ma­drid y Mia­mi, y a pun­to es­tá de abrir en Nue­va York. “Ma­ca­re­na con­ju­ga esa ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar de la vi­da con un ca­rác­ter apa­sio­na­do. En Bar­ce­lo­na ha en­con­tra­do ca­li­dez, y un gru­po de ami­gos que la arro­pa, con ese pun­to de­sen­fa­da­do y cos­mo­po­li­ta que tie­ne la ciu­dad”. La ac­triz tam­bién ha in­vi­ta­do a es­ta fies­ta al “fo­tó­gra­fo que más me co­no­ce y en el que con­fío cie­ga­men­te”, Juan Ma­nuel Ma­ca­rro. Un co­no­ci­do re­tra­tis­ta que aho­ra pre­pa­ra una ex­po­si­ción, A tra­vés del es­pe­jo, en la ga­le­ría ma­dri­le­ña Ál­va­ro Al­cá­zar. “Des­cu­brí a Ma­ca­re­na en una se­sión pro­fe­sio­nal y en­se­gui­da nos enamo­ra­mos. Di­ga­mos que es­ta re­la­ción mu­sa-ar­tis­ta se creó des­de el prin­ci­pio”, co­men­ta el fo­tó­gra­fo, que ad­mi­ra de ella so­bre to­do “su fres­cu­ra y su am­pli­tud de mi­ras: el se­cre­to de su be­lle­za es­tá en su ra­di­cal au­ten­ti­ci­dad”. “Juan Ma­nuel se preo­cu­pa mu­cho por mi ima­gen pro­fe­sio­nal. A ve­ces me llama pa­ra de­cir­me que se ha da­do cuen­ta de que ne­ce­si­to una fo­to que re­ve­le un la­do con­cre­to de mi per­so­na­li­dad. Y me mon­ta una se­sión sin más”, re­co­no­ce. En Bar­ce­lo­na tam­bién co­no­ció a su ami­go más re­cien­te, por­que vie­ne del en­torno de su ma­ri­do, Al­do Comas: En­ri­que So­lís, uno de los jó­ve­nes más ele­gan­tes del país. El aris­tó­cra­ta y em­pre­sa­rio, hi­jo del mar­qués de la Mon­ti­lla, ha fun­da­do una ca­de­na de ho­te­les, Ones­hot Ho­tels, que pri­man el lu­jo, el di­se­ño y la ubi­ca­ción en edi­fi­cios his­tó­ri­cos o em­ble­má­ti­cos. Aho­ra es un in­vi­ta­do cons­tan­te a la casa de la pa­re­ja, don­de “siem­pre hay una sen­sa­ción de fa­ci­li­dad y re­lax. Pe­ro, so­bre to­do, la po­si­bi­li­dad de es­tar ge­ne­ro­sa­men­te aten­di­do por unos gran­des anfitriones”. Ma­ca­re­na tam­bién ha­bla ma­ra­vi­llas de él: “Si ne­ce­si­tas a En­ri­que, siem­pre es­tá ahí y eso es pa­ra mí la esen­cia de la amis­tad”.

“SOY MUY IN­TEN­SA. EL PA­SO DEL TIEM­PO ME HA CAL­MA­DO, PE­RO SO­LÍA ES­TAR MUY LO­CA”.

SE­CRE­TOS DE CAMERINO

An­to­nia San Juan es­tá re­la­ja­da. Lle­va me­dia fies­ta en ba­ta, es­pe­ran­do pa­cien­te­men­te a que su ves­ti­do es­té plan­cha­do. “Pa­re­ce que el even­to lo he con­vo­ca­do yo, y en mi casa”, co­men­ta en­tre ri­sas. A An­to­nia la co­no­ció en el set de La que se ave­ci­na. “Mi re­la­ción con ella tie­ne un tras­fon­do ma­ter­nal. Real­men­te, quie­ro de­fen­der­la de to­do mal”, re­co­no­ce San Juan, que in­ter­pre­tó en la se­rie a la ma­dre de Ma­ca­re­na. Mi­nu­tos después, nues­tra pro­ta­go­nis­ta di­rá lo mis­mo: “La veo co­mo a una se­gun­da ma­dre”. Ma­ca­re­na, a la que aca­ba­mos de ver en 249. La no­che en que una be­ca­ria en­con­tró a Emi­li­ano Re­vi­lla;

y tie­ne pen­dien­te Las pe­sa­di­llas de Al­ber­to Soto; es­tre­na­rá en fe­bre­ro Pie­les, el de­but en la di­rec­ción de Eduardo Ca­sa­no­va, su ami­go y com­pa­ñe­ro en múl­ti­ples cor­tos, y que du­ran­te la se­sión se de­di­có a ha­cer es­ti­ra­mien­tos a to­do el que lo ne­ce­si­ta­ra. “Eduardo y yo nos pa­re­ce­mos mu­cho –re­co­no­ce la ac­triz–. El pa­so del tiem­po me ha cal­ma­do, pe­ro era tan lo­ca co­mo él. A ve­ces es di­fí­cil lle­var­se bien con per­so­nas tan crea­ti­vas, tan an­sio­sas… Es muy dis­per­so, mi ma­ri­do tam­bién es así, en eso se pa­re­ce mu­cho a Edu, pe­ro creo que yo sé lle­var es­pe­cial­men­te bien esos ca­rac­te­res”, re­co­no­ce sin dar­le im­por­tan­cia. Ella se de­fi­ne a sí mis­ma co­mo “muy in­ten­sa” y to­dos sus ami­gos es­tán de acuer­do en su ca­pa­ci­dad de en­tre­ga y en ese arro­jo aco­ra­za­do. Es Ma­ca­re­na Sin Mie­do. “Se mue­ve por pa­sión –aña­de Eduardo–. No atien­de ni al di­ne­ro ni a la con­ve­nien­cia: le da to­do igual, me­nos una co­sa. Que el pro­yec­to le apa­sio­ne, que sea di­fí­cil, que la obli­gue a arries­gar­se. Aún no sé có­mo ha he­cho to­do lo que he vis­to que ha­cía en mi pe­lí­cu­la. Yo no hu­bie­ra po­di­do”. ¿Hay al­gu­na du­da de que se quie­ren? ¡Qué si­ga la fies­ta!

EDUARDO CA­SA­NO­VA DÁ­MA­SO CON­DE TE­RE­SA HEL­BIG EST­HER CABRERO CAR­LES CONGOST

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.