SOLIDARIAS

ex­clu­sión, Tra­ba­jan­do con mu­je­res en ries­go de o de­jan­do una vi­da atrás pa­ra ayu­dar en un hos­pi­tal afri­cano. Ellas son el vi­vo ejem­plo de ayu­dar que a quie­nes más lo ne­ce­si­tan com­pen­sa.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por Bea­triz González

Ca­da se­ma­na, Es­tí­ba­liz Arrie­ta se acer­ca al Ga­lli­ne­ro, uno de los asen­ta­mien­tos cha­bo­lis­tas más gran­des de Eu­ro­pa, en Ma­drid. Allí es­pe­ra a que el autobús es­co­lar lle­gue con una vein­te­na de cha­va­les gi­ta­nos ru­ma­nos. Pa­sa­rá la tar­de con ellos, or­ga­ni­zan­do ac­ti­vi­da­des de ocio y apo­yo es­co­lar con dos me­dia­do­res, pa­ra dar la vuel­ta a una reali­dad que ha­bla de al­to aban­dono es­co­lar y ma­tri­mo­nios ado­les­cen­tes. Su pa­go: ce­ro eu­ros y mu­cha sa­tis­fac­ción per­so­nal. Co­mo Es­tí­ba­liz, vo­lun­ta­ria de la aso­cia­ción Barró, más de cua­tro mi­llo­nes de ciu­da­da­nos de­di­can par­te de su tiem­po a la so­li­da­ri­dad. Y, se­gún la Pla­ta­for­ma del Vo­lun­ta­ria­do, ca­da vez son más: en­tre 2015 y 2016, han pa­sa­do del 8% al 9,3% de la po­bla­ción. Un por­cen­ta­je que sube al 38,1% si se su­ma la co­la­bo­ra­ción eco­nó­mi­ca. Es­tí­ba­liz en­tien­de por qué ca­da vez hay más gen­te im­pli­ca­da, so­bre to­do des­de que tra­ba­ja en El Ga­lli­ne­ro: “Sa­tis­fa­ce tan­to ver que lo que ha­ces tie­ne un efec­to que no pue­des de­jar­lo”, di­ce. Su per­fil co­rres­pon­de al ha­bi­tual de los voluntarios: mu­jer (el 54,4%) y me­nor de 34 años. Una de las pro­fe­sio­na­les que ha he­cho po­si­ble que Es­tí­ba­liz ayu­de es Paloma Al­fon­so, la edu­ca­do­ra más ve­te­ra­na de la aso­cia­ción Barró. Ha­ce 20 años, en un ta­ller de al­fa-

be­ti­za­ción pa­ra mu­je­res gi­ta­nas, le pre­gun­tó a Da­ra, una ni­ña de tres años, qué que­ría ser de ma­yor. “¡Pues Da­ra!”, con­tes­tó. La edu­ca­do­ra in­sis­tió: “¿Da­ra pro­fe­so­ra? ¿Bai­la­ri­na?”. La ni­ña res­pon­dió: “Son co­sas de pa­ya”. “Los men­sa­jes di­fí­cil­men­te ca­la­ban en­tre ellas por­que no ve­nían de su co­mu­ni­dad”, re­cuer­da Paloma. Ella y otras edu­ca­do­ras, con tra­ba­ja­do­ras so­cia­les de la Com­pa­ñía de Ma­ría, crea­ron la aso­cia­ción Barró. Que­rían ayu­dar a la po­bla­ción gi­ta­na que se es­ta­ba realo­jan­do en Va­lle­cas y pen­sa­ron que la rue­da so­lo po­día rom­per­se con diá­lo­go en­tre igua­les. Así de­ci­die­ron for­mar me­dia­do­ras gi­ta­nas.

Una de ellas

De­ce­nas de mu­je­res sa­lie­ron de las cha­bo­las pa­ra apren­der a leer y es­cri­bir, y aca­ba­ron sien­do un re­fe­ren­te. Por eso aho­ra, cuan­do a las ni­ñas les pre­gun­tan qué quie­ren ser de ma­yo­res, res­pon­den con fre­cuen­cia: “Me­dia­do­ra”. “Tie­nen que ser per­so­nas or­gu­llo­sas de su co­mu­ni­dad, y crí­ti­cas al mis­mo tiem­po”, ex­pli­ca Paloma. En­tre esas fi­gu­ras es­tá Fran­cis­ca Ma­yo­ral, me­dia­do­ra gi­ta­na. O Tu­do­ri­ta, ve­ci­na gi­ta­na ru­ma­na de la Ca­ña­da Real, que sor­pren­dió a sus com­pa­ñe­ros al en­trar a cui­dar el pa­tio y el co­me­dor del co­le­gio San Eu­lo­gio. “Cuan­do ven que se en­tien­de con los ni­ños, em­pie­za a cam­biar su pers­pec­ti­va”, ex­pli­ca la coor­di­na­do­ra de pro­yec­tos de me­dia­ción de Barró. Tu­do­ri­ta tam­bién con­ven­ce a sus ve­ci­nas pa­ra que se ha­gan re­vi­sio­nes gi­ne­co­ló­gi­cas. O les ex­pli­ca que pue­den for­mar­se y ga­nar­se la vi­da de mu­chas for­mas. “Si yo lo cuen­to, di­rán que es muy bo­ni­to pe­ro que ellas tra­ba­jan en el mer­ca­di­llo”, ex­pli­ca Est­her Ga­lan­te, que lle­va 13 años y se enamo­ró del pro­yec­to. “Es muy gra­ti­fi­can­te por­que el re­sul­ta­do se ve, qui­zá no a cor­to pla­zo pe­ro sí en unos años”, afir­ma.

Dis­ca­pa­ci­dad

En el tam­bién ma­dri­le­ño ba­rrio de Mo­ra­ta­laz vi­ven Ma­ri y Ma­ri Carmen. La pri­me­ra es del Real Ma­drid; la se­gun­da, del Atlé­ti­co. “Pe­ro nos lle­va­mos bien. ¡Qué re­me­dio, si éra­mos com­pa­ñe­ras de pi­so!”, di­ce Ma­ri. Se re­fie­re a una de las vi­vien­das de la Fun­da­ción Alas. Allí, Ma­ri Carmen y otras 11 com­pa­ñe­ras se le­van­tan ca­da ma­ña­na y van al cen­tro ocu­pa­cio­nal, don­de em­pa­que­tan pi­ja­mas sa­ni­ta­rios, eti­que­tan pro­duc­tos de per­fu­me­ría o ha­cen be­le­nes. Tam­bién apren­den a usar el autobús, asis­ten a ta­lle­res de ha­bi­li­da­des so­cia­les y co­mu­ni­ca­ción, apren­den a usar nue­vas tec­no­lo­gías y desa­rro­llan ac­ti­vi­da­des cog­ni­ti­vas y fí­si­cas. En su pi­so com­par­ti­do, un edu­ca­dor so­cial coor­di­na las ta­reas y les da apo­yo. Y es que, aun­que Ma­ri Carmen, Ma­ri y las otras 163 usua­rias de la Fun­da­ción Alas tie­nen dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, es­tán lo­gran­do in­te­grar­se. “Pue­den ha­cer mu­cho con el apo­yo ne­ce­sa­rio –ex­pli­ca la pre­si­den­te Arant­xa Ga­ray-gor­do­vil–. Pe­ro de­be im­pli­car in­de­pen­den­cia. Si hi­cié­ra­mos las co­sas por ellas no las ayu­da­ría­mos”, ase­gu­ra. Arant­xa lle­gó con su hija Almudena, con sín­dro­me de Down. “Una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de las familias es qué va a pa­sar cuan­do no es­te­mos, y crear la re­si­den­cia era ga­ran­ti­zar que iban a es­tar bien. Lue­go na­ció el cen­tro ocu­pa­cio­nal”, re­co­no­ce. Mien­tras ha­bla, nos cru­za­mos con Ma­ri Cruz. Lle­va un cua­derno en el que ha di­bu­ja­do a la ma­yo­ría de sus com­pa­ñe-

Las me­dia­do­ras gi­ta­nas han si­do cru­cia­les pa­ra sa­car a otras de la cha­bo­la y el anal­fa­be­tis­mo.

ras y edu­ca­do­ras. Sus re­tra­tos es­tán por to­das par­tes. “Voy a te­ner que co­brar por ellos”, di­ce rien­do. Ella fue una de las pri­me­ras usua­rias de Alas, igual que Ma­ri, y una de las in­te­gran­tes del gru­po que, ha­ce 20 años, reivin­di­có su de­re­cho a un con­tra­to con nó­mi­ma. “Era una apues­ta, por­que su­po­nía sa­car­las de un en­torno pro­te­gi­do, re­nun­ciar a una pla­za pú­bli­ca –ex­pli­ca Pau­la de la Ro­cha, ge­ren­te de Alas–. Así na­ció el cen­tro de em­pleo Tre­fe­mo, que se es­pe­cia­li­zó en em­ba­la­je. Ellas le dan mu­cho va­lor a su tra­ba­jo por­que sa­ben que con­tri­bu­yen a una ca­de­na. Quie­ren desa­rro­llar ha­bi­li­da­des que les per­mi­tan sen­tir que apor­tan a la so­cie­dad”. Ma­ri le de­be una de esas ha­bi­li­da­des a Pi­lar de la Pe­ña, que le en­se­ñó a co­ci­nar. “Cuan­do me pre­ju­bi­lé, ve­nía unas ho­ras a la se­ma­na. Es una ex­pe­rien­cia que lle­na”, di­ce Pi­lar.

Sanidad pa­ra to­dos

Ha­ce unos me­ses, Fá­ti­ma Del­ga­do atra­ve­sa­ba la sel­va con­go­le­ña ca­mino del con­sul­to­rio de una al­dea. Allí, los pa­cien­tes que no po­dían tras­la­dar­se a Kins­ha­sa la es­pe­ra­ban con los bra­zos abier­tos. Co­mo las de­ce­nas de ni­ños y be­bés que ve­ría cuan­do vol­vie­ra a la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go y co­men­za­ra su turno en el área de Pe­dia­tría del hos­pi­tal Monkole. Gra­cias a su tra­ba­jo y al de sus com­pa­ñe­ros, dos re­cién na­ci­dos al bor­de de la muer­te pu­die­ron sa­lir ade­lan­te, y cien­tos de con­go­le­ños re­ci­bie­ron el tra­ta­mien­to que ne­ce­si­ta­ban. Fue du­ran­te sus va­ca­cio­nes es­ti­va­les. “Era un sue­ño que te­nía y la ex­pe­rien­cia ha si­do me­jor de lo que ima­gi­na­ba”, di­ce es­ta pe­dia­tra de 29 años. Co­mo Fá­ti­ma, la far­ma­céu­ti­ca May­te Or­do­vás tam­bién apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad que se le pre­sen­tó pa­ra ayu­dar a otros en Kins­ha­sa. En su ca­so, el via­je in­cluía una lar­ga es­tan­cia y dos com­pa­ñe­ros: su ma­ri­do y su hi­jo re­cién na­ci­do. “Cuan­do pre­pa­ra­mos el via­je de no­vios pro­pu­se Áfri­ca, pe­ro mi ma­ri­do di­jo que si íba­mos al­gún día pre­fe­ría que fue­ra pa­ra ayu­dar. Y así ha si­do”, re­cuer­da May­te, que ase­gu­ra que re­nun­ciar a su vi­da no les cos­tó de­ma­sia­do. “Nos gus­ta­ba la mi­sión del hos­pi­tal, por­que es el úni­co del país que atien­de a to­dos los pa­cien­tes, in­de­pen­dien­te­men­te de sus re­cur­sos. Cuan­do nos di­je­ron que bus­ca­ban un per­fil co­mo el de mi ma­ri­do y una far­ma­céu-

“Mar­char­me con mi be­bé a Con­go me cos­tó me­nos de lo que creía”. May­te Or­do­vás

ti­ca, de­ci­di­mos em­bar­car­nos en es­ta aven­tu­ra que du­ra dos años”, cuen­ta. Mien­tras ha­bla, se es­cu­cha a su se­gun­do hi­jo. Na­ció en Es­pa­ña aun­que lle­gó a Kins­ha­sa con me­nos de un mes. Allí no siem­pre tie­nen luz o agua, pe­ro “no nos fal­ta de na­da y pa­sa­mos más tiem­po jun­tos”. El hos­pi­tal re­ci­be 80.000 vi­si­tas al año, en un país don­de más del 70% de la po­bla­ción vi­ve en ex­tre­ma pobreza. Aun­que se atien­den to­das las es­pe­cia­li­da­des, em­pe­zó sien­do ma­terno in­fan­til. “Anual­men­te, más de 30.000 mu­je­res y de 10.000 ni­ños mue­ren en el par­to o los días pos­te­rio­res”, afir­ma es­ta far­ma­céu­ti­ca que aún no tie­ne bi­lle­te de vuel­ta.

Su­per­vi­vien­tes

Julia Pe­ña tam­bién que­ría ayu­dar. El ob­je­ti­vo de es­ta abo­ga­da de 29 años era apor­tar lo que pu­die­ra en la lu­cha con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. Así em­pe­zó a co­la­bo­rar co­mo ase­so­ra le­gal en la aso­cia­ción Mu­je­res Uni­das con­tra el Mal­tra­to (MUM). “Mi la­bor in­clu­ye des­de pro­por­cio­nar in­for­ma­ción has­ta tra­mi­tar ca­sos, acom­pa­ñar a pre­sen­tar de­nun­cias. Y si ha­ce fal­ta se echa una mano en lo que sea”, cuen­ta. Cuan­do lla­mó pa­ra co­la­bo­rar, Carmen Be­ni­to, la pre­si­den­ta, des­col­gó el te­lé­fono. Cuan­do creó la aso­cia­ción, uno de sus ob­je­ti­vos fue es­tar siem­pre dis­po­ni­ble. Ha­bía si­do víc­ti­ma de mal­tra­to y pen­só que su ex­pe­rien­cia po­dría ayu­dar a otras mu­je­res. “El 016 te in­for­ma, pe­ro ne­ce­si­tas un psi­có­lo­go, ayu­da eco­nó­mi­ca, orien­ta­ción le­gal... Eso es lo que ofre­ce­mos”, cuen­ta Carmen, que no ha re­co­rri­do so­la el ca­mino. La ami­ga que la acom­pa­ñó pa­ra re­ci­bir te­ra­pia gra­tui­ta y la psi­có­lo­ga que la aten­dió crea­ron con ella MUM ha­ce 10 años. Mien­tras ata­ca­ban la ba­se del pro­ble­ma con ta­lle­res en co­le­gios e ins­ti­tu­tos, desa­rro­lla­ron el pro­yec­to pa­ra el que lle­van años tra­ba­jan­do: una eco­al­dea pa­ra ocho familias. “Tie­nen un huer­to eco­ló­gi­co y una pe­que­ña gran­ja pa­ra que pue­dan que­dar­se has­ta que su pro­yec­to –sa­car­se el car­né de con­du­cir, ter­mi­nar sus es­tu­dios, em­pe­zar a tra­ba­jar–, se pue­da lle­var a ca­bo”, di­ce. “Aun­que na­die te lo agra­de­cie­ra, es muy en­ri­que­ce­dor –afir­ma la abo­ga­da–. Pe­ro es que ade­más las mu­je­res son tan agra­de­ci­das que es im­po­si­ble que no te com­pen­se”. Ella tam­bién da fe de que la so­li­da­ri­dad en­gan­cha.

/ Fo­tos: Pe­dro Wal­ter

Est­her Ga­lan­te y Fran­cis­ca Ma­yo­ral ASO­CIA­CIÓN BARRÓ Pau­la de la Ro­cha y Arant­xa Ga­ray-gor­do­vil FUN­DA­CIÓN ALAS

Julia de la Pe­ña y Ana Ibá­ñez ASO­CIA­CIÓN MUM Fá­ti­ma Del­ga­do y Mai­te Or­do­vás HOS­PI­TAL MONKOLE

Arant­xa Ga­ray-gor­do­vil, pre­si­den­ta, y Pau­la de la Ro­cha, ge­ren­te de la Fun­da­ción Alas.

Fran­cis­ca Ma­yo­ral, me­dia­do­ra gi­ta­na, y Est­her Ga­lan­te, coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de Barró.

Or­do­vás, far­ma­céu­ti­ca, y Fá­ti­ma Del­ga­do, pe­dia­tra en el hos­pi­tal Monkole.

Ana Ibá­ñez, psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga, y Julia Pe­ña, abo­ga­da de la Aso­cia­ción Mum.may­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.