Gre­ta Fer­nán­dez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

un her­mano –afir­ma ella–. De he­cho, has­ta los 15 años era la tí­pi­ca hi­ja úni­ca que no com­par­tía de­ma­sia­das co­sas con mis pa­dres. Es­cri­bía mu­cho y es­ta­ba muy uni­da a mis ami­gas”. Su re­la­ción cam­bió con la ado­les­cen­cia y me­jo­ró con la re­cien­te se­pa­ra­ción de sus pro­ge­ni­to­res. “Su­pon­go que era lo que to­ca­ba por­que yo es­ta­ba cre­cien­do, pe­ro la ver­dad es que a par­tir de en­ton­ces te­ne­mos más con­fian­za. De re­pen­te, es­tá­ba­mos él y yo so­los. Co­mía­mos jun­tos, veía­mos pe­lis jun­tos, ha­blá­ba­mos de to­do… Por­que, aun­que ten­go las co­sas en ca­sa de mi ma­dre, vi­vo en Bar­ce­lo­na con los dos y voy cam­bian­do. Con ella, que no se de­di­ca a es­to, ex­pe­ri­men­to otras co­sas, te­ne­mos una re­la­ción más fe­me­ni­na”, cuen­ta. “Yo tam­bién me he ex­pues­to mu­cho más –re­co­no­ce Eduard–. He pa­sa­do por mo­men­tos muy di­fí­ci­les y los he com­par­ti­do abier­ta­men­te con Gre­ta. Mos­trar tus de­bi­li­da­des da una vi­sión muy dis­tin­ta del pa­dre y ayu­da a com­pren­der­lo”. Cuan­do An­to­nio Ban­de­ras re­co­gió el año pa­sa­do el Go­ya de ho­nor pi­dien­do per­dón a su hi­ja Stella del Car­men por sus “pro­lon­ga­das au­sen­cias”, el pa­tio de bu­ta­cas se lle­nó de ojos llo­ro­sos y, se­gu­ra­men­te, de sen­sa­cio­nes com­par­ti­das. En el ca­so de Eduard Fer­nán­dez, los des­en­cuen­tros co­men­za­ron el mis­mo día en que na­ció Gre­ta. Se em­bar­có en la obra Re­torno al ho­gar –qué pa­ra­do­ja– con la con­di­ción de po­der co­ger­se unas se­ma­nas li­bres cuan­do lle­ga­ra el mo­men­to del par­to pe­ro se re­tra­só y la bue­na nue­va le pi­lló en León. “En el des­can­so de la fun­ción, vino un ami­go con mi bus­ca y me di­jo: “Lee es­to”: “Eduard has si­do pa­pá, ha na­ci­do Gre­ta”. Re­cuer­do que al ter­mi­nar la re­pre­sen­ta­ción, el ac­tor Juan­jo Me­nén­dez con­tó lo que ha­bía ocu­rri­do y pi­dió al pú­bli­co un aplau­so. Es lo más bo­ni­to que me ha he­cho nun­ca un com­pa­ñe­ro”, afir­ma. A par­tir de en­ton­ces, su prio­ri­dad fue que no le fal­ta­ra tra­ba­jo. “Apren­dí una co­sa fun­da­men­tal en la vida: que lo más im­por­tan­te eran ellas dos. Re­cu­rrien­do a Na­tio­nal Geo­grap­hic, al­go que ha­go con fre­cuen­cia, en­ten­dí que yo era el va­rón y te­nía que sa­lir a la ca­lle pa­ra bus­car el sus­ten­to”. Y eso es lo que hi­zo. Eduard, que ha­bía cen­tra­do su ca­rre­ra en el tea­tro de la mano de Els Jo­glars y La Fu­ra dels Baus, des­lum­bró en la pe­lí­cu­la Los lo­bos de Was­hing­ton y em­pe­zó a em­pal­mar un ro­da­je con

“Me dan igual las com­pa­ra­cio­nes. Lle­ga­rán, pe­ro se­ría peor si fue­ra un chi­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.