Mi­ran­do ha­cia de­lan­te JUN­TOS

Es­tas fe­chas son un buen mo­men­to pa­ra ha­cer y po­ner al día nues­tra re­la­ción. ¿Qué que­re­mos en ¿Ne­ce­si­ta­mos cam­bios? ¿Có­mo re­ali­men­tar la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

nes, has­ta el amor lo ha­cían co­rrien­do, co­mo si se tra­ta­ra más de una des­car­ga que de un jue­go pla­cen­te­ro. Un día en el que Lucía con­du­cía apre­su­ra­da, pen­san­do qué re­ga­los com­prar y có­mo or­ga­ni­zar la ce­na de No­che­bue­na, em­pe­zó a es­cu­char una can­ción de An­to­nio Ve­ga que de­cía: “Nun­ca le han fal­ta­do a nues­tro amor pa­ra es­tar vi­vo ra­zo­nes”. En ese mo­men­to pen­só que esa fra­se era apli­ca­ble a su re­la­ción con Ro­dri­go, pe­ro ha­cía mu­cho tiem­po que no pen­sa­ban so­bre esas ra­zo­nes, so­bre su pro­yec­to en co­mún, so­bre lo que el uno re­ci­bía del otro. Las obli­ga­cio­nes ha­bían ocul­ta­do los de­seos que les unían y era ne­ce­sa­rio to­mar­se tiem­po pa­ra ellos, pa­ra pen­sar lo que les unía, pa­ra po­ner pa­la­bras a lo que se ne­ce­si­ta­ban. En­ton­ces se le ocu­rrió la idea de pa­sar un fin de se­ma­na jun­tos en un bal­nea­rio. Ne­ce­si­ta­ba que ha­bla­ran en­tre los dos de lo que ha­bían con­se­gui­do jun­tos y que­ría pre­gun­tar­le si él se en­con­tra­ba bas­tan­te apo­ya­do por ella y de­cir­le lo que ella es­pe­ra­ba de él. Lo que ella es­pe­ra­ba es que la si­guie­ra apo­yan­do en su tra­ba­jo y en su la­bor co­mo ma­dre. Ro­dri­go era un pa­dre pre­sen­te que siem­pre es­ta­ba ahí cuan­do ella no po­día y tam­bién la acom­pa­ña­ba en la di­fí­cil ta­rea de la edu­ca­ción.

Re­vi­sar el pro­yec­to

ba­lan­ce co­mún? Al co­men­zar el año po­de­mos con­ce­der­le un poco de tiem­po a la pa­re­ja y po­ner pa­la­bras a lo que se com­par­te en co­mún pa­ra que el ali­men­to afec­ti­vo si­ga cons­tru­yen­do la re­la­ción. Los pun­tos cla­ves del pro­yec­to pa­ra que una re­la­ción se mantenga bien en el tiem­po son los si­guien­tes: -Que ca­da uno apo­ye al otro en su tra­ba­jo y en aque­llo que es im­por­tan­te y que no tie­ne que ver con su lu­gar en la pa­re­ja o en la fa­mi­lia que han crea­do. -Ne­ce­si­ta­mos ser que­ri­dos en nues­tra iden­ti­dad, tal co­mo so­mos, sin re­pro­ches. Se con­si­gue cuan­do la ha­bi­tual idea­li­za­ción del prin­ci­pio cae pa­ra de­jar pa­so al amor al otro tal y co­mo es y no so­lo co­mo que­re­mos o ima­gi­na­mos que sea. pa­re­ja? -Cuan­do se tie­nen hi­jos, es­tos cons­ti­tu­yen una la­bor en co­mún im­por­tan­te, don­de am­bos ne­ce­si­tan sen­tir­se apo­ya­dos por el otro. Tan­to la fun­ción ma­ter­na co­mo la pa­ter­na se rea­li­zan me­jor cuan­do se pue­de com­par­tir tan­to en la edu­ca­ción co­mo en la re­la­ción afec­ti­va con los hi­jos. Los ci­mien­tos de la pa­re­ja se articulan en las re­la­cio­nes que he­mos te­ni­do en nues­tra in­fan­cia con nues­tros pri­me­ros ob­je­tos de amor. Es­tas de­ter­mi­na­cio­nes dan ori­gen a pac­tos in­cons­cien­tes y cons­ti­tu­yen lo que los psi­coa­na­lis­tas Pu­get y Be­rens­tein, ex­per­tos en pa­re­ja, de­no­mi­nan el “zó­ca­lo in­cons­cien­te”. So­bre él se le­van­ta el edi­fi­cio amo­ro­so que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.