HAS­TA SIEM­PRE, MI­CHE­LLE

Nos cau­ti­vó por su na­tu­ra­li­dad des­de el día en que se en­fun­dó las ga­las de pri­me­ra da­ma. Su hu­mor y su in­de­pen­den­cia han apor­ta­do mo­der­ni­dad y fres­cu­ra al ma­ni­do pa­pel de con­sor­te del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Es­te pró­xi­mo vier­nes da­rá el re­le­vo a Mel

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

TT­ras la vic­to­ria de Do­nald Trump, Mi­che­lle Oba­ma se con­vir­tió en tren­ding to­pic (el te­ma más co­men­ta­do) en las re­des so­cia­les. Con la eti­que­ta #Mi­che­lle2020 pa­ra que fue­ra can­di­da­ta de­mó­cra­ta en las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, la red se lle­nó de fer­vo­ro­sos apo­yos. ¿Una res­pues­ta a la vic­to­ria del 45º pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano? Pues, si uno re­vi­sa los ti­tu­la­res so­bre la úl­ti­ma in­qui­li­na de la Ca­sa Blan­ca, se da cuen­ta de que ese en­tu­sias­mo es un epi­so­dio más del idi­lio que han vi­vi­do la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses con su pri­me­ra da­ma. Ni las mí­ti­cas Elea­nor Roo­se­velt o Ja­que­li­ne Ken­nedy sus­ci­ta­ron una ad­mi­ra­ción tan ge­ne­ra­li­za­da co­mo es­ta li­cen­cia­da en De­re­cho por Har­vard, que se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te mo­ral en un tiem­po de cri­sis de va­lo­res, en el que el res­pe­to a las mu­je­res su­fre un re­vés ca­da día, y que ha sa­bi­do im­pri­mir mo­der­ni­dad al tras­no­cha­do pa­pel de con­sor­te, sin pro­vo­car un so­lo es­cán­da­lo.

1 Es fuer­te, in­de­pen­dien­te y pro­fe­sio­nal

“Ya me lo di­jo mi ma­dre”, le con­fe­sa­ba a Oprah Win­frey en la úl­ti­ma en­tre­vis­ta que ha con­ce­di­do co­mo pri­me­ra da­ma. “Co­mo mu­jer, y co­mo mu­jer y ne­gra, vas a ver­los de to­dos los co­lo­res, así que ve apren­dien­do a pa­rar los gol­pes”. Mi­che­lle to­mó bue­na no­ta. Na­ció en South Si­de, un ba­rrio mul­ti­rra­cial de Chica­go, en una fa­mi­lia de cla­se tra­ba­ja­do­ra. Su pa­dre era un em­plea­do del ser­vi­cio mu­ni­ci­pal de aguas y su ma­dre, un ama de ca­sa que se em­pleó co­mo se­cre­ta­ria de una em­pre­sa de ven­ta por ca­tá­lo­go cuan­do la es­cle­ro­sis múl­ti­ple de su pa­dre se agra­vó. Am­bos, des­cen­dien­tes de es­cla­vos, te­nían una fe in­des­truc­ti­ble en la edu­ca­ción. Uno de los pri­me­ros gol­pes que tu­vo que pa­rar Mi­che­lle fue la res­pues­ta de sus pro­fe­so­res

cuan­do di­jo que que­ría es­tu­diar en Prin­ce­ton, co­mo su her­mano Craig. “No eres ma­te­rial pa­ra Prin­ce­ton, no en­tra­rás allí”, le di­je­ron. “Me di cuen­ta de que na­die iba a lle­var­me de la mano, así que aque­lla ne­ga­ti­vi­dad fue mi mo­tor”, re­cor­da­ba años des­pués an­te un gru­po de es­tu­dian­tes. Se gra­duó cum lau­de en So­cio­lo­gía y Cul­tu­ra Ne­gra y, más tar­de, se li­cen­ció en De­re­cho en Har­vard. Tra­ba­jó co­mo abo­ga­da en una pres­ti­gio­sa fir­ma de Chica­go –allí co­no­ció a Ba­rack– y en el Ayun­ta­mien­to y el de­ca­na­to de la Uni­ver­si­dad. Co­bra­ba más de 200.000 dó­la­res al año, fren­te a los 100.000 de su ma­ri­do sien­do ya se­na­dor.

2 Es una mu­jer real… y es­tá or­gu­llo­sa de ello

No tie­ne un cuer­po per­fec­to, ni un gla­mour de ci­ne, y es exac­ta­men­te lo que pa­re­ce: una mu­jer que cum­ple es­ta se­ma­na 52 años, con una gran ale­gría de vi­vir y mu­cha na­tu­ra­li­dad, que ha con­ver­ti­do sus de­bi­li­da­des en for­ta­le­zas, gra­cias a la ex­pe­rien­cia que da la vi­da, la vi­da real. Su ar­ma es el sen­ti­do del hu­mor y lo de­mues­tra a ca­da pa­so. Co­mo cuan­do des­min­tió, po­cos días des­pués de la vic­to­ria de Do­nald Trump, su can­di­da­tu­ra a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2020. Fue an­te la Aso­cia­ción de Ve­te­ra­nos Sin Ho­gar, en la Ca­sa Blan­ca. Al­guien gri­tó en­tre la au­dien­cia: “¡Pre­sén­ta­te a pre­si­den­ta!”. Y ella res­pon­dió, con una ri­sa fran­ca y le­van­tan­do el de­do: “¡Si­len­cio ahí de­trás!”. Las car­ca­ja­das no se hi­cie­ron es­pe­rar. “Es fun­da­men­tal te­ner un pie en la reali­dad cuan­do uno es­tá en el po­der”, di­jo a la re­vis­ta Vo­gue USA, po­co des­pués. “Por eso me gus­ta ce­nar con ami­gas, ir a las com­pe­ti­cio­nes de Sas­ha (su hi­ja pe­que­ña) y es­tar ro­dea­da de gen­te jo­ven”. To­dos los me­ses, des­de que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca, se ha reuni­do con jó­ve­nes es­tu­dian­tes sin re­cur­sos a los que ayu­da en un pro­gra­ma de men­to­ring.

3 Ha si­do una pri­me­ra da­ma sin cur­si­le­rías

Cuan­do tu ma­ri­do es el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, al­guien tie­ne que ocu­par­se de los hi­jos, y ese al­guien se­rás tú. Pe­ro Mi­che­lle no ju­gó ese pa­pel y de­jó cla­ro, des­de el pri­mer mo­men­to, que sus hi­jas nun­ca de­ja­rían de ha­cer­se la ca­ma y de or­ga­ni­zar su ro­pa. Sin ha­cer de me­nos un pues­to que po­lí­ti­ca­men­te re­por­ta mu­chos vo­tos al pre­si­den­te, ha evi­den­cia­do to­do lo ob­so­le­to que es el tra­di­cio­nal pa­pel de con­sor­te y ha cons­trui­do su pro­pio ca­pi­tal so­cial, po­lí­ti­co y me­diá­ti­co, sin ne­ce­si­dad de as­pi­rar a un pues­to en la po­lí­ti­ca, co­mo Hi­llary. Ese tra­ba­jo sin sa­la­rio, sin po­der, con un equi­po dis­po­ni­ble, pe­ro sin pre­su­pues­to, que de­pen­de por com­ple­to de la per­so­na­li­dad de quien lo ocu­pa y de sus in­tere­ses, sin obli­ga­cio­nes pe­ro ba­jo un cons­tan­te es­cru­ti­nio, lle­va ya su hue­lla. No sa­be­mos qué pa­sa­rá con Me­la­nia Trump, que ya anun­cia­do que se­rá una con­sor­te tra­di­cio­nal –”co­mo Jac­kie Ken­nedy o Betty Ford”–, pe­ro es di­fí­cil que el pues­to de pri­me­ra da­ma vuel­va ser el mis­mo tras Mi­che­lle.

4 Es una mu­jer enamo­ra­da de su ma­ri­do, y su igual

Ella no mi­ra con arro­bo al pre­si­den­te, co­mo ca­si to­das las pri­me­ras da­mas, pe­ro no he­mos ol­vi­da­do el be­so que le dio cuan­do ga­nó las elec­cio­nes en 2008. “Ba­rack y yo fui­mos cria­dos con los mis­mos va­lo­res: que hay que tra­ba­jar du­ro pa­ra con­se­guir lo que quie­res, que tu pa­la­bra te com­pro­me­te, que ha­ces lo que di­ces que vas a ha­cer y que tra­tas a las per­so­nas con res­pe­to, aun­que no las co­noz­cas o no pien­ses co­mo ellos”. Eso no quie­re de­cir que las co­sas va­yan co­mo la se­da en­tre ellos. “So­mos muy com­pe­ti­ti­vos. Y obs­ti­na­dos, y dis­cu­ti­do­res”, con­fie­sa Mi­che­lle. Pe­ro, des­de los Ken­nedy, po­cas pa­re­jas pre­si­den­cia­les nos han re­ga­la­do fo­to­gra­fías tan ro­mán­ti­cas. Eso sí, ella no de­ja de la­do el sen­ti­do del hu­mor, co­mo cuan­do re­tra­tó al hom­bre más po­de­ro­so del mun­do de­jan­do los cal­ce­ti­nes ti­ra­dos. ¡Los Ken­nedy, pe­ro en la épo­ca de Len­na Dun­ham!

5 No se me­te en po­lí­ti­ca, pe­ro ha­ce po­lí­ti­ca

Es­co­gió con cau­te­la los te­mas de los que se ha ocu­pa­do: ve­te­ra­nos de gue­rra, ali­men­ta­ción, obe­si­dad in­fan­til y edu­ca­ción. Pe­ro si al­go dis­tin­gue a la pri­me­ra da­ma es su fran­que­za y su va­len­tía, que han ido in cres­cen­do. Su aterrizaje en la Ca­sa Blan­ca no fue sua­ve. Se ga­nó el ape­la­ti­vo de angry black wo­man (mu­jer ne­gra en­fa­da­da) por su ten­den­cia al sar­cas­mo, y el de “pe­sa­di­lla del fe­mi­nis­mo” por de­cir de sí mis­ma que era “ma­dre en je­fe”. Sin em­bar­go, su cam­pa­ña con­tra la obe­si­dad in­fan­til ha te­ni­do im­pac­to real, y su mom in chief fue una in­te­li­gen­te coar­ta­da pa­ra lan­zar men­sa­jes po­lí­ti­cos. Mi­che­lle ha­bla de sí mis­ma al re­cor­dar lo in­se­gu­ra que se sin­tió al lle­gar a Prin­ce­ton, pe­ro en reali­dad es­tá ha­blan­do de la ne­ce­si­dad de igual­dad de opor­tu­ni­da­des; o se re­fie­re a sus hi­jas pa­ra cri­ti­car el mal ejem­plo de quie­nes in­sul­tan y mal­tra­tan a las mu­je­res. Y con­tes­tó al ví­deo mi­só­gino de Trump con un dis­cur­so com­ba­ti­vo, pe­ro sin nom­brar­le.

6 Sa­be reír­se de sí mis­ma y se mues­tra cer­ca­na

“Es quien veis: la mu­jer bri­llan­te, di­ver­ti­da y ge­ne­ro­sa que, por al­gu­na ra­zón, ac­ce­dió a ca­sar­se con­mi­go –ha di­cho el pre­si­den­te–. La gen­te se sien­te atraí­da ha­cia ella, por­que se da cuen­ta de que no te­me ha­cer bro­mas so­bre sí mis­ma”. Lo he­mos vis­to de­ce­nas de ve­ces. Mi­che­lle ja­más ha des­pre­cia­do su pa­pel, pe­ro sa­be to­mar­se a sí mis­ma con dis­tan­cia. Así que es ca­paz de su­bir­se al car­pool ka­rao­ke del show­man Ja­mes Cor­den y con­ver­tir­se en fe­nó­meno vi­ral ra­pean­do con Missy Elliot. Si ha­bla­mos de cer­ca­nía, ¡ha abra­za­do has­ta a la rei­na de In­gla­te­rra! Y, en su úl­ti­ma vi­si­ta a Es­pa­ña, con­si­de­ró “mi gran ami­ga” a la rei­na Le­ti­zia, a quien en­se­ñó su huer­to de la Ca­sa Blan­ca (al que ha do­ta­do con un pre­su­pues­to pro­ce­den­te de un fon­do pri­va­do pa­ra su man­te­ni­mien­to du­ran­te los pró­xi­mos años, por si Trump ar­gu­men­ta que es un gas­to inú­til). “Nun­ca doy por he­cho mi re­la­ción con la gen­te –di­jo en Vo­gue USA–. Y siem­pre to­co a las per­so­nas, por­que hay un ni­vel de an­sie­dad, la gen­te se po­ne ner­vio­sa. Me gus­ta que sien­tan que no pa­sa na­da, de­cir: “Es­ta­mos aquí y so­lo soy Mi­che­lle”.

7 Li­de­ra cau­sas a fa­vor de los ni­ños y las mu­je­res

Ade­más de su cam­pa­ña a fa­vor de las fa­mi­lias de los ve­te­ra­nos de gue­rra, de su en­cen­di­da de­fen­sa de la ali­men­ta­ción sa­na y del ejer­ci­cio pa­ra evi­tar la obe­si­dad in­fan­til (una au­tén­ti­ca pla­ga en su país), y de su pro­gra­ma Reach Hig­her, pa­ra fo­men­tar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas en los ni­ños, Mi­che­lle ha im­pul­sa­do una cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal, Lets Girls Learn [De­je­mos a las ni­ñas apren­der], a fa­vor de la edu­ca­ción de las ni­ñas, que la lle­va­do a paí­ses co­mo Ma­rrue­cos y Li­be­ria. En nues­tro país, pre­sen­tó es­ta ini­cia­ti­va en su vi­si­ta del pa­sa­do mes de ju­nio. La idea es do­tar a las ni­ñas de las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra que pue­dan to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes de for­ma in­de­pen­dien­te y reivin­di­car su pa­pel, en un mun­do don­de más de 62 mi­llo­nes de ni­ñas to­da­vía no acu­den a la es­cue­la.

8 Sa­ca par­ti­do a su es­ti­lo

Es al­ta y cor­pu­len­ta, y, en oca­sio­nes, des­gar­ba­da. Y, sin em­bar­go, re­sul­ta ele­gan­te. La ex­pre­si­vi­dad de sus ma­nos, su ri­sa y sus bra­zos le­van­tan pa­sio­nes. Mi­che­lle se ha con­ver­ti­do en un icono de es­ti­lo y ha apro­ve­cha­do su ti­rón pa­ra dar a co­no­cer la mo­da de su país. Pe­ro, so­bre to­do, ha de­mos­tra­do, que la ro­pa pue­de ser un ar­ma po­de­ro­sa pa­ra trans­mi­tir ale­gría en tiem­pos os­cu­ros. Ella se ha atre­vi­do con to­do: ver­sa­ces do­ra­dos, guc­cis de es­co­te cor­sé... Ha ido su­bien­do el lis­tón del atre­vi­mien­to y eso le fa­vo­re­ce. The New York Ti­mes la fo­to­gra­fió co­mo a una mo­de­lo y Vo­gue USA le ha de­di­ca­do tres por­ta­das. “Lo pri­me­ro que me pre­gun­to es si son di­se­ña­do­res que me gus­tan, gen­te que tra­ta bien a sus tra­ba­ja­do­res, si son jó­ve­nes y pue­do ayu­dar­les y lue­go… ¡si voy a es­tar có­mo­da!”, con­fe­sa­ba a es­ta re­vis­ta.

9 Ha­bla con el co­ra­zón

Su dis­cur­so en la Con­ven­ción De­mó­cra­ta del pa­sa­do ve­rano se­rá re­cor­da­do pa­ra siem­pre. En él ex­pli­có có­mo, cuan­do lan­zan in­sul­tos ra­cis­tas a su ma­ri­do, ella re­cuer­da a sus hi­jas el le­ma fa­mi­liar: “Cuan­do ellos jue­gan su­cio, no­so­tros mi­ra­mos al­to”, un le­ma que se con­vir­tió en el de la cam­pa­ña de Clin­ton des­de ese mo­men­to. Y, por pri­me­ra vez, pro­nun­ció las pa­la­bras “ne­gro”, y “es­cla­vo”. “Si­glo y me­dio des­pués de ha­ber si­do cons­trui­da por es­cla­vos, yo, una mu­jer ne­gra, des­cen­dien­te de es­cla­vos, me le­van­to ca­da ma­ña­na en la Ca­sa Blan­ca, y mis hi­jas, dos chi­cas ne­gras, es­tu­dian y jue­gan en su cés­ped, cuan­do ha­ce un si­glo, so­lo el ser­vi­cio era ne­gro”, di­jo con la voz tem­blo­ro­sa. Sus pa­la­bras fue­ron más ci­ta­das por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que las del pro­pio pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano.

10 …y se cree lo que di­ce

“Hay tres co­sas se­gu­ras en es­te mun­do–di­jo en la cam­pa­ña pa­ra su se­gun­do man­da­to Ba­rack Oba­ma–. La muer­te, los im­pues­tos y que Mi­che­lle no se­rá nun­ca pre­si­den­ta”. Ella siem­pre ha des­con­fia­do del mun­do de la po­lí­ti­ca. “En él, tu vi­da es un li­bro abier­to y gen­te que no tie­ne buenas in­ten­cio­nes opi­na so­bre ella”, di­jo en una en­tre­vis­ta cuan­do su ma­ri­do ha­cía cam­pa­ña pa­ra pre­sen­tar­se al Se­na­do. Sin em­bar­go, sí se sin­tió atraí­da por el ser­vi­cio pú­bli­co an­tes que el pro­pio Ba­rack. A prin­ci­pio de los 90, aban­do­nó el me­jor bu­fe­te de Chica­go pa­ra tra­ba­jar en el de­sa­rro­llo de ba­rrios des­fa­vo­re­ci­dos. “Siem­pre me sen­tí vi­va uti­li­zan­do mis cua­li­da­des y ta­len­tos pa­ra ayu­dar a otros”, ex­pli­ca­ba años des­pués.

(dis­cur­so El pa­sa­do ju­lio, du­ran­te su aclamado an­te la Con­ven­ción De­mó­cra­ta.

(La pa­re­ja, bai­lan­do tras la to­ma de po­se­sión del pre­si­den­te, en 2013.

(Con Ba­rack Oba­ma, en la en­tre­ga de los pre­mios del Ken­nedy Cen­ter, en 2012.

(de Arri­ba, pre­sen­tan­do la cam­pa­ña mun­dial en fa­vor la edu­ca­ción de las ni­ñas.

Con la rei­na de In­gla­te­rra y el du­que de Edim­bur­go, en su vi­si­ta al Reino Uni­do, en 2011, y tra­ba­jan­do en el huer­to de la Ca­sa Blan­ca. Aba­jo, can­tan­do en el car­pool ka­rao­ke de Ja­mes Cor­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.