De­be­res

JU­LIA NA­VA­RRO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

CCUANDO yo era pe­que­ña, ha­cía de­be­res ca­da día de la se­ma­na. Sa­lía del co­le­gio, lle­ga­ba a ca­sa y me sen­ta­ba a ha­cer­los mien­tras me­ren­da­ba. Y re­cuer­do que en mu­chas, mu­chí­si­mas oca­sio­nes, te­nía que con­ti­nuar con ellos tras la pau­sa pa­ra ce­nar. En­tre mis sue­ños in­fan­ti­les es­ta­ba el ha­cer­me ma­yor pa­ra de­jar de ha­cer de­be­res. Con el pa­so del tiem­po, e in­ten­tan­do ra­cio­na­li­zar esos re­cuer­dos de la in­fan­cia, me re­afir­mo en aque­lla im­pre­sión de que ha­cía de­ma­sia­dos de­be­res y de que ca­da pro­fe­sor man­da­ba los su­yos sin preo­cu­par­se por los que te es­ta­ban pi­dien­do los de­más. Así que a los pro­ble­mas de Ma­te­má­ti­cas se unían los de Fí­si­ca; y a los co­men­ta­rios de tex­to de Len­gua, es­tu­diar la lec­ción de Cien­cias Na­tu­ra­les. Los fi­nes de se­ma­na era in­clu­so peor, ya que los pro­fe­so­res nos man­da­ban más de­be­res por aque­llo de que su­pues­ta­men­te dis­po­nía­mos de más tiem­po.

NO GUAR­DO

muy buen re­cuer­do de los de­be­res y tam­bién ten­go pre­sen­tes las mu­chas tar­des que me he pa­sa­do ayu­dan­do a mi hi­jo a ha­cer­los, com­pren­dien­do que es­tu­vie­ra sa­tu­ra­do des­pués de to­do el día en el co­le y que tu­vie­ra que de­di­car el res­to de la tar­de a la ta­rea. To­da­vía re­cuer­do que, cuan­do te­nía 10 años, un día me pre­gun­tó muy se­rio: “Ma­mi, ¿y yo cuan­do jue­go?”. Así que ten­go el co­ra­zón di­vi­di­do an­te el de­ba­te a fa­vor o en con­tra de los de­be­res. Por ejem­plo, la ma­yo­ría de los ni­ños sue­le ne­ce­si­tar ayu­da pa­ra ha­cer­los y aquí nos en­con­tra­mos con un ele­men­to de dis­cri­mi­na­ción. Hay ni­ños cu­yos pa­dres pue­den ayu­dar­les a ha­cer­los y otros que no, ya sea por­que tra­ba­jan has­ta muy tar­de o por­que ca­re­cen de los co­no­ci­mien­tos su­fi­cien­tes. So­bre es­ta pre­mi­sa ha­bría que di­lu­ci­dar si no se­ría me­jor que los de­be­res se hi­cie­ran en el co­le­gio ba­jo la su­per­vi­sión de pro­fe­so­res. Y, a ve­ces, un ex­ce­so de de­be­res im­pi­de te­ner tiem­po pa­ra ju­gar o, sen­ci­lla­men­te, pa­ra abu­rrir­se. So­bre to­do a de­ter­mi­na­das eda­des. Per­so­nal­men­te, creo que no es­tá de más ha­cer­los siem­pre que sean pro­por­cio­na­les a la edad de ca­da ni­ño y que los pro­fe­so­res se coor­di­nen so­bre lo que man­dan. Una ho­ra dia­ria de de­be­res pue­de es­tar bien, pe­ro tam­bién es ob­vio que, se­gún se va pa­san­do de cur­so, no que­da más re­me­dio que hin­car los co­dos y tra­ba­jar.

ES­TU­DIAR siem­pre re­quie­re es­fuer­zo. No se pue­de ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos sin de­di­ca­ción. Así que una co­sa son los de­be­res de los ni­ños pe­que­ños y, otra muy dis­tin­ta, los que pue­den y de­ben ha­cer los ado­les­cen­tes. Aun­que aquí vol­ve­mos a cho­car con la reali­dad: al­gu­nos ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra ha­cer­los y a ve­ces sus pa­dres no pue­den. Así que, qui­zá, lo que se de­be­ría plan­tear es que, una vez ter­mi­na­do el ho­ra­rio es­co­lar, en to­dos los co­le­gios se pu­die­ra abrir un au­la de es­tu­dio –o de ta­reas–, don­de al­gu­nos pro­fe­so­res se que­da­ran pa­ra ayu­dar a ha­cer los de­be­res y ex­pli­car las co­sas que los críos no ha­yan en­ten­di­do. Es la idea que apor­to pa­ra el de­ba­te que es­tá abier­to en la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.