La mu­jer que MAN­DA en el Va­ti­cano

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Si hay una ins­ti­tu­ción en el mun­do en la que no se apli­can cuo­tas ni lis­tas pa­ri­ta­rias, esa es la Igle­sia Ca­tó­li­ca, cu­ya co­mu­ni­dad for­man, sin em­bar­go, al me­nos un 50% de mu­je­res. Re­le­ga­das des­de ha­ce más de 2.000 años, pa­re­ce que tam­bién al Va­ti­ca- no em­pie­zan a lle­gar fi­nal­men­te tí­mi­dos vien­tos de cam­bio. Un ejem­plo de ello es sor Nicla Spezzati, sub­se­cre­ta­ria de la Con­gre­ga­ción pa­ra los Ins­ti­tu­tos de Vi­da Con­sa­gra­da y las So­cie­da­des de Vi­da Apos­tó­li­ca (uno de los or­ga­nos de go­bierno del Va­ti­cano) y ac­tual nú­me­ro tres en la je­rar­quía de la cu­ria ro­ma­na. “Una Igle­sia sin mu­je­res se­ría co­mo el co­le­gio apos­tó­li­co sin Ma­ría”, anun­ció Fran­cis­co en el ini­cio de su pa­pa­do. Pa­ra ope­rar esa re­vo­lu­ción si­len­cio­sa, uno de los prin­ci­pa­les bácu­los en los que se apo­ya es pre­ci­sa­men­te es­ta mon­ja ita­lia­na, pro­fe­so­ra de uni­ver­si­dad, es­pe­cia­lis­ta en ci­ne y me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y en­cen­di­da mi­li­tan­te en pro de las mu­je­res en la Igle­sia, que siem­pre acu­de a sus au­di­cen­cias con el Pa­pa con la ca­be­za des­cu­bier­ta. Spezzati es­tá con­ven­ci­da de que la pers­pec­ti­va fe­me­ni­na no so­lo es ne­ce­sa­ria y con­sus­tan­cial al ca­to­li­cis­mo, sino que, des­de den­tro, pue­de ayu­dar al cam­bio, ata­jan­do fron­tal­men­te pro­ble­mas co­mo la pe­de­ras­tia, o la cues­tión de los pri­vi­le­gios y su re­la­ción con la po­bre­za. Una pers­pec­ti­va, la fe­me­ni­na, que pro­vie­ne de los pro­pios már­ge­nes de la Igle­sia, con una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra la com­pa­sión y la em­pa­tía, pa­ra po­ner­se en el lu­gar del otro y acom­pa­ñar­lo. Con ese fin, Spezzati reunió en Ro­ma el pa­sa­do mes de ma­yo a 900 ma­dres su­pe­rio­ras del mun­do en­te­ro. De esa reunión sur­gió una co­mi­sión pa­ri­ta­ria con el fin de re­fle­xio­nar so­bre el dia­co­na­to fe­me­nino y, más re­cien­te­men­te, la D.VA, la pri­me­ra aso­cia­ción fe­me­ni­na ins­cri­ta en el Va­ti­cano. Por­que en la San­ta Se­de tra­ba­jan ac­tual­men­te 700 mu­je­res, en­tre mon­jas y se­gla­res, y ca­da vez son más las que ocu­pan car­gos de im­por­tan­cia, co­mo la ac­tual di­rec­to­ra de los museos va­ti­ca­nos, Bar­ba­ra Jat­ta; o Fla­mi­nia Gio­va­ne­lli, la sub­se­cre­ta­ria del Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra la Jus­ti­cia y la Paz. Hay un cam­bio po­si­ble. Las pa­la­bras de San Pablo ex­hor­tan­do a “que las mu­je­res ca­llen en la asam­blea”, po­drían pa­sar pron­to a la his­to­ria. NERE BASABE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.