Las BA­LLE­NAS y la za­naho­ria

SU­SAN­NA TAMARO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

EENTRE LAS mu­chas ca­ren­cias es­pi­ri­tua­les que pa­de­ce­mos hoy en día, es­tá esa im­po­si­bi­li­dad de sa­ber leer, en la na­tu­ra­le­za que te­ne­mos en torno, una ex­tra­or­di­na­ria dá­di­va de gra­cia que se ma­ni­fies­ta mer­ced a la gra­tui­dad de su pro­pia be­lle­za. Abru­ma­dos co­mo es­ta­mos an­te el im­pre­sio­nan­te po­der de to­do lo que es­tá vi­vo y es­ca­pa a nues­tro ám­bi­to y a nues­tra com­pren­sión, he­mos de­ci­di­do re­du­cir in­clu­so la crea­ción a una ideo­lo­gía rí­gi­da. To­dos no­so­tros que­re­mos sal­var el pla­ne­ta (una ac­ti­tud más que justa), pe­ro, en el fon­do, no sa­be­mos real­men­te por qué de­be­mos ha­cer­lo. Me vie­ne a la ca­be­za, en es­tos mo­men­tos, cier­ta vi­si­ta que re­ci­bí de una pe­rio­dis­ta que se en­con­tra­ba muy in­vo­lu­cra­da en cues­tio­nes eco­lo­gis­tas. Cuan­do le en­se­ñé el jar­dín de mi casa, ape­nas de­jó sin pi­so­tear nin­gu­na de las plan­tas que, en aquel mo­men­to, es­ta­ban na­cien­do tí­mi­da­men­te. Con­ti­nua­ba ha­blan­do con fu­ror y, cuan­do le ad­ver­tí: “¡Cui­da­do con mis za­naho­rias!”, ni si­quie­ra ba­jó la vis­ta ni, por su­pues­to, se le ocu­rrió le­van­tar el pie. Con la mirada fi­ja en el ho­ri­zon­te, con­ti­nuó ha­blán­do­me, im­per­té­rri­ta, so­bre las gran­des ame­na­zas que pen­den so­bre las ba­lle­nas. ¡De­fen­día las ba­lle­nas al mis­mo tiem­po que aplas­ta­ba las za­naho­rias!

CUÁN­TAS VE­CES,

ab­sor­tos en una idea fi­ja, so­mos in­ca­pa­ces de per­ci­bir la reali­dad que te­ne­mos delante de nues­tras na­ri­ces. La reali­dad es­tá re­cla­man­do nues­tra aten­ción de ma­ne­ra cons­tan­te. Sin em­bar­go, no al­can­za­mos a es­cu­char su voz, siem­pre dé­bil y hu­mil­de. Te­ne­mos tan­tas co­sas que ha­cer que no nos po­de­mos per­mi­tir el lu­jo de per­der el tiem­po. Y, sin em­bar­go, ¿no es aca­so el he­cho de pres­tar aten­ción a to­do lo que vi­ve, a to­do lo que cre­ce a nues­tro al­re­de­dor, co­mo si fué­ra­mos una ma­dre an­sio­sa por pres­tar­le cui­da­dos, lo que po­dría ser la cu­ra de to­dos nues­tros ma­les?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.