“To­do es­tá en mi CON­TRA”

Ex­pre­sio­nes co­mo “tengo ma­la suer­te” o “lo he in­ten­ta­do to­do” son ma­ne­ras de po­ner nom­bre a una sen­sa­ción de fra­ca­so con­ti­nua en la que al­gu­nas per­so­nas se sien­ten atra­pa­da­das.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

DDe­cía el poe­ta Jo­sé Hie­rro que “ca­da poe­ma es un fra­ca­so y por eso mis­mo un es­ti­mu­lo pa­ra se­guir es­cri­bien­do”. El fra­ca­so se­ría así el mo­tor mis­mo del deseo hu­mano. No al­can­zar lo que bus­ca­mos es lo que nos ha­ce se­guir per­si­guién­do­lo. ¿Por qué, en­ton­ces, al­gu­nas per­so­nas se que­dan atra­pa­das en esa sen­sa­ción per­ma­nen­te de de­rro­ta? “Mi vi­da es un fra­ca­so, yo na­cí en un mo­men­to equi­vo­ca­do”, se di­ce Ca­ta­li­na, que es­tá hun­di­da des­de que le han di­cho en su tra­ba­jo que la van a cam­biar a otro de­par­ta­men­to que a ella no le gus­ta na­da. “Sa­be” que es una for­ma de qui­tár­se­la de en me­dio. Era “lo que le fal­ta­ba”. Cuan­do su relación de pa­re­ja de 10 años –con un hom­bre ca­sa­do y con dos hi­jos que du­ran­te una dé­ca­da le hi­zo creer que de­ja­ría a su es­po­sa– ter­mi­nó, Ca­ta­li­na se re­fu­gió en el tra­ba­jo. Y ahora se pre­gun­ta por qué “¿el mun­do en­te­ro se ha pues­to en mi con­tra?”. Ca­ta­li­na ha­bía ele­gi­do a Raúl, su aman­te ca­sa­do, por­que coin­ci­día con el per­fil de hom­bre que ne­ce­si­ta­ba pa­ra sa­tis­fa­cer al­gu­nas fan­ta­sías in­cons­cien­tes que do­mi­na­ban su vi­da amo­ro­sa. Su pa­dre ha­bía si­do in­fiel to­da la vi­da y Ca­ta­li­na sen­tía que su ma­dre siem­pre ha­bía en­viel dia­do el pa­pel de la aman­te. Ca­ta­li­na iden­ti­fi­ca­ba ser mu­jer con el pa­pel de “la otra”. Alie­na­da así en un deseo de su ma­dre, se acer­có a un hom­bre in­fiel co­mo su pa­dre. El ob­je­ti­vo in­cons­cien­te era do­ble: de un la­do, arran­car a un hom­bre de los bra­zos de otra mu­jer (lo que no ha­bía lo­gra­do su ma­dre), y or­ga­ni­zar una for­ma de cas­ti­go por es­te éxi­to cuan­do la relación lle­ga­ra a su fin. Lue­go in­ten­tó com­pen­sar su desas­tre amo­ro­so po­nien­do to­da su ener­gía en su pro­fe­sión. fra­ca­so nos en­se­ña mu­cho de no­so­tros mis­mos si es­ta­mos dis­pues­tos a apren­der. Sa­ber en­fren­tar­se a él cons­ti­tu­ye un in­du­da­ble sín­to­ma de sa­lud men­tal. No hay his­to­ria amo­ro­sa sin al­gu­na de­silu­sión. La dis­tan­cia en­tre lo que nos ima­gi­na­mos y lo que lle­ga­mos a con­se­guir pue­de pro­du­cir una frac­tu­ra que se re­gis­tra co­mo un fra­ca­so, si bien es esa dis­tan­cia la que nos ha­ce in­ten­tar­lo de nue­vo.

El ca­mino equi­vo­ca­do

Ahora bien, cuan­do el fra­ca­so es con­ti­nuo en as­pec­tos tan im­por­tan­tes co­mo el amor o el tra­ba­jo, es que nues­tro psi­quis­mo se en­cuen­tra en­fer­mo. Al­gu­nas per­so­nas se pue­den lle­gar a sen­tir atra­pa­das en un des­tino trá­gi­co del que se sien­ten víc­ti­mas: no tie­nen suer­te con sus parejas, no con­si­guen el tra­ba­jo

que quie­ren, siem­pre hay al­guien que les boi­co­tea... En es­tas cir­cuns­tan­cias la per­so­na se en­cuen­tra ata­da a mo­vi­mien­tos in­cons­cien­tes que la con­du­cen siem­pre por el ca­mino equi­vo­ca­do. Su mun­do in­terno es­tá do­mi­na­do por dos sen­ti­mien­tos que lo in­va­den: el de cul­pa y el de in­fe­rio­ri­dad. El pri­me­ro, el sen­ti­mien­to de cul­pa, es el que con­du­ce a la per­so­na al fra­ca­so, por­que es­te fun­cio­na co­mo un cas­ti­go que ali­via la cul­pa. Co­mo ve­mos, se tra­ta de un círcu­lo vi­cio­so per­fec­to. La cul­pa pue­de pro­ve­nir de fan­ta­sías in­fan­ti­les que nun­ca se lle­va­ron a ca­bo, pe­ro que peel san en el in­cons­cien­te co­mo crí­me­nes reales. En mu­chos ca­sos, pro­vie­ne de una fuer­te hos­ti­li­dad con­tra al­guno de los pro­ge­ni­to­res, cu­ya muer­te se ha lle­ga­do a desear. Po­de­mos es­tar pa­gan­do to­da la vi­da adul­ta un cri­men in­fan­til que nun­ca co­me­ti­mos. sen­ti­mien­to de in­fe­rio­ri­dad se de­ri­va del an­te­rior. El in­di­vi­duo se sien­te in­fe­rior por­que se per­ci­be co­mo al­guien que no me­re­ce al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Es­tos ob­je­ti­vos, que le ha­rían sen­tir­se bien, es­tán en­la­za­dos a de­seos in­cons­cien­tes que se con­si­de­ran inad­mi­si­bles a la con­cien­cia. Por ejem­plo, si triun­far en el amor sig­ni­fi­ca haber arre­ba­ta­do a una ma­dre su lu­gar, pue­de que se evi­te ha­cer­lo y se fra­ca­se en la aven­tu­ra amo­ro­sa. De es­te mo­do, el fra­ca­so amo­ro­so evi­ta la ten­sión in­ter­na que la per­so­na su­fre al ha­cer­se car­go de su deseo y es­ta ter­mi­na cas­ti­gán­do­se a sí mis­ma. Con to­do, el fra­ca­so nos en­se­ña mu­cho y de­be­mos re­co­no­cer­lo co­mo al­go de lo que po­de­mos ob­te­ner un co­no­ci­mien­to más am­plio de no­so­tros mis­mos. Nos ayu­da a re­co­no­cer nues­tras li­mi­ta­cio­nes de hoy y a pre­ver nues­tros ac­tos del ma­ña­na; a in­sis­tir en lo que que­re­mos y a com­pren­der que el ma­yor éxi­to se en­cuen­tra en la per­se­ve­ran­cia y la cons­tan­cia; a di­se­ñar ob­je­ti­vos y a acep­tar la di­fe­ren­cia en­tre los idea­les im­po­si­bles y los éxi­tos rea­li­za­bles; y nos ayu­da tam­bién a en­fren­tar­nos a nues­tros de­seos y sa­ber has­ta qué pun­to nos per­te­ne­cen o es­tán di­ri­gi­dos a com­pla­cer a otro. O

El mun­do in­terno del “fra­ca­sa­do” es­tá do­mi­na­do por la cul­pa y la in­fe­rio­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.