“En las uni­ver­si­da­des, los aco­sa­do­res no pue­den se­guir en la som­bra”

Una in­ves­ti­ga­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na ha pues­to en ja­que a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca al vi­si­bi­li­zar el aco­so se­xual en el mun­do aca­dé­mi­co. Los ca­sos de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla le dan la ra­zón.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista - Por Pa­ka Díaz

Ha­ce unas se­ma­nas, des­cu­bría­mos que en la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, tres jó­ve­nes pro­fe­so­ras ha­bían de­nun­cia­do a un ca­te­drá­ti­co por aco­so se­xual y la­bo­ral. Las do­cen­tes lo de­nun­cia­ron en 2011, pe­ro han te­ni­do que es­pe­rar seis años pa­ra que el ca­te­drá­ti­co San­tia­go Ro­me­ro fue­ra con­de­na­do a sie­te años de cár­cel. Mien­tras, ellas de­ja­ron su tra­ba­jo an­te el aco­so y la im­pa­si­bi­li­dad de la Uni­ver­si­dad, que se li­mi­tó a de­nun­ciar el ca­so an­te los tri­bu­na­les y que so­lo ahora ha apar­ta­do al aco­sa­dor de su fun­ción do­cen­te. En su de­cla­ra­ción, una de las víc­ti­mas de­nun­cia: “Se nos nie­ga el de­re­cho a tra­ba­jar por no so­me­ter­nos al aco­so se­xual, y es así co­mo co­mien­za con­tra no­so­tras el aco­so la­bo­ral”. Al leer­lo es­ta fra­se, es inevi­ta­ble que pa­se por nues­tra ca­be­za la exis­ten­cia de un sis­te­ma feu­dal don­de se ejer­ce el de­re­cho de per­na­da y en el que, si se nie­ga a lo que se le re­cla­ma, la víc­ti­ma es arrin­co­na­da. Ellas de­nun­cian que la Uni­ver­si­dad man­tu­vo en su pues­to al de­nun­cia­do, que obs­ta­cu­li­zó sus ca­rre­ras. “La iner­cia ma­chis­ta di­fi­cul­ta adop­tar me­di­das que li­mi­ten a un hom­bre de po­der, aun­que ha­ya in­di­cios de que cau­sa da­ño. In­clu­so tras de­nun­ciar, las víc­ti­mas si­guen su­frien­do”, se­ña­la Am­pa­ro Díaz Ra­mos, abo­ga­da de una de ellas y es­pe­cia­lis­ta en vio­len­cia de gé­ne­ro. Y ad­vier­te: “Mu­chas mu­je­res es­tán su­frien­do aco­so en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y or­ga­nis­mos pri­va­dos”. Ca­sos co­mo es­te son se­cre­tos a vo­ces en la ma­yo­ría de las uni­ver­si­da­des. La re­co­no­ci­da as­tro­fí­si­ca nor­te­ame­ri­ca­na Joan Sch­melz su­frió el aco­so y ca­lló. Pe­ro cuan­do des­cu­brió que se­guía ocu­rrien­do a su al­re­de­dor, a jó­ve­nes co­mo ha­bía si­do ella, de­ci­dió des­en­mas­ca­rar a los aco­sa­do­res. Los ca­sos abier­tos por ella en Es­ta­dos Uni­dos han con­se­gui­do, ade­más de des­per­tar a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, po­ner de ma­ni­fies­to có­mo las uni­ver­si­da­des man­tie­nen una es­pe­sa bru­ma es­tos ca­sos. Pe­ro, ¿quién es la bri­llan­te as­tró­no­ma que ha pues­to en ja­que a la éli­te aca­dé­mi­ca? Tras li­cen­ciar­se en Fí­si­ca con un ex­pe­dien­te im­pe­ca­ble, Sch­melz se doc­to­ró en As­tro­no­mía, tra­ba­jó cin­co años en la NASA y en va­rias uni­ver­si­da­des, ade­más de dar con­fe­ren­cias en pres­ti­gio­sos cen­tros. Tam­bién pu­so en mar­cha el Co­mi­té de la Si­tua­ción de la Mu­jer en la As­tro­no­mía en Es­ta­dos Uni­dos (CSWA) y el blog Wo­men In As­tro­nomy, muy po­pu­lar en­tre las es­tu­dian­tes. Una de ellas la con­ven­ció pa­ra ha­blar so­bre su ex­pe­rien­cia co­mo víc­ti­ma de aco­so se­xual pa­ra ayu­dar a otras. Du­ran­te sus pri­me­ros años co­mo in­ves­ti­ga­do­ra, fue víc­ti­ma de aco­so se­xual por par­te de su tu­tor. El hom­bre que iba a ser su guía se con­vir­tió en un tor­tu­ra­dor. Un pro­fe­sor que le im­pe­día ha­cer pre­gun­tas por­que pre­fe­ría ima­gi­nar­la per­fec­ta, sin erro­res. Un ti­po que la as­fi­xió aca­dé­mi­ca­men­te.

Re­nun­ciar a to­do a cam­bio de la li­ber­tad

La jo­ven ca­yó en una de­pre­sión. Tra­tó de sa­lir de aquel in­fierno, pe­ro su aco­sa­dor ha­bía te­ji­do una red de falsos ru­mo­res y las per­so­nas a las que se acer­ca­ba pa­ra en­con­trar tra­ba­jo, le da­ban la es­pal­da. Al fi­nal, se dio cuen­ta de que no po­dría se­guir en el mis­mo cam­po y tu­vo que em­pe­zar de ce­ro. Le que­dó la du­da de has­ta dón­de po­dría haber lle­ga­do, la li­ber­tad me­re­ció la pe­na. “El aco­so no se de­tu­vo, pe­ro en­con­tré una ma­ne­ra de so­bre­vi­vir: ayu­dar a otras per­so­nas que es­tán pa­san­do por lo mis­mo”, ex­pli­ca. Cuan­do se le pre­gun­ta si su aco­sa­dor ha si­do cas­ti­ga­do, la res­pues­ta es con­tun­den­te: “No”. Tras re­ve­lar su his­to­ria, mu­chas cien­tí­fi­cas le con­ta­ron sus ca­sos. Ha­bía abier­to la ca­ja de Pan­do­ra. En­tre quie­nes le es­cri­bie­ron, ha­bía un nom­bre que se re­pe­tía: Geof­frey Marcy, un pres­ti­gio­so ca­za­dor de exo­pla­ne­tas y ca­te­drá­ti­co de As­tro­no­mía en Ber­ke­ley. Sch­melz con­tac­tó con va­rias víc­ti­mas y cua­tro lo de­nun­cia­ron en 2015. Tras una in­ves­ti­ga­ción, la uni­ver-

Hay que ga­ran­ti­zar que ca­da per­so­na con ta­len­to ten­ga una opor­tu­ni­dad”.

si­dad de­ter­mi­nó que Marcy ha­bía vio­la­do su có­di­go de con­duc­ta du­ran­te al me­nos nue­ve años. Sin em­bar­go, el ca­te­drá­ti­co si­guió en su pues­to. La res­pues­ta de la ins­ti­tu­ción cal­deó los áni­mos en­tre los cien­tí­fi­cos. “Apo­ya­ron a las de­man­dan­tes y la fuer­za con la que lo hi­cie­ron nos sor­pren­dió”. Marcy, al fi­nal, di­mi­tió.

La di­mi­sión del No­bel

Pa­ra­le­la­men­te, el bioquímico bri­tá­ni­co y pre­mio No­bel Tim Hunt, tu­vo que di­mi­tir de la Uni­ver­sity Co­lle­ge tras de­cir, en una con­fe­ren­cia: “Pa­san tres co­sas cuan­do es­tán en el la­bo­ra­to­rio: te enamo­ras de ellas, ellas se enamo­ran de ti y, cuan­do las cri­ti­cas, se po­nen a llo­rar”. Sch­melz le re­co­mien­da a él, y a los se­xis­tas co­mo él, que lean sus Nue­ve pasos, una guía pa­ra orien­tar a los pro­fe­so­res. Por­que el aco­so es co­mo un agu­je­ro ne­gro lleno de fuer­zas que pro­mue­ven los es­te­reo­ti­pos so­bre la mu­jer y la co­si­fi­can, pa­ra, fi­nal­men­te, ale­jar­la de su ob­je­ti­vo al en­trar en la uni­ver­si­dad: ser una pro­fe­sio­nal. “He in­ten­ta­do dar­le vi­si­bi­li­dad pa­ra que los aco­sa­do­res no si­gan en la som­bra, al ace­cho de nue­vas víc­ti­mas”, y re­sal­ta que ca­da vez hay más hom­bres que lu­chan con­tra es­ta la­cra. “Exis­te un se­xis­mo fla­gran­te, pe­ro ca­da vez es me­nor. Aun­que te­ne­mos que lu­char con­tra la ame­na­za del es­te­reo­ti­po y el sín­dro­me de im­pos­tor, que per­ma­ne­cen en nues­tra cul­tu­ra pa­triar­cal”. Pa­ra ello, di­ce que hay que con­tar con mo­de­los di­ver­sos en la cien­cia: “No so­lo pa­ra lu­char con­tra el aco­so, sino pa­ra ga­ran­ti­zar que ca­da per­so­na con ta­len­to ten­ga una opor­tu­ni­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.