LAS ÚL­TI­MAS TEO­RÍAS SO­BRE EL AMOR

Pa­ra ex­pli­car­lo re­cu­rri­mos a la poe­sía, pe­ro pa­ra en­ten­der­lo he­mos de vér­nos­las con la cien­cia. Y pa­re­ce que es­te víncu­lo emo­cio­nal, el más hu­mano de los hu­ma­nos, si­gue ocu­pan­do las men­tes más ana­lí­ti­cas. Ana­li­za­mos al­gu­nas de las úl­ti­mas teo­rías cien­tí­fi

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

El amor se es­cu­rre co­mo el agua en­tre los de­dos, re­nuen­te a que lo en­ce­rre­mos tras los ba­rro­tes de un dis­cur­so. Aun así, ha­re­mos un es­fuer­zo por des­cri­bir­lo. Aun­que, cuan­do el escritor por­tu­gués Fernando Pes­soa lo in­ten­tó, le sa­lió ca­si un tra­ba­len­guas: “¿Qué quie­res que te di­ga ade­más de que te amo, si lo que quie­ro de­cir­te es que te amo?”. Di­cen los en­ten­di­dos que, pa­ra sa­ber si una per­so­na es­tá enamo­ra­da, bas­ta con mi­rar­la a los ojos y com­pro­bar si son­ríen al mi­rar, si bri­llan más de lo ha­bi­tual, si de­sa­pa­re­ce el mun­do al­re­de­dor del ama­do al que se di­ri­ge su aten­ción. El escritor Jor­ge Luis Bor­ges ob­ser­va­ba, ade­más, otra cir­cuns­tan­cia: “Uno es­tá enamo­ra­do cuan­do se da cuen­ta de que otra per­so­na es úni­ca”. Pe­ro cual­quie­ra que ha­ya leí­do la su­fi­cien­te poe­sía amo­ro­sa se da cuen­ta de que los ver­sos de amor, por en­tre­ga­dos que es­tén a un enamo­ra­mien­to, ha­blan más del pro­pio poe­ta que del ro­man­ce en sí. Pla­tón, de he­cho, era par­ti­da­rio de la pa­sión con po­cas pa­la­bras: “La ma­yor de­cla­ra­ción de amor es la que no se ha­ce; el hom­bre que sien­te mu­cho, ha­bla po­co”, afir­mó. Eins­tein, por su par­te, pen­sa­ba más que sen­tía. Se­gún él: “Al prin­ci­pio, to­dos los pen­sa­mien­tos per­te­ne­cen al amor. Des­pués, to­do el amor per­te­ne­ce a los pen­sa­mien­tos”. Otra ra­cio­na­lis­ta, Fra­nçoi­se Sa­gan, es­cri­bió: “Amar no es so­la­men­te que­rer, es so­bre to­do com­pren­der”.

LATIDOS DE CIEN­CIA

Las pis­tas con­tra­dic­to­rias de la poe­sía tie­nen, por suer­te, un con­tra­pe­so a su sub­je­ti­vi­dad: la cien­cia. La neu­ro­cien­cia se es­tá em­plean­do a fon­do pa­ra des­en­tra­ñar la me­cá­ni­ca del amor, más allá del ma­ra­vi­llo­so mun­do de la lí­ri­ca. Aquí se tra­ta no tan­to de pro­pul­sar es­pa­cios pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción co­mo de en­te­rar­nos de una vez por to­das de có­mo, por qué y cuán­do nos enamo­ra­mos, qué le su­ce­de a nues­tros cuer­pos pa­ra si­tuar­se en tal es­ta­do de al­te­ra­ción y cuán­to du­ra o pue­de du­rar tan pla­cen­te­ra sen­sa­ción. Las claves cien­tí­fi­cas del amor no pue­den es­tar más le­jos de las poé­ti­cas. Si aquí man­da el co­ra­zón, allí or­de­na el ce­re­bro. Si pa­ra unos se po­ne en jue­go una ma­gia ar­ca­na, pa­ra otros el ga­ti­llo lo dis­pa­ran las pro­sai­cas hor­mo­nas. “He cru­za­do océa­nos de tiem­po por ti”, con­fe­sa­ba Drá­cu­la a su ama­da Mi­na en la pe­lí­cu­la de Cop­po­la; una de­cla­ra­ción sen­ci­lla y ab­so­lu­ta. “El amor es un pro­ce­so con ba­se cien­tí­fi­ca más com­pli­ca­do que la adic­ción a las drogas”, afir­ma, sin em­bar­go, la psi­có­lo­ga Step­ha­nie Or­ti­gue, au­to­ra de La neu­ro­ima­gen del amor, un es­tu­dio de 2010 pu­bli­ca­do en The jour­nal of se­xual me­di­ci­ne. Des­de lue­go, la pers­pec­ti­va de una co­ne­xión romántica ex­tra­tem­po­ral re­sul­ta más atra­yen­te que el fes­ti­val de hor­mo­nas (do­pa­mi­na, oxi­to­ci­na, tes­tos­te­ro­na, adrenalina, fe­ni­le­ti­la­mi­na...) que desata el enamo­ra­mien­to. Y, sin em­bar­go, ja­más he­mos es­ta­do tan cer­ca de com­pren­der a Drá­cu­la co­mo hoy. Su pa­sión no era lo­cu­ra: era, sim­ple­men­te, cien­cia. El amor, en­ten­di­do co­mo un fuer­te víncu­lo emo­cio­nal que in­clu­ye la atrac­ción se­xual y el cui­da­do del otro, se ex­pre­sa de múl­ti­ples for­mas, adap­ta­das a la per­so­na­li­dad del que lo dis­fru­ta o su­fre. Hay quien es víc­ti­ma de pen­sa­mien­tos ob­se­si­vos y una fuer­te de­pen­den­cia emo­cio­nal, y hay quien ha apren­di­do a amar la fe­li­ci­dad del otro, adop­te la for­ma que adop­te.

VI­VIR ES SEN­TIR

Lo que sí re­sul­ta co­mún a to­dos los ca­sos de enamo­ra­mien­to es una se­cuen­cia de ac­ti­va­cio­nes cerebrales que van re­du­cien­do la an­sie­dad y las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, pro­du­cen adic­ti­vas sen­sa­cio­nes gra­ti­fi­can­tes y fa­ci­li­tan el víncu­lo del ape­go en­tre los ena­mo­ra­dos. Son des­cu­bri­mien­tos de la neu­ro­lo­gía del amor, un cam­po cien­tí­fi­co que ape­nas tie­ne cua­tro dé­ca­das, pe­ro que no de­ja de pro­du­cir fas­ci­nan­tes es­tu­dios que re­fuer­zan la es­pe­cial na­tu­ra­le­za de es­te sen­ti­mien­to: lo más hu­mano de lo hu­mano se­gún ase­gu­ra­ba el fi­ló­so­fo Kier­ke­gaard. A con­ti­nua­ción, te ofre­ce­mos al­gu­nos de los úl­ti­mos des­cu­bri­mien­tos rea­li­za­dos por neu­ro­bió­lo­gos, psi­có­lo­gos, se­xó­lo­gos, so­ció­lo­gos y has­ta eco­no­mis­tas a pro­pó­si­to de los com­ple­jos y a me­nu­do tor­tuo­sos me­ca­nis­mos del amor. Pe­ro no te­mas que los fríos da­tos aca­ben con la ma­gia an­ces­tral del ro­man­ti­cis­mo. La ca­pa­ci­dad de amar im­preg­na to­da la exis­ten­cia del ser hu­mano, co­mo ya ob­ser­vó en su mo­men­to el escritor Albert Ca­mus: “No ser ama­do–di­jo– es una sim­ple des­ven­tu­ra. La ver­da­de­ra des­gra­cia es no sa­ber amar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.