MA­NAL AL SHA­RIF

Un ví­deo en You­tu­be la con­vir­tió en el sím­bo­lo de la cam­pa­ña #Wo­men2dri­ve, una de las reivin­di­ca­cio­nes de las mu­je­res en Ara­bia Sau­dí. Allí, la prohi­bi­ción de con­du­cir las dis­cri­mi­na e, in­clu­so, cues­ta vi­das. Por Ana San­tos Fo­tos: Antón Goi­ri

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

Hay que cues­tio­nar las re­glas, nun­ca a ti mis­mo

Co­no­cer a Ma­nal Al Sha­rif es ti­rar aba­jo un mon­tón de pre­jui­cios. Cual­quie­ra que co­noz­ca la du­ra reali­dad de las mu­je­res sau­díes po­dría es­pe­rar en­con­trar­se a una mu­jer más bien apo­ca­da, pe­ro Ma­nal echa por tie­rra cual­quier tó­pi­co. Vis­te pan­ta­lón va­que­ro y lle­va el pe­lo suel­to. ¿El ve­lo? A ve­ces se lo po­ne y a ve­ces se lo qui­ta. “Tan­to que te obli­guen a cu­brir­te, co­mo ocu­rre en mi país, co­mo que te obli­guen a qui­tar­te el hi­yab, es una im­po­si­ción. La re­li­gión es al­go muy per­so­nal; se de­be­ría res­pe­tar la li­ber­tad in­di­vi­dual”, di­rá más tar­de. Ma­nal es­tre­cha la mano con fir­me­za y ex­pli­ca a la ma­qui­lla­do­ra có­mo quie­re que le pin­te los ojos. Lo mis­mo que ha­rá des­pués con el fo­tó­gra­fo an­tes de con­tar, en buen in­glés y con con­tun­den­cia, có­mo se ha con­ver­ti­do en una “ac­ti­vis­ta ac­ci­den­tal”. Ara­bia Sau­dí, go­ber­na­do por una mo­nar­quía ab­so­lu­ta y una fé­rrea doc­tri­na mu­sul­ma­na, es el úni­co país del mun­do don­de las mu­je­res no pue­den con­du­cir. Has­ta 2011, Ma­nal Al Sha­rif era so­lo una anó­ni­ma sau­dí, in­ge­nie­ra in­for­má­ti­ca de pro­fe­sión y ma­dre de un hi­jo, que cues­tio­na­ba es­ta nor­ma en pri­va­do pe­ro la aca­ta­ba en pú­bli­co. Has­ta que el 21 de ma­yo de­ci­dió su­bir­se a un co­che con una ami­ga, gra­bar­se al vo­lan­te por las ca­lles de La Me­ca –mien­tras afir­ma­ba “que­re­mos cam­biar es­te país”– y col­gar el ví­deo en You­tu­be. En po­co tiem­po, re­ci­bió 700.000 vi­si­tas. Fue arres­ta­da y sa­lió de la cár­cel nue­ve días des­pués tras com­pro­me­ter­se a no re­in­ci­dir. Pe­ro la “ba­ta­lla” ya ha­bía co­men­za­do. “Es­ta­ba en­fa­da­da. Lle­va­ba to­da mi vi­da cum­plien­do una lis­ta de co­sas que no pue­des ha­cer sin per­mi­so de tu guar­dián, que nor­mal­men­te es tu pa­dre, ma­ri­do o her­mano: es­tu­diar, ca­sar­me, via­jar, ha­cer de­por­te, al­qui­lar una ca­sa, ope­rar­me, acu­dir a la jus­ti­cia. Has­ta que te das cuen­ta de que no es Dios el que te exi­ge to­do eso, sino una so­cie­dad pa­triar­cal en la que las mu­je­res so­lo so­mos ob­je­tos en ma­nos de los hom­bres y nos tra­tan co­mo a ni­ños. La si­tua­ción se hi­zo in­so­por­ta­ble, me sen­tía des­gra­cia­da y asu­mí que si que­ría ser li­bre no bas­ta­ba con que­jar­me”, agre­ga con ra­bia con­te­ni­da.

Li­be­ra­das en la red

Ma­nal vi­si­tó re­cien­te­men­te Ma­drid, in­vi­ta­da por You­tu­be, pa­ra ex­pli­car el de­ci­si­vo pa­pel que jue­ga es­ta web en su lu­cha por la igual­dad. Más allá de re­ce­tas de co­ci­na, bai­les y El Ru­bius y com­pa­ñía, una pla­ta­for­ma co­mo es­ta tam­bién pue­de con­tri­buir a cam­biar el mun­do. “Ha­ce 20 años, ya hu­bo un gru­po de mu­je­res que se atre­vió a con­du­cir y su­frió ho-

rri­bles re­pre­sa­lias, pe­ro co­mo no hu­bo tes­ti­gos no ocu­rrió na­da –cuen­ta Al Sha­rif–. Es fun­da­men­tal que se nos vea pro­tes­tar, y las re­des so­cia­les son nues­tra he­rra­mien­ta pa­ra que esas reivin­di­ca­cio­nes se pro­pa­guen. Gra­cias a ese ví­deo en el que se me re­co­no­cía y pro­nun­cia­ba mi nom­bre, las mu­je­res de Ara­bia Sau­dí tie­nen hoy más esperanza”. Ese ví­deo tam­bién fue el ger­men de #Wo­men2dri­ve, un co­lec­ti­vo que, des­de en­ton­ces, ha mo­vi­li­za­do a cien­tos de mu­je­res pa­ra que se con­gre­guen en lu­ga­res pú­bli­cos y se atre­van a con­du­cir. Aun­que el Go­bierno sau­dí si­gue sin per­mi­tír­se­lo –cu­rio­sa­men­te no hay nin­gu­na ley que lo prohí­ba pe­ro man­tie­ne que el por­cen­ta­je de vio­la­cio­nes, hi­jos ile­gí­ti­mos o abu­so de drogas es ma­yor en los es­ta­dos en los que las mu­je­res con­du­cen–, ha op­ta­do por ha­cer la vis­ta gor­da.

Pro­fe­so­res de plas­ma

En un país don­de las mu­je­res tie­nen prohi­bi­do vi­vir li­bre­men­te, pu­die­ra pa­re­cer que es­tar ve­ta­das al vo­lan­te es el me­nor de sus ma­les, pe­ro las con­se­cuen­cias de es­ta li­mi­ta­ción van más allá de lo ob­vio. “En Ara­bia Sau­dí no hay trans­por­te pú­bli­co, por lo tan­to, de­pen­de­mos de un hom­bre pa­ra acu­dir al lu­gar de tra­ba­jo. O si no, te­ne­mos que con­tra­tar a un chó­fer que, mu­chas ve­ces, ga­na más que no­so­tras o, sim­ple­men­te, no nos lo po­de­mos per­mi­tir. Es­to ex­pli­ca que el 60% de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios sau­díes sean mu­je­res, pe­ro ape­nas en­tre el 11 y el 13% tra­ba­je des­pués –ar­gu­men­ta Ma­nal–. Por no ha­blar del ries­go que eso su­po­ne, por­que mu­chas mue­ren en ac­ci­den­tes de co­che por­que no les que­da otra al­ter­na­ti­va que de­jar que les lle­ven ni­ños de ape­nas 10 años que no sa­ben con­du­cir”. La to­tal se­gre­ga­ción por se­xos que im­pe­ra en los es­pa­cios pú­bli­cos –in­clu­so exis­te un ór­gano po­li­cial que ve­la por la “pro­mo­ción de la vir­tud y la pre­ven­ción del vi­cio”–, agra­va es­ta di­fi­cul­tad pa­ra ac­ce­der a un em­pleo. “Las em­pre­sas no quie­ren con­tra­tar­nos por­que de­ben acon­di­cio­nar ins­ta­la­cio­nes com­ple­ta­men­te se­pa­ra­das y no­so­tras no po­de­mos re­ci­bir o dar ins­truc­cio­nes di­rec­ta­men­te a un hom­bre. In­clu­so en la uni­ver­si­dad ve­mos a los pro­fe­so­res por una pan­ta­lla de te­le­vi­sión. ¡Es de­ma­sia­do!”. Ella tu­vo que re­nun­ciar a su tra­ba­jo en Aram­co, la com­pa­ñía es­ta­tal de pe­tró­leo, tras la cam­pa­ña que su­frió por sal­tar­se las nor­mas. Fue acu­sa­da en la pren­sa de trai­do­ra y pros­ti­tu­ta, su hi­jo Aboody fue mal­tra­ta­do en el co­le­gio y su fa­mi­lia –“muy tra­di­cio­nal y con­ser­va­do­ra”, cuen­ta– tam­bién su­frió aco­so. “A pe­sar de to­do, es­toy or­gu­llo­sa de ser sau­dí y ha­go es­to por­que amo a mi país”, di­ce. Pe­ro, aun­que con­ti­núa pa­san­do tem­po­ra­das allí, re­si­de ac­tual­men­te en Du­bái jun­to a su se­gun­do ma­ri­do, bra­si­le­ño, y sus dos hi­jos. Ellos, que han apren­di­do que nun­ca de­ben re­ve­lar quién es su ma­dre, tam­bién re­ci­ben otros men­sa­jes. “Siem­pre les di­go: “Cues­tio­nad las re­glas, pe­ro nun­ca a vosotros mis­mos”.

¿Cam­bios reales?

En 2013, el rey Ab­da­lá (fa­lle­ci­do ha­ce dos años) emi­tió un de­cre­to que per­mi­tía que el 20% de los miem­bros del Con­se­jo de la Shu­ra, el ór­gano con­sul­ti­vo del país, es­tu­vie­ra for­ma­do por miem­bros fe­me­ni­nos “con ple­nos de­re­chos y obli­ga­cio­nes”. In­clu­so per­mi­tió que las ciu­da­da­nas vo­ta­ran en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 2015. Unas de­ci­sio­nes cues­tio­na­das por la au­to­ri­dad re­li­gio­sa, aplau­di­das por mu­chos hom­bres y ob­ser­va­das con es­cep­ti­cis­mo por las ac­ti­vis­tas. “Al­go es­tá cam­bian­do, pe­ro son avan­ces más sim­bó­li­cos que reales –re­fle­xio­na Ma­nal–. Lo que ne­ce­si­ta­mos es que se nos per­mi­ta tra­ba­jar en igual­dad de con­di­cio­nes, eso sí que se­ría un au­tén­ti­co cam­bio”.

“Mu­chos de los chó­fe­res que lle­van a las mu­je­res son ni­ños de ape­nas 10 años”.

Ma­nal con­du­cien­do, en el ví­deo que subió ayou­tu­be y se hi­zo vi­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.