Re­en­cuen­tro con el PA­SA­DO

A ve­ces, cuan­do en la ma­du­rez se nos pre­sen­ta al­guien de una eta­pa an­te­rior, en­con­tra­mos sin sa­ber­lo lo que es­tá­ba­mos bus­can­do. ¿Pue­de un ex cam­biar­nos la vi­da?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

AAl abrir la puer­ta, Mar­ta se en­con­tró un men­sa­je­ro con un ra­mo de ro­sas. Den­tro, en una tar­je­ta, po­nía: “Nun­ca te ol­vi­dé”; y de­ba­jo unos ver­sos de un tan­go de Gar­del: “Y aun­que no qui­se el re­gre­so, siem­pre se vuel­ve al pri­mer amor”. Fi­nal­men­te, una pre­gun­ta: “¿Te atre­ves a re­cu­pe­rar una his­to­ria que nun­ca de­bió aca­bar? Te es­pe­ro el 14, don­de siem­pre”. Una sen­sa­ción de ale­gría re­co­rrió a Mar­ta. Te­nía 53 años y se en­con­tra­ba en una épo­ca tran­qui­la de la vi­da. Se ha­bía se­pa­ra­do ha­cía seis años, des­pués de una lar­ga his­to­ria con su ex pla­ga­da de des­en­cuen­tros. Y aho­ra, que no que­ría más com­pli­ca­cio­nes de pa­re­ja, apa­re­cía Raúl, su pri­mer amor, con el que vi­vió una his­to­ria apa­sio­na­da, in­te­rrum­pi­da por­que él se fue a vi­vir a Lon­dres. En prin­ci­pio, iba a pa­sar so­lo un año, pe­ro Mar­ta no so­por­tó esa se­pa­ra­ción y co­men­zó a sa­lir con otro. Raúl, al fi­nal, no vol­vió. Mar­ta ha­bía per­di­do prác­ti­ca­men­te el con­tac­to con su pa­dre, al que es­ta­ba muy uni­da, des­pués de que se se­pa­ra­ra de su ma­dre, cuan­do ella te­nía sie­te años. Des­pués, a lo lar­go de su vi­da, lo vio po­cas ve­ces. Su­frió mu­cho por ello, de mo­do que cuan­do Raúl se fue a Lon­dres, lo vi­vió co­mo un aban- dono in­so­por­ta­ble y rom­pió la re­la­ción. Sin em­bar­go, el amor que sen­tía por él es­ta­ba ba­sa­do en una com­pli­ci­dad muy es­pe­cial que col­ma­ba ca­si to­dos sus de­seos. Fue la evo­ca­ción del pa­dre lo que la con­du­jo a aban­do­nar­lo. Aho­ra, tras su re­en­cuen­tro, él le pro­po­ne una ci­ta el día de los ena­mo­ra­dos. Y Mar­ta de­ci­de in­ten­tar­lo de nue­vo. Los en­cuen­tros amo­ro­sos en la edad adul­ta son, en par­te, re­en­cuen­tros con los mis­te­rio­sos la­zos afec­ti­vos que nos unen a nues­tros pri­me­ros amo­res: ma­dre, pa­dre y her­ma­nos. Con ellos, si to­do fue bien, que­dó en­la­za­do el afec­to y la ter­nu­ra Y con ellos, sin sa­ber­lo, apren­di­mos a que­rer a otros. La ma­dre es nues­tro pri­mer ob­je­to de amor, un ser que ne­ce­si­ta­mos pa­ra vi­vir. En esa tra­ma in­fan­til de afec­tos, el amor por ella se des­pla­za des­pués al pa­dre y más tar­de a los otros. Por ello, el en­cuen­tro con un amor es más bien un re­en­cuen­tro con al­go que nos mar­có. De la mis­ma ma­ne­ra que se idea­li­za el ob­je­to ma­terno en la in­fan­cia, tam­bién se idea­li­za a la per­so­na de la que uno se enamo­ra.

Cons­truir el amor

El des­pla­za­mien­to de ese pri­mer amor a otros amo­res, con­vier­te a la ama­da o al ama­do en úni­cos, de mo­do que si se es aban­do­na­do, se pue­de lle­gar a sen­tir la ma­yor so­le­dad o la más ab­so­lu­ta in­de­fen­sión. El amor in­fan­til a la ma­dre se irá des­pla­zan­do pau­la­ti­na­men­te pa­ra lle­gar a cons­truir un amor adul­to. Hay que re­co­rrer un lar­go ca­mino des­de ese pri­mer ape­go, re­em­pla­zán­do­la en su­ce­si­vos des­pla­za­mien­tos por otras per­so­nas que, si bien con­ser­van al­gu­nos ras­gos de ella, tam­bién se tie­nen que en­con­trar lo su­fi­cien­te­men­te ale­ja­das y di­fe­ren­cia­das pa­ra que se dé la ple­ni­tud del amor. En es­ta ca­de­na de des­pla­za­mien­tos del amor in­fan­til, los pri­me­ros es­la­bo­nes que sus­ti­tu­yen a la ma­dre son, pri­me­ro, el pa­dre y, des­pués, los her­ma­nos y las per­so­nas cer­ca­nas con las que se es­ta­blez­ca una re­la­ción afec­ti­va. El pa­dre se con­vier­te en la pie­za fun­da­men­tal pa­ra que esa de­pen­den­cia y fu­sión ma­ter­na de­je pa­so a otra per­so­na a la que se di­ri­ge el amor. Pa­ra

Sin el pe­li­gro de re­pe­tir lo que nos hi­zo rom­per, pue­de que la re­la­ción pros­pe­re.

ello, el pro­ge­ni­tor tie­ne que acom­pa­ñar a los hi­jos en su cre­ci­mien­to, im­pli­car­se emo­cio­nal­men­te y desear for­mar par­te de su his­to­ria. Las re­la­cio­nes afec­ti­vas que se vi­ven en la in­fan­cia se re­edi­tan en la ado­les­cen­cia. En­ton­ces, los de­seos se di­ri­gen a per­so­nas fue­ra de la fa­mi­lia, pe­ro con­ser­van los ras­gos que se apren­die­ron y se in­ten­ta re­pro­du­cir­los. La fra­se del tan­go (“siem­pre se vuel­ve al pri­mer amor”) que re­ci­bió Mar­ta se re­fie­re a es­ta ten­den­cia de la pul­sión amo­ro­sa de in­ten­tar re­en­con­trar al­go que se su­po­ne que se per­dió. Es un amor su­pues­to, por­que nun­ca hu­bo ple­ni­tud to­tal, aun­que sí la fan­ta­sía y el de­seo de te­ner­lo to­do cu­bier­to con ese otro idea­li­za­do. Las pri­me­ras hue­llas amo­ro­sas, que que­dan en el fon­do de nues­tro ar­ma­rio emo­cio­nal, se pro­du­cen an­tes de que ten­ga­mos ca­pa­ci­dad pa­ra ra­zo­nar. El he­cho de que nues­tros pri­me­ros amo­res se ori­gi­nen en la in­fan­cia es la ra­zón por la que al­guien que se aca­ba de enamo­rar di­ce: “Es co­mo si le co­no­cie­ra de to­da la vi­da”. El amor es más un re­en­cuen­tro que un en­cuen­tro. Cual­quier ex­pe­rien­cia amo­ro­sa in­flu­ye en la si­guien­te. Las cua­li­da­des reales o ima­gi­na­rias del ama- do es­tán ahí pa­ra col­mar un de­seo que nos em­pu­ja ha­cia ese al­guien por­que te­ne­mos una hue­lla en nues­tra me­mo­ria emo­cio­nal cu­ya for­ma coin­ci­de con la su­ya.

Po­si­bi­li­dad de cam­bio

En el amor en­con­tra­mos lo que bus­cá­ba­mos aun sin sa­ber­lo. Por eso, es po­si­ble que sal­ga a nues­tro en­cuen­tro un an­ti­guo amor. Si se han ela­bo­ra­do los con­flic­tos que hi­cie­ron aban­do­nar la re­la­ción, se pue­de in­ten­tar re­vi­vir­la. ¿Es po­si­ble re­cons­truir un amor del pa­sa­do? ¿Se bus­ca evi­tar an­ti­guos errores? Si so­mos ca­pa­ces de ela­bo­rar lo que ter­mi­nó con la re­la­ción, he­mos apren­di­do so­bre no­so­tras mis­mas y nos en­con­tra­mos en dis­po­si­ción de abrir­nos de nue­vo, sin el pe­li­gro de re­pe­tir lo que nos lle­vó a rom­per, es po­si­ble que la re­la­ción pros­pe­re. El de­seo de amar y de ser ama­dos es in­he­ren­te a la con­di­ción hu­ma­na. Un re­en­cuen­tro pue­de ser el pri­mer pa­so pa­ra sa­lir de un error. Po­de­mos te­ner una se­gun­da opor­tu­ni­dad, pe­ro pa­ra ello de­be­mos ser ge­ne­ro­sos con no­so­tros mis­mos, pre­gun­tar­nos qué nos pa­sa e in­te­rro­gar­nos so­bre nues­tra par­ti­ci­pa­ción en el fra­ca­so. Así nos con­ce­de­re­mos la po­si­bi­li­dad de cam­biar. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.