SO­BRE­SA­LIEN­TE EN “DAB”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

No po­de­mos que­jar­nos de que nues­tros hi­jos sean mus­tios, si­len­cio­sos o apo­ca­dos. To­das las no­ches se sien­tan a ce­nar fren­te a no­so­tros, tres con­tra dos, pa­ra de­mos­trar­nos que son ma­yo­ría. Nos re­tan con la mi­ra­da y lue­go se po­nen a ha­blar muy rá­pi­do. Del co­le­gio. De sus co­sas. De las no­tas. De Ve­get­ta. De Ser­gio Ra­mos. De Ko­ke. De Griezz­mann. De una pro­fe­so­ra. De un maes­tro. El que no ha­bla, ta­ra­rea. Los otros si­guen. Un ni­vel de no sé qué jue­go. Una app. Una can­ción. Un chis­te. Una es­tu­pi­dez. Ellos co­men y Pablo y yo in­ten­ta­mos al­can­zar su ve­lo­ci­dad de con­ver­sa­ción, pe­ro siem­pre nos que­da­mos re­za­ga­dos. Cuan­do se nos es­ca­pa un “¿Eh?”, los tres, sin­cro­ni­za­dí­si­mos, ha­cen el dab y se par­ten.

Al prin­ci­pio, yo en­ten­día daf y Pablo gag, pe­ro mo­ri­ría­mos an­tes de pre­gun­tar y re­co­no­cer que ha­bía­mos na­ci­do en el si­glo XX. Tam­po­co con­fiá­ba­mos en la res­pues­ta: nues­tros ni­ños es­tán en dis­tin­tos gra­dos de ado­les­cen­cia, esa en­fer­me­dad que se ha ade­lan­ta­do y em­pie­za aho­ra cuan­do tu hi­jo de­ja de ver Po­co­yó y po­ne un you­tu­ber en su vi­da. Pablo pen­sa­ba que era un es­tor­nu­do, al­go de una pe­lí­cu­la, un li­bro de Tom Ga­tes. Pe­ro yo te­nía mis sos­pe­chas y es­pe­ré a que los de Pablo es­tu­vie­ran con su ma­dre pa­ra aco­rra­lar al mío, al pe­que­ño, con mi voz de ma­dre de cuen­to de ha­das: “Pe­ru, ¿me lo de­le­treas?”. Lo es­cri­bió en la pi­za­rra que to­da fa­mi­lia mo­der­na tie­ne en la co­ci­na: “D-A-B”. Así, en ma­yús­cu­las. Y yo le hi­ce una se­ñal de agra­de­ci­mien­to le­van­tan­do el pul­gar, por­que es el úni­co emo­ti­cono que con­si­go re­pre­sen­tar pa­ra que me en­tien­da. Mi be­bé “dab­be­ro” se fue de la co­ci­na y yo me aba­lan­cé so­bre la Wikipedia. El dab es un pa­so de bai­le ur­bano cu­yo ori­gen... Me­jor que ca­da uno lo bus­que ba­jo su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad.

Es­pe­ré a Pablo esa no­che y le pro­pu­se con­tra­ata­car, pre­pa­rar una co­reo­gra­fía con la que de­fen­der­nos y har­tar­los has­ta que ellos de­pu­sie­ran el ro­lle­te you­tu­be­ro. Pablo se ne­gó: “So­mos prehis­tó­ri­cos, pe­ro dig­nos”. Esa no­che vol­vie­ron sus hi­jos, con las no­tas. Pablo tie­ne un co­ra­zón de­li­ca­do y su hi­ja po­ca to­le­ran­cia a las ma­te­má­ti­cas. “¿No es me­jor que se las en­se­ñes pri­me­ro a tu ma­dre y que ella nos ha­ga un re­su­men?”, su­ge­rí. “¡Qué fal­ta de con­fian­za, ma­dras­tra!”, res­pon­dió. “¡No me lla­mes ma­dras­tra!”, le di­je. “¡Pues no lo seas! ¡Atré­ve­te a leer mis no­tas!”. Cuan­do tie­nen ra­zón, tie­nen ra­zón. Mi­ré a Pablo, me au­to­ri­zó y le fui le­yen­do. “¡To­ma! ¡To­ma! ¡To­ma…!”. Cuan­do lle­ga­mos a las ma­te­má­ti­cas, Pablo es­ta­ba bai­lan­do al­re­de­dor de la me­sa una danza prehis­tó­ri­ca, pro­ba­ble­men­te in­dig­na, pe­ro con un agra­de­ci­mien­to sin­ce­ro ha­cia los pro­fe­so­res you­tu­bers que se es­fuer­zan en pu­bli­car cla­ses prác­ti­cas y em­pá­ti­cas. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.