LA AC­TI­VIS­TA QUE HA­BLA DE LAS MU­JE­RES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué -

Ha­bía dos ma­ri­dos, y a nin­guno de los dos les gus­ta­ron los hue­vos. A mí tam­po­co me gus­tan he­chos así, les di­je. Ha­céos­los vo­so­tros mis­mos”. Así em­pie­za Pa­dres de se­gun­da mano, uno de los pri­me­ros cuen­tos que es­cri­bió Gra­ce Pa­ley, don­de apa­re­ce Fe, uno de sus al­ter ego: un ama de ca­sa con dos ni­ños y dos ex, tan be­li­ge­ran­te y áci­da co­mo lo era la au­to­ra, allá por los años 70. Pa­ley se crió en el Bronx, con un pa­dre mé­di­co, la abue­la y dos tías, en una familia ju­día ucra­nia­na de in­mi­gran­tes. “La vi­da en la cocina, la vi­da con los ni­ños era lo que me ha­bía si­do da­do”, co­men­ta­ba ya ma­yor la au­to­ra de es­tos im­pres­cin­di­bles Cuen­tos com­ple­tos, al ex­pli­car que su es­cri­tu­ra na­cía de la vi­da co­ti­dia­na, ese te­rri­to­rio de las mu­je­res, de don­de ella, con su do­ble oí­do, uno pa­ra el ho­gar, otro pa­ra la li­te­ra­tu­ra, ex­traía sus his­to­rias. Pa­ra en­ton­ces, era ya una ac­ti­vis­ta que se de­fi­nía co­mo “pa­ci­fis­ta com­ba­ti­va”, de esas que lu­cha­ban a bra­zo par­ti­do con­tra la gue­rra de Viet­nam por la Quin­ta Ave­ni­da. Es­tos cuen­tos, que arran­can en los años 50 y lle­gan has­ta los 90, cons­ti­tu­yen un pa­seo por la sen­si­bi­li­dad fe­me­ni­na y sus con­tra­dic­cio­nes. Pa­ley es una de las nues­tras; sus per­so­na­jes de­ba­ten en la cocina, mien­tras char­lan con la ve­ci­na o dis­cu­ten con su aman­te; co­mo la Sra Raf­tery, ma­ni­pu­la­do­ra im­pla­ca­ble de do­ble mo­ral, que ma­ne­ja hi­jo, nue­ra y aman­te: “Cuan­do no tie­nen los pul­mo­nes y el es­tó­ma­go des­tro­za­dos por el ex­ce­so de tra­ba­jo, los hom­bres se lar­gan por ahí. No te sien­tas de­cep­cio­na­da. No co­noz­co a nin­gún hom­bre que le ha­ya du­ra­do to­da la vi­da a una mu­jer.” Pa­ley nos ha­ce reír con sus diá­lo­gos chis­pean­tes, pe­ro sa­be ser du­ra tam­bién, co­mo en el es­tre­me­ce­dor re­la­to La jo­ven­ci­ta, don­de na­rra la vio­la­ción de una ado­les­cen­te. Y siem­pre, siem­pre, ya lo com­pro­ba­rán, es in­te­li­gen­te y ma­ra­vi­llo­sa­men­te op­ti­mis­ta.

“Los hom­bres han es­cri­to tan­tas ve­ces so­bre las mu­je­res sin co­no­cer la reali­dad de sus vi­das y, peor aún, sin es­tar in­tere­sa­dos en esa reali­dad co­ti­dia­na...”. Gra­ce Pa­ley, en de­cla­ra­cio­nes a The Pa­ris Re­view

Gra­ce Pa­ley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.