¿Por qué si­gue MA­TAN­DO el cán­cer de ma­ma?

La muer­te de Bim­ba Bo­sé in­cre­men­ta el te­mor so­bre una en­fer­me­dad que afecta a 26.000 es­pa­ño­las ca­da año. ¿Qué ha po­di­do fa­llar en su ca­so? La dra. Ana Lluch, una de las on­có­lo­gas más pres­ti­gio­sas del mun­do, nos ayu­da a en­ten­der­lo. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

“Cuan­do hay me­tás­ta­sis no ha­bla­mos de cu­ra­ción, sino de cro­ni­fi­ca­ción”.

CCuan­do ha­bla­mos de cán­cer de ma­ma, no to­do son bue­nas no­ti­cias y la­zos ro­sas. Aun­que la mor­ta­li­dad por es­ta en­fer­me­dad ha des­cen­di­do en los úl­ti­mos años gra­cias a los pro­gra­mas de cri­ba­do y a la me­jo­ra de los tra­ta­mien­tos, es­tos tu­mo­res si­guen sien­do la pri­me­ra cau­sa de muer­te por cán­cer en Es­pa­ña pa­ra las mu­je­res. Los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles per­te­ne­cen a 2014, y ha­blan de 6.213 fa­lle­ci­das por su cul­pa. El ca­so de Bim­ba Bo­sé ha da­do vi­si­bi­li­dad a la ca­ra más amar­ga de es­ta pa­to­lo­gía: la del ries­go que co­rren la cuar­ta par­te de sus víc­ti­mas de que el tu­mor se ex­tien­da del pe­cho a otros órganos. Una reali­dad po­co co­no­ci­da, tan­to que a ve­ces las pa­cien­tes que la su­fren se sienten ais­la­das. Y, aho­ra, te­me­ro­sas. ¿Por qué no se ha cu­ra­do Bim­ba Bo­sé? ¿Qué ha fa­lla­do? He­mos pre­gun­ta­do so­bre su ca­so a la dra. Ana Lluch, je­fa del Ser­vi­cio de He­ma­to­lo­gía y On­co­lo­gía del Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio de Va­len­cia, y ella nos ha des­pe­ja­do to­das las du­das. Mujerhoy. El fa­lle­ci­mien­to de Bim­ba Bo­sé ha pro­vo­ca­do un shock, so­bre to­do en­tre las mu­je­res, ya que lle­va­mos años oyen­do de­cir que el cán­cer de ma­ma se cu­ra... Dra. Ana Lluch. Es ver­dad que la gran ma­yo­ría de cán­ce­res de ma­ma se cu­ran, pe­ro cuan­do el tu­mor se ha ex­ten­di­do a otros lu­ga­res del or­ga­nis­mo (me­tás­ta­sis) de­ja­mos de ha­blar de cu­ra­ción y em­pe­za­mos a ha­blar de cro­ni­fi­ca­ción. Eso sig­ni­fi­ca la po­si­bi­li­dad de vi­vir años, in­clu­so 10, con la en­fer­me­dad y, al mis­mo tiem­po, de ha­cer­lo con ca­li­dad de vi­da.

¿Y cuán­tos ca­sos evo­lu­cio­nan a en­fer­me­dad avan­za­da?

Se cal­cu­la que en­tre un 5% y un 10% de las pa­cien­tes lle­gan con cán­cer de ma­ma me­tás­ta­si­co de ini­cio, aun­que al­re­de­dor de una cuar­ta par­te del to­tal desa­rro­llan me­tás­ta­sis tras el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to.

En el ca­so de Bim­ba Bo­sé, ella mis­ma dio a en­ten­der que te­nía me­tás­ta­sis des­de el mo­men­to de su diag­nós­ti­co. Ha­ce unos me­ses afir­mó que el tu­mor ha­bía de­ja­do de res­pon­der a la te­ra­pia hor­mo­nal. ¿Por qué su­ce­de eso? Por­que al­gu­nos tu­mo­res aca­ban desa­rro­llan­do re­sis­ten­cia a los me­di­ca­men­tos on­co­ló­gi­cos. Es de­cir, ex­pli­ca­do de una for­ma sen­ci­lla, las cé­lu­las can­ce­ro­sas “apren­den” a es­qui­var la ac­ción de los tra­ta­mien­tos que se em­plean con­tra ellas, y aca­ban desa­rro­llan­do to­do ti­po de es­tra­te­gias pa­ra se­guir so­bre­vi­vien­do y di­fun­dién­do­se. De he­cho, la ma­yo­ría de los es­tu­dios ac­tua­les es­tán en­fo­ca­dos a des­en­tra­ñar los me­ca­nis­mos que ha­cen que los tu­mo­res se vuel­van in­mu­nes o re­sis­ten­tes. Por eso es tan im­por­tan­te de­di­car es­fuer­zos y fon­dos a la in­ves­ti­ga­ción. Hay que des­en­mas­ca­rar to­das las es­tra­te­gias que uti­li­zan los tu­mo­res pa­ra que los fár­ma­cos no fun­cio­nen con­tra ellos y desa­rro­llar nue­vos me­di­ca­men­tos que los des­tru­yan.

¿Cuán­tos cán­ce­res de ma­ma se diag­nos­ti­can ca­da año en nues­tro país? Unos 26.000. Los ca­sos de me­tás­ta­sis son mi­no­ri­ta­rios, pe­ro a los on­có­lo­gos nos pa­re­ce un gru­po enor­me. ¿Qué ti­pos de cán­cer de ma­ma pue­den desa­rro­llar re­sis­ten­cia a los tra­ta­mien­tos? To­dos. Por eso nun­ca he­mos ha­bla­do de un 100% de cu­ra­cio­nes. Sí po­de­mos de­cir que la ma­yo­ría de las pa­cien­tes su­pe­ran el cán­cer, pe­ro hay un por­cen­ta­je que no lo con­si­gue.

La es­pe­ran­za es­tá en tra­ta­mien­tos nue­vos que fun­cio­nen cuan­do otros de­jan de ha­cer­lo. Así es. Por ejem­plo, aho­ra te­ne­mos in­hi­bi­do­res del ci­clo ce­lu­lar que apli­ca­mos cuan­do los tu­mo­res se ha­cen re­sis­ten­tes a los in­hi­bi­do­res de aro­ma­ta­sa (un tra­ta­mien­to hor­mo­nal). Es­tos nue­vos fár­ma­cos fun­cio­nan por me­ca­nis­mos di­fe­ren­tes a los an­te­rio­res, en es­te ca­so fre­nan­do la pro­li­fe­ra­ción de las cé­lu­las tu­mo­ra­les. ¿Cuá­les son las tres co­sas que to­dos de­be­ría­mos sa­ber so­bre el cán­cer de ma­ma? En pri­mer lu­gar, que si se de­tec­ta a tiem­po es cu­ra­ble. En se­gun­do, que hay que se­guir apo­yan­do la in­ves­ti­ga­ción. Y en ter­ce­ro, que una mu­jer que si­ga las re­co­men­da­cio­nes de scree­ning y pre­ven­ción no tie­ne por qué te­ner mie­do. No tar­da­re­mos en ver có­mo se su­pe­ran ca­sos que hoy se con­si­de­ran in­cu­ra­bles.

“Pron­to ve­re­mos có­mo se su­pe­ran ca­sos que hoy se con­si­de­ran in­cu­ra­bles”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.