LEO NOR WAT LING

Tran­si­ta por los 40 más se­gu­ra que nun­ca. Ex­per­ta en des­apa­re­cer (pa­ra que la eche­mos de me­nos), la ac­triz vuel­ve con una se­rie de te­le­vi­sión y una cin­ta de te­rror. Por Ana Santos / Fo­tos: An­to­nio Te­rrón

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Pri­me­ro ha­bla­mos tran­qui­la­men­te y to­ma­mos un ca­fé, ¿va­le?”, di­ce la ac­triz y can­tan­te Leo­nor Watling na­da más ha­cer en­tra­da en el ves­tí­bu­lo del ho­tel. Ha­ce dos días ate­rri­zó en Ma­drid tras pa­sar unas lar­gas va­ca­cio­nes en Uru­guay –país de su pa­re­ja, Jor­ge Drex­ler– y to­da­vía no se ha ha­bi­tua­do al cam­bio de ho­ra­rio ni a la ola de frío. Las oje­ras la de­la­tan, pe­ro no hay ni ras­tro del ve­rano aus­tral en su en­vi­dia­ble piel blan­ca; pro­ba­ble­men­te, he­ren­cia de su ma­dre in­gle­sa. “Lo pa­sa­mos muy bien allí, so­bre to­do los ni­ños –sus hi­jos, Lu­ca, de ocho años, y Lea, de cin­co–, pe­ro es­ta vez he­mos es­ta­do un mes en­te­ro, un po­co too much. Es que no soy muy so­cia­ble…”, con­fie­sa an­tes de aban­do­nar­se a una so­no­ra car­ca­ja­da. Por­que el tono de voz de Leo­nor, dul­ce y en­vol­ven­te cuan­do ha­bla, se trans­for­ma en gra­ve y contagioso cuan­do ríe, al­go que ha­ce muy a me­nu­do. “Soy op­ti­mis­ta y afron­to las co­sas con mu­cho sen­ti­do del hu­mor; es que si no, no se pue­de… El éxi­to y el fra­ca­so hay que re­la­ti­vi­zar­lo. Co­mo de­cía un ami­go mío en una épo­ca en la que yo co­se­cha­ba bas­tan­tes bue­nas crí­ti­cas: “Ni eres tan bue­na co­mo di­cen ni tan ma­la co­mo van a de­cir”. Y tie­ne to­da la ra­zón, unas ve­ces es­tás bien y otras no tan­to… Es­ta ac­ti­tud me vie­ne ge­nial. Cuan­do no la ten­go, me dan ata­ques de an­sie­dad sin pa­rar. Me acuer­do de que, con los ni­ños, la gen­te me de­cía: “¡Po­bre, no dor­mi­rás na­da!”; y yo pen­sa­ba: “Dor­mir po­co so­lo por­que hay un be­bé llo­ran­do y no por an­gus­tia es guay”. La ma­ter­ni­dad te qui­ta el fo­co a ti y lo tras­la­da a otras co­sas, y eso es ma­ra­vi­llo­so”.

“PEN­SAR EN TÉR­MI­NOS DE LO­GÍS­TI­CA”

Re­co­no­ce con to­tal na­tu­ra­li­dad lle­var un par de años des­apa­re­ci­da de la in­ter­pre­ta­ción. Des­de que en 2014 es­tre­nó la co­me­dia gas­tro­ro­mán­ti­ca Amor a la car­ta has­ta que en 2016 acep­tó em­bar­car­se en Pul­sa­cio­nes, la se­rie de An­te­na 3 que ha su­pues­to el re­gre­so de Emi­lio Ara­gón co­mo di­rec­tor. “¡Me en­can­tó vol­ver a ro­dar! Es­tá­ba­mos muer­tos de frío gra­ban­do en un hos­pi­tal aban­do­na­do y yo pen­sa­ba: “Có­mo me gus­ta es­to”. Se me ha­bía ol­vi­da­do esa sen­sa­ción. ¿Ha si­do un re­ti­ro vo­lun­ta­rio? “Una mez­cla. Por un la­do, ten­go el pri­vi­le­gio de po­der ele­gir y, por otro, de­jan de ofre­cer­te co­sas por­que ya no es­tás tan ex­pues­ta. Ade­más, pa­ra mí la ma­ter­ni­dad es más com­pa­ti­ble con la mú­si­ca que con el ci­ne. En dos se­ma­nas gra­bas un dis­co y pa­ra un con­cier­to vas un día y vuel­ves al si­guien­te. Pe­ro re­cuer­do que cuan­do ro­dé Lo me­jor de Eva, aun­que to­da­vía no te­nía a Lea, tra­ba­ja­ba 14 ho­ras diarias, co­mo el res­to del equi­po, y lle­ga­ba a ca­sa muer­ta. Me cos­ta­ba mu­chí­si­mo y no dis­fru­ta­ba de nin­gu­na de las dos co­sas. Te­nía esa sen­sa­ción de que no es­tás en nin­gún si­tio y lo ha­ces to­do mal. En­ton­ces em­pie­zas a pen­sar más en tér­mi­nos de lo­gís­ti­ca que ar­tís­ti­cos y te vas per­dien­do co­sas. Creo que hay ex­pe­rien­cias con tus hi­jos que no vol­ve­rás a vi­vir y es una pe­na no dis­fru­tar­las”, ex­pli­ca.

CRU­CE DE CA­MI­NOS DREX­LER

Y eso que Leo­nor no era de esas mu­je­res que te­nían cla­ro que que­rían ser ma­dres, ni si­quie­ra se lo plan­tea­ba has­ta que el com­po­si­tor Jor­ge Drex­ler se cru­zó en su vi­da. “En mi ca­so, te­ner hi­jos fue con­se­cuen­cia de en­con­trar a mi pa­re­ja; an­tes no te­nía de­ma­sia­das ga­nas –re­co­no­ce–. La ex­pe­rien­cia es­tá sien­do co­mo me ha­bían con­ta­do y, al mis­mo tiem­po, co­mo na­da de lo que me ha­bían di­cho. Es co­mo enamo­rar­se por pri­me­ra vez, pa­re­ce que eres tú quien ha in­ven­ta­do el amor. Es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra que­rer­los con lo­cu­ra, pe­ro no me es­pe­ra­ba que ellos me ama­ran de una for­ma tan in­con­di­cio­nal y por en­ci­ma de to­das las co­sas. Pe­ro ten­go cla­ro que la ma­ter­ni­dad es una par­te más y ni te ha­ce me­jor per­so­na ni te com­ple­ta co­mo mu­jer; co­noz­co ma­dres de seis hi­jos que se sien­ten in­com­ple­tas y to­do lo con­tra­rio. Una vez vi un ti­tu­lar que me mo­ría de ri­sa: “Leo­nor Watling, es­po­sa de Jor­ge Drex­ler y ma­dre de dos hi­jos”. Y pen­sé: “Muy bien, es cier­to, pe­ro no es to­da la ver­dad”. Pa­ra mí y pa­ra mu­chas otras mu­je­res es al­go in­creí­ble, pe­ro no pa­ra to­das”. Tam­bién una res­pon­sa­bi­li­dad que ejer­ce con más pro­tec­ción de la que le gus­ta­ría. “Soy bas­tan­te bri­tá­ni­ca pa­ra los ho­ra­rios, pe­ro pa­ra lo de­más so­mos

“CRI­SIS DE LOS 40? Y DE LOS 30 Y DE LOS 20... VI­VO EN CRI­SIS”

hi­per­con­ci­lia­do­res, hi­per­ha­bla­do­res… Es­ta ge­ne­ra­ción de pa­dres es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta a las an­te­rio­res, a ver có­mo sa­len los ni­ños”, re­co­no­ce. A Watling le han col­ga­do to­das las eti­que­tas ima­gi­na­bles en el mun­do del ci­ne: ni­ña pro­di­gio, ac­triz re­ve­la­ción, sex sym­bol, chi­ca Al­mo­dó­var, mu­sa in­die e in­tér­pre­te­que-se-me­te-a-can­tan­te. Una lar­ga ca­rre­ra que in­clu­ye cer­ca de 40 pe­lí­cu­las, pe­ro que em­pe­zó ca­si por ca­sua­li­dad.

PA­SOS DE BAI­LE

“Mu­chas ve­ces di­cen: “Una le­sión trun­có su ca­rre­ra de bai­la­ri­na…”, pe­ro no es ver­dad. Es cier­to que me gus­ta­ba mu­cho bai­lar y lo pa­sé fa­tal cuan­do lo tu­ve que de­jar, pe­ro na­da más. Creo que, si sien­tes la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­te, lo ha­ces es­cri­bien­do, pin­tan­do o in­ter­pre­tan­do, de­pen­dien­do de la ten­den­cia que ten­gas y de lo que la vi­da te pon­ga más a mano. Yo te­nía 14 años cuan­do me to­pé con un car­tel de cla­ses de ar­te dra­má­ti­co, em­pe­cé a ir los sá­ba­dos y me en­con­tré con unos com­pa­ñe­ros fan­tás­ti­cos”, cuen­ta. En su fa­mi­lia na­die tor­ció el ges­to cuan­do Leo­nor se con­vir­tió en una ac­triz ado­les­cen­te. “Soy la me­nor de cua­tro her­ma­nos, dos chi­cos y dos chi­cas, y el ma­yor me sa­ca 10 años, así que di­je­ron aque­llo de: “Bueno, mi­ra, mien­tras aca­bes COU, haz lo que quie­ras”. Son in­creí­bles las co­sas que te mar­can en la vi­da. En mi ca­so, ser la pe­que­ña fue una de ellas…”. Con 16 años de­bu­tó en Jar­di­nes col­gan­tes, una pe­lí­cu­la van­guar­dis­ta con­si­de­ra­da de cul­to, y aun­que la ex­pe­rien­cia no fue muy po­si­ti­va –“lo pa­sé fa­tal, no en­ten­día na­da. Es­pe­rá­ba­mos cin­co ho­ras pa­ra ro­dar una es­ce­na y yo pen­sa­ba: “¿Qué tie­ne que ver es­to con ser ac­triz?”, cuen­ta–, ya no hu­bo vuel­ta atrás. “Al prin­ci­pio tu­ve una re­la­ción de amor odio con la in­ter­pre­ta­ción, pe­ro tras La ho­ra de los va­lien­tes, don­de ya ex­pe­ri­men­té esa sen­sa­ción de trans­for­mar­me en otra per­so­na, es­tu­ve un año sin tra­ba­jar y pen­sé: “Voy a lu­char de ver­dad, por­que es­to es lo que quie­ro ha­cer”. Aho­ra, ca­si dos dé­ca­das des­pués, es cons­cien­te de per­te­ne­cer a una ge­ne­ra­ción de ac­tri­ces muy po­ten­tes –Pe­né­lo­pe Cruz, Ele­na Ana­ya, Paz Vega, Na­ta­lia Ver­be­ke…–, pe­ro re­pa­sa su tra­yec­to­ria con cier­ta dis­tan­cia. “Al prin­ci­pio, pen­sa­ba que ha­cías una pe­lí­cu­la con Bi­gas Lu­na o Pe­dro Al­mo­dó­var y te con­ver­tías en un fe­nó­meno, pe­ro no era así o, al me­nos, yo no te­nía esa sen­sa­ción, me veía co­mo “a fue­go len­to” –ex­pli­ca–. El otro día me reía mu­cho con Na­ta­lia por­que com­pa­rá­ba­mos es­ta pro­fe­sión con una ca­rre­ra: un día tú es­tás de­lan­te, al día si­guien­te te pa­san tres, lue­go te re­cu­pe­ras… ¡Es un ca­mino tan lar­go!”. ¿Cri­sis de los 40?. “Y de los 20, los 30, el oto­ño, la pri­ma­ve­ra…

ME CON­SI­DE­RO CONTRAFÓBICA. CO­MO SOY TAN PUDOROSA LLE­GO EL PRI­MER DÍA DE RO­DA­JE Y ME DES­NU­DO”.

Yo ten­go cri­sis con to­do y soy de esas a las que una crí­ti­ca ma­la les afec­ta más que 15 bue­nas. Cla­ro que im­po­ne cum­plir años y hay una épo­ca co­mo que des­apa­re­ces y te asus­tas un po­co pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, yo ten­go mu­chos in­tere­ses”, afir­ma. In­clu­so se sien­te tan pri­vi­le­gia­da, que el de­ba­te so­bre la de­sigual­dad sa­la­rial en­tre los ac­to­res no tie­ne pro­ta­go­nis­mo en su dis­cur­so. “La pre­ca­rie­dad la­bo­ral es tan bru­tal que pri­me­ro ha­brá que lu­char pa­ra que a la gen­te, in­de­pen­dien­te­men­te de que sea hom­bre o mu­jer, no la tra­ten co­mo a un be­ca­rio has­ta la eter­ni­dad”. Tam­po­co las reivin­di­ca­cio­nes po­lí­ti­cas. “Siem­pre he pen­san­do que la cul­tu­ra no tie­ne un tin­te po­lí­ti­co ni es pa­tri­mo­nio de la iz­quier­da. Yo co­noz­co gen­te cul­tí­si­ma que es de de­re­chas, por eso no ter­mino de en­ten­der la ac­ti­tud del Go­bierno fren­te a la cul­tu­ra”.

TE­NER HI­JOS ES CO­MO ENAMO­RAR­SE POR PRI­ME­RA VEZ: PA­RE­CE QUE ERES TÚ QUIEN HA IN­VEN­TA­DO EL AMOR”.

MÁS QUE SU­SU­RROS

La re­la­ción de Watling con la mú­si­ca tam­bién vie­ne de le­jos, aun­que mu­chos pen­sa­ran que es­ta­ban an­te el enési­mo ca­so de una ac­triz con ín­fu­las de in­te­lec­tual que se en­tre­te­nía su­su­rran­do so­bre el es­ce­na­rio. In­clu­so le au­gu­ra­ron un dis­cre­to re­co­rri­do, pe­ro ha­ce 12 años que Leo­nor creó Mar­lan­go con Ale­jan­dro Pe­la­yo –en­ton­ces no­vios, lue­go ex y aho­ra ami­gos–, ya han pu­bli­ca­do seis dis­cos y acu­mu­lan fans in­con­di­cio­na­les. “Yo can­ta­ba en una co­ral El Me­sías de Hän­del y esas co­sas; em­pe­cé de so­prano y aca­bé co­mo con­tral­to, por­que fu­mo y me fue ba­jan­do el tono. Ade­más, te­nía un gru­po con unos ami­gos con los que so­ña­ba con ac­tuar en un bar de vez en cuan­do, por­que can­tar en una de las co­sas más in­creí­bles que hay. Pe­ro de re­pen­te tie­nes can­cio­nes pro­pias y te en­tran ga­nas de gra­bar­las. Es­to es un mis­te­rio, co­mo cuan­do los que es­cri­ben un li­bro sien­ten la ne­ce­si­dad de pu­bli­car­lo. Acu­di­mos a una pe­que­ña dis­co­grá­fi­ca por­que que­ría­mos ha­cer al­go bo­ni­to y nos di­je­ron: “Es­táis lo­cos, es­ta in­dus­tria se hun­de”. Pe­ro se­gui­mos ade­lan­te, ven­di­mos 60.000 co­pias y to­ca­mos en si­tios en los que nun­ca ha­bía­mos so­ña­do, co­mo el Pa­lau de la Mú­si­ca de Bar­ce­lo­na”. Leo­nor siem­pre tu­vo cla­ro que su re­la­ción con la mú­si­ca era al­go muy pro­fun­do y a es­tas al­tu­ras de ca­rre­ra no cree que ten­ga que de­ci­dir si quie­re más a pa­pá o a ma­má. “No po­dría lle­var bien la in­ter­pre­ta­ción co­mo úni­co mo­do de vi­da. Ade­más, can­tar en di­rec­to es un dro­ga in­creí­ble, por eso la gen­te ac­túa has­ta los 80 años. Es­tás dos ho­ras en el pre­sen­te más ab­so­lu­to, al­go que so­lo de­ben con­se­guir los que me­di­tan du­ran­te años –ex­pli­ca–. Pe­ro lue­go te vas a un ro­da­je y te das cuen­ta de que tam­po­co pue­des vi­vir sin esa lo­cu­ra ma­ra­vi­llo­sa. Así que, ¿por qué re­nun­ciar a una de las dos co­sas?”.

Ga­bar­di­na de Adol­fo Do­min­guez, top de Dior y pan­ta­lo­nes Twin­set.

Su­da­de­ra de Loe­we, ves­ti­do de Pin­ko y ani­llos de Lu­xen­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.