AR­CO me cam­bió la vi­da

La fe­ria de ar­te con­tem­po­rá­neo de Ma­drid es el lu­gar tu­mul­tuo­so y mer­can­til don­de coin­ci­den to­dos los ju­ga­do­res del sec­tor. Una ci­ta pa­ra co­mi­sa­rios, ga­le­ris­tas y ar­tis­tas que, pa­ra nues­tros pro­ta­go­nis­tas, su­pu­so un an­tes y un des­pués. Por Gui­ller­mo Es­pin

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

Em­ble­ma de la cul­tu­ra de nues­tro país, Arcoma­drid nun­ca ha es­ta­do exen­ta de apo­yos y crí­ti­cas, de es­cán­da­los me­diá­ti­cos y éxi­tos ful­gu­ran­tes. Pa­sa­da la re­sa­ca de su 35 aniver­sa­rio, la ci­ta in­ter­na­cio­nal por an­to­no­ma­sia del ca­len­da­rio cul­tu­ral es­pa­ñol ha de­mos­tra­do, en años de ex­tre­ma com­ple­ji­dad eco­nó­mi­ca, su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia, su áni­mo de adap­ta­ción y su ma­ni­fies­ta con­di­ción de es­ca­pa­ra­te del ar­te es­pa­ñol y la­ti­noa­me­ri­cano en el mun­do. En el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, cuen­ta con el va­lor de ser una de las fe­rias más lon­ge­vas –la su­pera Art Ba­sel, crea­da en 1970– y tam­bién de ha­ber aguan­ta­do las em­bes­ti­das de un mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de mar­ca­do acento an­glo­sa­jón, que ha vis­to pro­li­fe­rar fe­rias im­por­tan­tes en mu­chí­si­mos paí­ses des­de el co­mien­zo del si­glo XXI, tan­to por la ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal de Ba­si­lea (con edi­cio­nes anua­les tam­bién en Mia­mi y Hong Kong) co­mo por el sur­gi­mien­to de otras, la lon­di­nen­se Frie­ze a la ca­be­za, más cer­ca­nas a los cen­tros ofi­cia­les del po­der eco­nó­mi­co y co­lec­cio­nis­ta de Oc­ci­den­te. Sin em­bar­go, AR­CO no pa­re­ce ha­ber per­di­do nin­gu­na ba­ta­lla. Si­gue sien­do la fe­ria más vi­si­ta­da del pla­ne­ta, lo que ha­bla di­rec­ta­men­te de su im­por­tan­cia vi­tal pa­ra una so­cie­dad co­mo la nues­tra, vol­ca­da en su cu­rio­si­dad por las van­guar­dias in­ter­na­cio­na­les, pe­se a la in­sis­ten­cia de al­gu­nos sec­to­res de la pren­sa en cues­tio­nar, ca­da año, la pre­sen­cia de pie­zas cu­yo her­me­tis­mo o vo­lun­tad de jue­go con­cep­tual se tra­ta de ri­di­cu­li­zar. Hay co­sas que no cam­bian, pe­ro sí hay co­sas, y vi­das, que AR­CO ha cam­bia­do. Y pa­ra bien. Pue­den ser­vir de mues­tra las per­so­na­li­da­des de la cul­tu­ra con­vo­ca­das pa­ra es­te re­por­ta­je: su pa­so por la fe­ria ha trans­for­ma­do sus ca­rre­ras, po­ten­cián­do­las y dán­do­les un es­pa­cio ne­ce­sa­rio en el con­cier­to in­te­rior y ex­te­rior. Y no son los úni­cos: la his­to­ria de es­ta fe­ria es la his­to­ria del ar­te que ha mos­tra­do. Las ca­rre­ras de ar­tis­tas co­mo Tà­pies o Mi­kel Barceló se en­ten­de­rían hoy de una for­ma di­fe­ren­te si no hu­bie­ran pa­sa­do por es­ta ci­ta. Es­te año, y ba­jo la ba­tu­ta de Car­los Urroz, Arcoma­drid vie­ne a ra­ti­fi­car un ca­mino an­te­rior. Es una fe­ria más co­mer­cial, que man­tie­ne un buen ni­vel en nú­me­ro de ga­le­rías –es­te año, 200- y que se con­sa­gra co­mo ci­ta im­por­tan­te pa­ra los paí­ses de Eu­ro­pa cen­tral. No ha con­se­gui­do –pe­se a los mu­chos in­ten­tos– ser un re­fe­ren­te pa­ra los mer­ca­dos asiá­ti­co, bri­tá­ni­co o nor­te­ame­ri­cano, pe­ro vuel­ve a sa­car múscu­lo co­mo puer­ta del ar­te la­ti­noa­me­ri­cano a Eu­ro­pa, re­to­man­do es­te año la fór­mu­la del “país in­vi­ta­do” con Ar­gen­ti­na. Mul­ti­pli­ca tam­bién sus pro­gra­mas: a su tra­di­cio­nal sec­ción so­bre ga­le­rías y ar­tis­tas emer­gen­tes –lla­ma­da hoy Ope­ning, pe­ro crea­da en 1996 ba­jo el tí­tu­lo de Cut­ting Ed­ge–, aña­de es­te año un pro­gra­ma de Diá­lo­gos, co­mi­sa­ria­da por Ma­ría y Lo­re­na de Co­rral, don­de las ga­le­rías pre­sen­tan obras de dos ar­tis­tas cu­yos tra­ba­jos tie­nen víncu­los o per­mi­ten dis­cu­sión so­bre ideas del hoy. Es una fe­ria vi­va, que abre in­fi­ni­tas opor­tu­ni­da­des in­ter­na­cio­na­les a mu­chos de los que acu­den a ella. Aten­tos a es­tas his­to­rias, que son bue­na prue­ba de ello.

Si­gue sien­do la fe­ria de ar­te más vi­si­ta­da del pla­ne­ta y tam­bién la más po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.