PI­LAR BRIALES Y PA­TRI­CIA REZNAK

Ar­qui­tec­ta y jo­ye­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

“Que­re­mos que to­dos se sien­tan co­mo es­tre­llas” Jun­tas han crea­do la sa­la VIP de es­te año. “Si el co­lec­cio­nis­ta es­tá a gus­to, eso be­ne­fi­cia a las ven­tas y al ar­tis­ta”.

Uno de los pi­la­res de to­da fe­ria es el di­se­ño de sus es­pa­cios. Arcoma­drid tie­ne una enor­me tra­di­ción en en­car­gar, vía con­cur­so, el di­se­ño tan­to de sus pa­be­llo­nes co­mo de los es­pa­cios de des­can­so de los vi­si­tan­tes. Pe­ro po­si­ble­men­te la sa­la VIP sea el pro­yec­to más co­ti­za­do por los ar­qui­tec­tos, ya que les pro­por­cio­na vi­si­bi­li­dad allí don­de se con­cen­tran sus po­si­bles clien­tes. Es­te año, el pro­yec­to ha caí­do en ma­nos del es­tu­dio Briales del Amo, en­ca­be­za­do por Pi­lar Briales, en co­la­bo­ra­ción con Pa­tri­cia Reznak y el ar­tis­ta Eu­ge­nio Am­pu­dia. Pa­ra Pa­tri­cia Reznak es to­do un cam­bio: aun­que for­ma­da co­mo ar­qui­tec­ta, en reali­dad es jo­ye­ra y di­rec­to­ra crea­ti­va de la jo­ye­ría Grassy. “Sub­ra­ya es­to por­que no quie­ro que mi pa­dre, que es el di­rec­tor ge­ne­ral, crea que voy a cam­biar de ter­cio”, ex­pli­ca en­tre ri­sas. Ami­gas des­de ha­ce años, Pi­lar cuen­ta có­mo pro­pu­so a Pa­tri­cia que se pre­sen­ta­ran al con­cur­so: “Yo aca­ba­ba de per­der el del Mu­seo Ma­li de Li­ma y, co­mo no soy de ren­dir­me, lla­mé a Pa­tri­cia y le di­je: “¿Te ape­te­ce­ría pre­sen­tar­te con­mi­go a un con­cur­so?”. Y ella res­pon­dió: “¿La sa­la VIP de AR­CO?”. Y no hu­bo que de­cir más”. “Real­men­te es­ta­ba desean­do ha­cer es­ta sa­la al­gún día –re­co­no­ce Pa­tri­cia Reznak–. La ar­qui­tec­tu­ra efí­me­ra siem­pre me ha pa­re­ci­do de lo más bo­ni­to de es­te ofi­cio: al­go rá­pi­do, prác­ti­co, ope­ra­ti­vo y ge­ne­ral­men­te efec­tis­ta. Pue­des plan­tear al­go que es pu­ra ex­pe­rien­cia, luz y sen­sa­cio­nes, y que, al fi­nal, per­ma­ne­ce­rá so­lo en la me­mo­ria”. Pa­ra ello han crea­do un es­pa­cio inau­di­to, de gran­des cor­ti­nas que hay que atra­ve­sar pa­ra lle­gar a un am­plio em­pla­za­mien­to de “luz te­nue y má­xi­mo re­lax”. “Una de las ideas ba­se que te­nía­mos era la luz: el ob­je­ti­vo es que to­do el mun­do allí se en­cuen­tre gua­pí­si­mo. Pa­ra ello he­mos con­ta­do con la ayu­da del ilu­mi­na­dor de ci­ne Jo­sep Ma­ría Ci­vit, por­que na­die más que un pro­fe­sio­nal po­dría ha­cer que to­dos nos vea­mos co­mo es­tre­llas”, ex­pli­ca Pi­lar. La sa­la VIP de AR­CO es don­de, an­tes o des­pués, re­ca­la to­do el mun­do. Don­de se reúnen pa­ra ha­blar, tan­to pro­fe­sio­nal­men­te o por­que ha­ce tiem­po que los ar­tis­tas y co­mi­sa­rios no se ven. “No es un es­pa­cio snob, los res­tau­ran­te dan unos 900 ser­vi­cios de co­mi­da al día. Por allí pa­sa mu­chí­si­ma gen­te: es un es­pa­cio más di­ná­mi­co e in­clu­si­vo que en otras fe­rias”, ale­ga Pa­tri­cia. Pe­ro, ¿por qué es tan im­por­tan­te cui­dar al co­lec­cio­nis­ta? “Por­que si es­tá a gus­to, tie­ne un si­tio pa­ra pa­rar­se a pen­sar en lo que ha vis­to, des­can­sar la mirada y ade­más pue­de co­mer y char­lar, y sen­tir­se fe­liz, re­dun­da­rá en be­ne­fi­cio de las ven­tas. Y las ven­tas, cla­ro, en la vi­da del ar­tis­ta”, zan­ja Pi­lar.

PI­LAR BRIALES PA­TRI­CIA REZNAK Pi­lar Briales y Pa­tri­cia Reznak con jer­sey y pan­ta­lón de Uterqüe, za­pa­tos de Gai­mo y jo­yas di­se­ña­das por ella pa­ra Grassy, don­de ejer­ce de di­rec­to­ra crea­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.