Min­na Har­ma­nen,

DI­REC­TO­RA DEL INS­TI­TU­TO NA­CIO­NAL DE EDU­CA­CIÓN DE FIN­LAN­DIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

Los ni­ños de­ben ha­cer los DE­BE­RES, no sus PA­DRES

CLos alum­nos fin­lan­de­ses tie­nen los me­jo­res re­sul­ta­dos en el in­for­me PI­SA. La prin­ci­pal im­pul­so­ra de su sis­te­ma edu­ca­ti­vo nos des­ve­la sus cla­ves y por qué si­guen in­no­van­do. Por B. Gon­zá­lez

ole­gios. ¿Pú­bli­co? ¿Pri­va­do? ¿Con­cer­ta­do? ¿Bi­lin­güe? ¿In­clu­si­vo? ¿Mé­to­do Mon­tes­so­ri? ¿Tra­di­cio­nal? Son pre­gun­tas con las que tie­nen que li­diar los pa­dres es­pa­ño­les, pe­ro que a un pa­dre fin­lan­dés le son com­ple­ta­men­te aje­nas. Ellos tie­nen el de­re­cho a no ele­gir el co­le­gio de sus hi­jos: to­das las es­cue­las son pú­bli­cas y de ca­li­dad. Fa­mo­so por apa­re­cer año tras año en los pri­me­ros pues­tos del in­for­me PI­SA –que ana­li­za el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co de los alum­nos de 61 paí­ses de la OCDE–, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo fin­lan­dés es la en­vi­dia de to­do el mun­do. ¿La ra­zón? Pa­ra em­pe­zar, el pres­ti­gio de la pro­fe­sión de maes­tro. Co­mo des­cri­bió en una oca­sión Ja­ri La­vo­nen, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de For­ma­ción al Pro­fe­so­ra­do de la Uni­ver­si­dad de Hel­sin­ki, en Fin­lan­dia ser pro­fe­sor se con­si­de­ra “un ho­nor na­cio­nal”. Por eso úni­ca­men­te los me­jo­res as­pi­ran al pues­to, y so­lo en­tre el 10 y el 15% lo con­si­gue. La ley es­ta­ble­ce que la edu­ca­ción es obli­ga­to­ria y gra­tui­ta pa­ra to­dos los ni­ños des­de los sie­te has­ta los 16 años, tiem­po du­ran­te el que el Es­ta­do se ocu­pa de pro­por­cio­nar a los alum­nos to­dos los li­bros de tex­to y uten­si­lios ne­ce­sa­rios, ade­más de una co­mi­da ca­lien­te al día. Los fin­lan­de­ses des­ti­nan a Edu­ca­ción el 11,2% del pre­su­pues­to pú­bli­co, lo que equi­va­le al 6,5% de su PIB. No con­for­mes con eso, han ini­cia­do una se­rie de re­for­mas con las que es­pe­ran me­jo­rar su en­vi­dia­ble sis­te­ma. Min­na Har­ma­nen, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Edu­ca­ción de Fin­lan­dia, lo ex­pli­có du­ran­te su pa­so por el II Fo­ro de la Cul­tu­ra de Bur­gos. Mu­je­rhoy. ¿Cuál es el se­cre­to pa­ra te­ner el me­jor sis­te­ma de edu­ca­ción del mun­do? Min­na Har­ma­nen. La con­fian­za, se­gu­ra­men­te. Las au­to­ri­da­des lo­ca­les, el Go­bierno, los po­lí­ti­cos, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción... to­dos con­fia­mos en que pro­fe­so­res, pa­dres y ni­ños ha­gan su tra­ba­jo. No te­ne­mos una di­rec­ción ex­ce­si­va­men­te es­tric­ta, con­ta­mos con un plan de es­tu­dios que lue­go lo­cal­men­te se desa­rro­lla co­mo ca­da co­mu­ni­dad cree, lo ha­cen su­yo a su ma­ne­ra. El plan se pue­de adap­tar a lo que sea me­jor en ca­da lu­gar. Pe­ro qui­zá lo que más ha pe­sa­do es que la edu­ca­ción se va­lo­ra mu­cho en Fin­lan­dia. No te­ne­mos pe­tró­leo ni ma­te­rias pri­mas ri­cas, nues­tro pe­tró­leo es la edu­ca­ción.

Y si­guen in­tro­du­cien­do cam­bios. Por ejem­plo, aun­que las asig­na­tu­ras no des­apa­re­cen co­mo ta­les, el tra­ba­jar por pro­yec­tos y la in­ter­dis­ci­pli­na­rie­dad ha­cen que se re­duz­ca su pe­so. Se tra­ta de com­bi­nar los dis­tin­tos mo­dos de co­no­ci­mien­to. A pe­sar de que a to­dos los pro­fe­so­res les gus­ta­ría que hu­bie­ra más ho­ras de su asig­na­tu­ra, nues­tra vi­sión co­mún es que hay que eco­no­mi­zar las cla­ses. Por eso en el nue­vo plan de es­tu­dios he­mos in­tro­du­ci­do un sis­te­ma de apren­di­za­je en el que se com­bi­nan dis­tin­tas asig­na­tu­ras. Por ejem­plo, los alum­nos pue­den pro­po­ner ha­cer fo­tos y ese pro­yec­to se com­bi­na con apren­di­za­jes co­mo la lec­tu­ra de imá­ge­nes, las ma­te­má­ti­cas, la his­to­ria... ¿Por qué es ne­ce­sa­rio me­jo­rar un sis­te­ma que ya fun­cio­na? Por­que si que­re­mos ser to­da­vía me­jo­res te­ne­mos que mi­rar con nue­vas pers­pec­ti­vas y no en­se­ñar ca­da asig­na­tu­ra de la mis­ma for­ma siem­pre.

“He­mos in­tro­du­ci­do un sis­te­ma de apren­di­za­je que com­bi­na asig­na­tu­ras”.

¿Es bueno pa­ra los ni­ños no ir al co­le­gio an­tes de los sie­te años?

A los ni­ños se les tie­ne que per­mi­tir ser ni­ños tan­to co­mo sea po­si­ble. Apren­den mu­chí­si­mo en su pri­me­ra in­fan­cia por sí mis­mos, a tra­vés del jue­go.

No son muy ami­gos de los exá­me­nes. ¿Cuál es la ra­zón? Es cier­to que, has­ta los 16 años, no te­ne­mos exá­me­nes. ¿Pa­ra qué? Hay pe­que­ñas eva­lua­cio­nes en gru­pos pa­ra ver có­mo se es­tán cum­plien­do los ob­je­ti­vos, pe­ro no exá­me­nes co­mo ta­les por­que de esa ma­ne­ra los alum­nos no tie­nen que com­pe­tir, ni sen­tir la pre­sión de la com­pe­ti­ción.

¿Qué ma­te­rias con­si­de­ra cla­ves pa­ra la edu­ca­ción?

Aho­ra es­ta­mos in­sis­tien­do mu­cho en la im­por­tan­cia de los len­gua­jes de ca­da ma­te­ria. Por ejem­plo, no so­lo tie­nes que sa­ber leer tex­tos, sino tam­bién imá­ge­nes, vo­ces... Es un cam­po mu­cho más am­plio.

¿Qué con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble pa­ra que un ni­ño apren­da?

Es una com­bi­na­ción de mu­chas co­sas: crea­ti­vi­dad, li­ber­tad, coope­rar con otros... Te­ne­mos una ba­se de va­lo­res y lo más im­por­tan­te es que apren­da­mos a vi­vir de for­ma sos­te­ni­ble.

En nues­tro país, un 20% de jó­ve­nes aban­do­nan pre­ma­tu­ra­men­te el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. En Fin­lan­dia, ese por­cen­ta­je no lle­ga al 9%. ¿In­flu­ye que la con­ci­lia­ción fa­mi­liar ten­go me­nos apo­yo aquí? Es im­por­tan­te que las ho­ras de tra­ba­jo no se alar­guen has­ta la no­che, co­mo he en­ten­di­do que pa­sa en mu­chas ofi­ci­nas es­pa­ño­las. Los ho­ra­rios más cor­tos son los que per­mi­ten que los pa­dres pue­dan pa­sar las tar­des con sus hi­jos. No que ha­gan los de­be­res con ellos, ese es un tra­ba­jo in­de­pen­dien­te que los ni­ños de­ben ha­cer por sí mis­mos, sino de pa­sar tiem­po de ocio con la fa­mi­lia, que es el am­bien­te ideal pa­ra el apren­di­za­je.

¿Hay que re­du­cir los de­be­res?

De­pen­de de la asig­na­tu­ra. Yo era pro­fe­so­ra de fi­nés y man­da­ba leer li­bros. ¿Se con­si­de­ra eso de­be­res? Se­gu­ra­men­te sí, pe­ro es muy di­fe­ren­te a, por ejem­plo, ha­cer ejer­ci­cios de ma­te­má­ti­cas tras la es­cue­la. Se­gún los es­tu­dios, en al­gu­nas asig­na­tu­ras los de­be­res son to­tal­men­te inú­ti­les, mien­tras que en otras son ne­ce­sa­rios. Es una cues­tión de sen­ti­do co­mún: si los ni­ños no tie­nen na­da de tiem­po pa­ra ju­gar al sa­lir de la es­cue­la, se­gu­ra­men­te tie­nen de­ma­sia­dos de­be­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.