Ta­len­tos ocul­tos

CRIS­TI­NA MORATÓ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - www.mu­je­rhoy.com www.cris­ti­na­mo­ra­to.com

SI HAS­TA LA FE­CHA la con­quis­ta del es­pa­cio pa­re­cía una em­pre­sa ex­clu­si­va de hom­bres –los as­tro­nau­tas eran con­si­de­ra­dos hé­roes y los in­ge­nie­ros que co­la­bo­ra­ron en es­tas mi­sio­nes, elo­gia­dos por su co­ra­je y te­na­ci­dad–, aho­ra les to­ca turno a ellas. Se ha es­tre­na­do Fi­gu­ras ocul­tas, una pe­lí­cu­la que na­rra la his­to­ria real de un gru­po de mu­je­res afro­ame­ri­ca­nas que ayu­da­ron con sus co­no­ci­mien­tos a ga­nar la ca­rre­ra es­pa­cial de Es­ta­dos Uni­dos. Y no so­lo eso, ade­más lu­cha­ron por la igual­dad de de­re­chos y opor­tu­ni­da­des. Una sa­le del ci­ne pen­san­do có­mo es po­si­ble que, has­ta la fe­cha, los nom­bres de es­tas bri­llan­tes ma­te­má­ti­cas de la NASA ha­yan caí­do en el ol­vi­do a pe­sar de sus ex­cep­cio­na­les lo­gros. Y to­do en ple­na Gue­rra Fría, a co­mien­zos de los 60, en un mun­do do­mi­na­do por los hom­bres y en un am­bien­te du­rí­si­mo de se­gre­ga­ción ra­cial. En aque­lla épo­ca, la NASA ne­ce­si­ta­ba las men­tes más bri­llan­tes pa­ra cal­cu­lar de ma­ne­ra pre­ci­sa las tra­yec­to­rias y el ca­mino de vuel­ta de un cohe­te an­tes de con­tar con su­per­or­de­na­do­res di­gi­ta­les. Un equi­po de ma­te­má­ti­cas, co­no­ci­do co­mo las “compu­tado­ras hu­ma­nas”, con lá­pi­ces y sen­ci­llas cal­cu­la­do­ras, ela­bo­ra­ron las ecua­cio­nes que per­mi­tie­ron lan­zar los cohetes y a los pri­me­ros as­tro­nau­tas al es­pa­cio. Y en­tre ellas des­ta­ca­ban un pe­que­ño gru­po de éli­te de afro­ame­ri­ca­nas es­pe­cial­men­te ta­len­to­sas, que for­ma­ron par­te de las men­tes más bri­llan­tes de su ge­ne­ra­ción. Las pro­ta­go­nis­tas reales de es­ta ex­tra­or­di­na­ria his­to­ria son Kat­he­ri­ne G. John­son, Do­rothy Vaug­han y Mary Jack­son. Va­lien­tes, in­te­li­gen­tes y lu­cha­do­ras, se sal­ta­ron to­das las li­mi­ta­cio­nes.

Y NO LO TU­VIE­RON na­da fá­cil, por­que la su­ya fue una ca­rre­ra de obs­tácu­los. Tras ser re­le­ga­das a en­se­ñar ma­te­má­ti­cas en co­le­gios pú­bli­cos so­lo pa­ra ne­gros, fue­ron con­tra­ta­das pa­ra tra­ba­jar en el la­bo­ra­to­rio ae­ro­náu­ti­co de Lan­gley, en Vir­gi­nia. En es­te pres­ti­gio­so cen­tro, sus je­fes re­co­no­cie­ron sus ex­cep­cio­na­les ap­ti­tu­des pe­ro su­frie­ron en car­ne pro­pia la se­gre­ga­ción: co­mían en otro cuar­to, te­nían sus pro­pios aseos y tra­ba­ja­ban en una di­vi­sión ale­ja­da co­no­ci­da co­mo West Com­pu­ting. Les pa­ga­ban me­nos que a sus equi­va­len­tes blan­cos y eran ob­je­to de bur­la por par­te de sus com­pa­ñe­ros. Aun así, su tra­ba­jo so­bre­sa­lió y fue­ron in­dis­pen­sa­bles pa­ra la mi­sión más arries­ga­da: po­ner al as­tro­nau­ta John Gleen en ór­bi­ta al­re­de­dor de la Tie­rra. De las tres pro­ta­go­nis­tas, la úni­ca que so­bre­vi­ve, con ca­si 100 años, es Kat­he­ri­ne G. John­son, con­si­de­ra­da la pri­me­ra in­ge­nie­ra afro­ame­ri­ca­na de la NASA. En 2015, re­ci­bió la Me­da­lla Pre­si­den­cial de la Li­ber­tad de ma­nos del pre­si­den­te Oba­ma, en re­co­no­ci­mien­to a su tra­ba­jo. Pe­se a sus lo­gros, nin­gu­na se sin­tió una he­roí­na y res­ta­ron im­por­tan­cia a sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Qui­zás por ello, sus nom­bres fue­ron bo­rra­dos de la his­to­ria es­pa­cial has­ta que Mar­got Lee Shet­ter­ley pu­bli­có el li­bro en el que se ba­sa la pe­lí­cu­la. Una his­to­ria inspiradora de va­lien­tes pio­ne­ras que de­bía ser con­ta­da.

Kat­he­ri­ne G. John­son, con la Me­da­lla de la Li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.