Los pa­dres RO­TOS

La pa­ter­ni­dad y la ma­ter­ni­dad son ta­reas im­por­tan­tes y com­ple­jas. ¿Pe­ro qué su­ce­de cuan­do se cum­plen esas fun­cio­nes des­de la en­fer­me­dad men­tal?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

LLa in­fluen­cia que la ma­dre y el pa­dre tie­nen en los hi­jos es de­ter­mi­nan­te pa­ra su vi­da, aun­que no sa­be­mos en gran par­te ni có­mo se pro­du­ce. Se or­ga­ni­za a par­tir de los de­seos que van de los pa­dres a los hi­jos y vi­ce­ver­sa. Cuan­do uno de los pro­ge­ni­to­res se ve afec­ta­do por una en­fer­me­dad men­tal, la in­ter­ven­ción del otro miem­bro de la pa­re­ja es im­por­tan­te pa­ra que los hi­jos ten­gan un desa­rro­llo psí­qui­co más sa­lu­da­ble. Los es­ta­dos de áni­mo de la ma­dre tie­nen, des­de un pri­mer mo­men­to, gran im­por­tan­cia en la cons­ti­tu­ción psí­qui­ca del hi­jo. Esa dis­po­si­ción ma­ter­na de­pen­de de su es­truc­tu­ra men­tal y de có­mo ha­ya po­di­do or­ga­ni­zar la re­la­ción con sus pa­dres. La del pa­dre, por su par­te, es fun­da­men­tal pa­ra apo­yar a la ma­dre y ayu­dar­la en el in­ten­so pro­ce­so psí­qui­co y fí­si­co que atra­vie­sa. ¿De qué for­ma afec­ta a los ni­ños la sa­lud men­tal de los pa­dres. Do­nald W. Win­ni­cott, psi­coa­na­lis­ta in­glés es­pe­cia­lis­ta en tra­tar a ni­ños y pa­dres, ha­ce al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes, se­gún lo que re­pre­sen­te pa­ra los hi­jos la en­fer­me­dad men­tal de los pa­dres. Ase­gu­ra que los sín­to­mas que pa­de­ce el hi­jo pue­den ali­viar el su­fri­mien­to psí­qui­co de uno de sus pro­ge­ni­to­res. Y tam­bién afir­ma que un pa­dre, aun­que es­té en­fer­mo, pue­de pro­te­ger a sus hi­jos cuan­do re­co­no­ce sus di­fi­cul­ta­des y so­li­ci­ta ayu­da pa­ra re­sol­ver el con­flic­to. Una en­fer­me­dad men­tal no im­pi­de que la ma­dre o el pa­dre afec­ta­do bus­quen pa­ra sus hi­jos lo que es­tos ne­ce­si­tan en el mo­men­to ade­cua­do y pue­dan acom­pa­ñar­le ha­cia la sa­lud men­tal. La ayu­da y com­pren­sión del otro miem­bro de la pa­re­ja es muy im­por­tan­te. Dos ca­sos tra­ta­dos por Win­ni­cott dan cuen­ta de es­tas afir­ma­cio­nes. El pri­me­ro es el de un ni­ño de 11 años al que aten­dió por un bro­te psi­có­ti­co. Su pa­dre, que te­nía 50 años, ha­bía te­ni­do es­qui­zo­fre­nia a los 20, pe­ro ha­bía lle­ga­do a ma­ne­jar bas­tan­te bien su en­fer­me­dad men­tal cró­ni­ca. El ni­ño ne­ce­si­tó tres años pa­ra re­cu­pe­rar­se de la en­fer­me­dad, que es­ta­ba muy vin­cu­la­da a la de su pa­dre. La ma­dre per­mi­tió que la per­so­na­li­dad de su hi­jo se fun­die­ra con la su­ya en la for­ma en que es­te lo ne­ce­si­ta­ba. El pa­dre, por su par­te, se mos­tró muy com­pren­si­vo y to­le­ró el es­ta­do men­tal en el ni­ño, al acep­tar su pro­pia es­qui­zo­fre­nia. El pe­que­ño me­jo­ró y, en­tre otras co­sas, tu­vo la opor­tu­ni­dad de apren­der que su pa­dre tam­bién es­ta­ba en­fer­mo. Gra­cias a ello, en la pu­ber­tad lle­gó a ser un ni­ño sano.

Ser­vir de bál­sa­mo

El se­gun­do ca­so tra­ta­do por Win­ni­cott se re­fie­re a cuan­do el ni­ño, con sus sín­to­mas, se pue­de con­ver­tir en un ali­vio pa­ra la en­fer­me­dad de uno de los pro­ge­ni­to­res. Se tra­ta­ba de una ma­dre que su­fría es­ta­dos de­pre­si­vos gra­ves y un pa­dre in­ma­du­ro. La ma­dre acu­dió al con­sul­to­rio con su hi­jo, preo­cu­pa­da por la pér­di­da de pe­so del ni­ño, que era dia­bé­ti­co. Al es­pe­cia­lis­ta le re­sul­tó evi­den­te que era una mu­jer de­pri­mi­da, y com­pren­dió que la in­quie­tud por su hi­jo le pro­por­cio­na­ba cier­to ali­vio, ya que la sa­ca­ba de sus preo­cu­pa­cio­nes ha­bi­tua­les. A tra­vés del con­tac­to con el ni­ño, des­cu­brió que su en­fer­me­dad co­men­zó con uno de los ha­bi­tua­les cho­ques en­tre los pro­ge­ni­to­res, en el que el pa­dre pre­gun­tó a sus hi­jos: “¿Que­réis vi­vir con­mi­go o con ma­má?”, dan­do a en­ten­der que pen­sa­ban se­pa­rar­se. Cuan­do ayu­da­ron al ni­ño a com­pren­der la si­tua­ción fa­mi­liar, vol­vió a co­mer. Win­ni­cott re­co­men­dó a la ma­dre una psi­co­te­ra­pia, pues ayu­dar­la re­per­cu­tía fa­vo­ra­ble­men­te en su hi­jo. El ni­ño no ten­dría que ejer­cer, con su en­fer­me­dad, de bál­sa­mo pa­ra que su ma­dre pen­sa­se en otras co­sas, y la ma­dre po­dría ela­bo­rar lo que le su­ce­de con el pa­dre. Co­mo hi­pó­te­sis, po­dría­mos aven­tu­rar que so­lo el mo­vi­mien­to de ella ha­ría que el pa­dre cam­bia­ra. Cuan­do el pa­dre o la ma­dre se ha­cen car­go de los pro­ble­mas que su­fre al­guno de

El nar­ci­sis­mo im­pi­de acep­tar que se tie­nen con­flic­tos, pe­ro ne­gar­los es un error.

ellos, los hi­jos tie­nen me­nos sín­to­mas y dis­fru­tan de ma­yor sa­lud fí­si­ca y psí­qui­ca. La ma­dre de­pri­mi­da tie­ne apa­ga­do su im­pul­so vi­tal y es­to cau­sa en el ni­ño una pri­va­ción afec­ti­va, con efec­tos co­mo el re­cha­zo al ali­men­to. Es co­mo si pro­tes­ta­ra por­que no re­ci­be el ali­men­to afec­ti­vo ne­ce­sa­rio y tam­po­co quie­re el que nu­tre su cuer­po. Win­ni­cott se­ña­la que los be­bés de ma­dres de­pre­si­vas pre­sen­tan, ade­más de ma­yor fre­cuen­cia de en­fer­me­da­des co­mu­nes, cier­to re­tra­so en su desa­rro­llo psi­co­mo­tor, su tono mus­cu­lar y su coor­di­na­ción. Más ade­lan­te, los ni­ños que se mue­ven mu­cho pue­den es­tar com­pen­san­do una quie­tud inex­pre­si­va de la ma­dre pa­ra man­te­ner­la a ella ac­ti­va.

For­mar un “yo” fuer­te

Una pre­sen­cia ma­ter­na des­vi­ta­li­za­da, a cau­sa de una de­pre­sión, al­te­ra la per­cep­ción de sí mis­mo que co­mien­za a or­ga­ni­zar el be­bé, se­gún Win­ni­cott y el tam­bién psi­coa­na­lis­ta An­dré Green. La de­pre­sión es una fal­ta de de­seo de vi­da. Las pre­sio­nes in­ter­nas que la ma­dre su­fre no la de­jan su­fi­cien­te li­bi­do pa­ra di­ri­gir­la a su be­bé y es­te en­cuen­tra que no es­ta sin­to­ni­za­da con él. Ade­más, el ni­ño su­po­ne que lo que su­ce­de es por su cul­pa, pues no se dis­cri­mi­na de la ma­dre y vi­ve esa fal­ta de vi­ta­li­dad co­mo al­go que ha pro­vo­ca­do. El ni­ño ne­ce­si­ta apo­yar­se siem­pre en la ma­dre y con­fiar en que la va a en­con­trar allí. El ni­ño for­ma un “yo” fuer­te con el apo­yo del “yo” de la ma­dre, ya que en el prin­ci­pio se vi­ve in­dis­cri­mi­na­do con ella. La au­sen­cia del pa­dre, cuan­do se ocu­pa po­co de su hi­jo por­que sus pro­ble­mas men­ta­les no le de­jan ejer­cer la pa­ter­ni­dad, de­ter­mi­na en el prin­ci­pio de la vi­da la re­la­ción ma­dre-hi­jo y, más tar­de, su sub­je­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.