ELE­NA BA­JO

Ar­tis­ta mul­ti­me­dia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

“Ven­der es una opor­tu­ni­dad de que mi obra vi­va” La ar­tis­ta mul­ti­me­dia se dio a co­no­cer aquí gra­cias a la fe­ria. “AR­CO me ha brin­da­do to­do en Es­pa­ña. An­tes, na­die sa­bía de mi exis­ten­cia”.

El tra­ba­jo de la ar­tis­ta ma­dri­le­ña Ele­na Ba­jo ape­nas se­ría co­no­ci­do en nues­tro país si no fue­ra por AR­CO. Es un ca­so sin­to­má­ti­co de lo que de­be ser el ar­te en un mun­do glo­ba­li­za­do, ya que se ha­bía da­do a co­no­cer mu­cho an­tes fue­ra que en ca­sa. Ele­na cur­só una ca­rre­ra de cien­cias y, tras li­cen­ciar­se, via­jó a Nue­va York y Lon­dres, don­de se for­mó en ar­tes es­cé­ni­cas, mo­da, ar­qui­tec­tu­ra y, fi­nal­men­te, en ar­te con­tem­po­rá­neo en la Saint Mar­tins. Des­pués, una vez asen­ta­da en­tre Ber­lín y Los Án­ge­les, se de­di­có al ar­te. Su tra­ba­jo aglu­ti­na pie­zas ela­bo­ra­das con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos que mez­cla en es­truc­tu­ras que ha­blan de lo ar­ti­fi­cial y lo or­gá­ni­co, in­sis­tien­do en sus pun­tos de coin­ci­den­cia y de cho­que, pa­ra ex­pre­sar ideas con al­to con­te­ni­do so­cial y me­dioam­bien­tal. En Es­pa­ña, sal­vo dos úni­cas ex­po­si­cio­nes en su ga­le­ría ma­dri­le­ña, Gar­cía Ga­le­ría, y al­gu­na par­ti­ci­pa­ción en co­lec­ti­vas, ape­nas se te­nía no­ti­cia de ella. “AR­CO me ha brin­da­do to­do en Es­pa­ña. Ha si­do fun­da­men­tal pa­ra que aquí se co­no­cie­se mi obra, por­que na­die sa­bía de mi exis­ten­cia. El pri­mer año que pre­sen­té tra­ba­jo, en 2013, con mi ga­le­ría de Bru­se­las, fue fa­bu­lo­so”, re­co­no­ce. Pre­sen­cia cons­tan­te des­de en­ton­ces, es­te año pre­sen­ta­rá el pro­yec­to que le ha he­cho ga­nar el Pre­mio Au­de­mars Pi­guet que con­ce­de la fe­ria. “La obra tie­ne al­gún ti­po de re­la­ción con la mar­ca de re­lo­jes, cla­ro. Pe­ro ade­más el tiem­po es al­go que siem­pre me ha fas­ci­na­do”, re­su­me. Una de las fa­ses de es­te pro­yec­to es una ins­ta­la­ción de 12 es­cul­tu­ras he­chas con ma­te­ria­les de po­liu­re­tano y bol­sas de plás­ti­co. “Son bol­sas que con­ta­mi­nan ríos y océa­nos. Las vinculo a una no­ti­cia que en­con­tré so­bre una ba­lle­na va­ra­da y muer­ta en la pla­ya con 40 ki­los de plás­ti­co en su in­te­rior. Un plás­ti­co que no di­gi­rió y la lle­vó a la muer­te. Me in­tere­sa re­fle­xio­nar so­bre có­mo es­ta den­si­dad de ob­je­tos inasi­ble que nos ro­dea se ma­te­ria­li­za de re­pen­te en un he­cho con­cre­to: la muer­te de un ser in­men­so, el fin de una vi­da”. Pa­ra ella, la pre­sen­cia en AR­CO y otras fe­rias es fun­da­men­tal pa­ra un ar­tis­ta. “Tra­to a mis obras co­mo si fue­sen esos hi­jos que no ten­go. ¿Qué ha­rías tú por un hi­jo? Lle­var­lo a la me­jor es­cue­la, que se en­ri­quez­ca de to­dos los am­bien­tes... cual­quier co­sa me­nos en­ce­rrar­lo en ca­sa. Pues lo mis­mo: no quie­ro te­ner mis obras en un es­tu­dio o en un al­ma­cén y que no las vea na­die. Cual­quier ven­ta, tan­to pa­ra una ins­ti­tu­ción co­mo pa­ra un par­ti­cu­lar, es una opor­tu­ni­dad de que mis hi­jos vi­van. To­do lo que les den –ex­po­si­ción, vi­si­bi­li­dad...–, me vie­ne bien, por­que el in­ter­cam­bio y el diá­lo­go son vi­ta­les pa­ra la obra. Ade­más, la ma­yo­ría de los co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos tie­ne un in­te­rés ge­nuino por el ar­te y no lo ven co­mo una in­ver­sión, así que char­lar con ellos es es­tu­pen­do”, afir­ma.

Ele­na Ba­jo (con to­tal look de Uterqüe) en Gar­cía Ga­le­ría jun­to a dos de sus obras, Cos­mic Dis­tress # 3 y la pin­tu­ra An Ar­bi­trary Is­sue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.