Ho­ra de FLEXIONAR

Con es­tas cua­tro asanas, con­se­gui­rás re­cu­pe­rar la fle­xi­bi­li­dad y reac­ti­var tus ór­ga­nos in­ter­nos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Yoga En Casa -

Co­ló­ca­te sen­ta­da en la es­te­ri­lla, con las pier­nas es­ti­ra­das ha­cia de­lan­te, la es­pal­da rec­ta y los pies en fle­xión. Al ins­pi­rar, le­van­ta los bra­zos es­ti­ra­dos y, al es­pi­rar, in­clí­na­te ha­cia de­lan­te des­de las caderas y ba­ja las ma­nos has­ta su­je­tar los pies. Al ins­pi­rar de nue­vo, alar­ga la cin­tu­ra y, al es­pi­rar, in­clí­na­te un po­co más, acer­can­do más el pe­cho a las ro­di­llas. Con ca­da es­pi­ra­ción, pro­fun­di­za un po­co más la fle­xión sin ha­cer re­bo­tes.

Pa­la­bra de ex­per­ta. Es im­por­tan­te no for­zar y prac­ti­car la pos­tu­ra acom­pa­ña­da de una bue­na res­pi­ra­ción pa­ra no­tar me­jo­ras. Sen­ta­da, con las pier­nas es­ti­ra­das, do­bla la ro­di­lla de­re­cha y sube la pier­na por en­ci­ma del mus­lo iz­quier­do. Apo­ya la planta del pie de­re­cho en el sue­lo y co­lo­ca la ro­di­lla de­re­cha, apun­tan­do ha­cia arri­ba. Al ins­pi­rar, le­van­ta el bra­zo de­re­cho, es­ti­ran­do la co­lum­na y, al es­pi­rar, gi­ra el tor­so ha­cia la iz­quier­da. A ca­da ins­pi­ra­ción, alar­ga un po­co más la co­lum­na y, a ca­da es­pi­ra­ción, gi­ra un po­co más.

Pa­la­bra de ex­per­ta. Si el co­do no lle­ga a pa­sar del otro la­do de la ro­di­lla, abra­za la pier­na de­re­cha con el bra­zo iz­quier­do. Em­pie­za sen­ta­da en la es­te­ri­lla, con la pier­nas es­ti­ra­das y la es­pal­da rec­ta. Do­bla la pier­na de­re­cha y pre­sio­na la planta del pie con­tra el mus­lo iz­quier­do. Cuan­do ins­pi­res, le­van­ta los bra­zos por en­ci­ma de la ca­be­za alar­gan­do el tron­co. Al es­pi­rar, in­clí­na­te ha­cia de­lan­te y ba­ja las ma­nos pa­ra su­je­tar el pie o el to­bi­llo de la pier­na iz­quier­da. Con ca­da es­pi­ra­ción, au­men­ta la fle­xión, sin re­don­dear la es­pal­da.

Pa­la­bra de ex­per­ta. Con es­ta asa­na to­ni­fi­ca­rás tu es­pal­da y cal­ma­rás tu men­te. Em­pie­za sen­ta­da en el sue­lo, con las pier­nas do­bla­das. Pon las ma­nos atrás en el sue­lo pa­ra bas­cu­lar el tron­co ha­cia atrás, con la es­pal­da rec­ta. Al ins­pi­rar, le­van­ta los pies del sue­lo, bus­ca el equi­li­brio en las nal­gas y man­tén las pan­to­rri­llas pa­ra­le­las al sue­lo. Al es­pi­rar, es­ti­ra los bra­zos ha­cia de­lan­te pa­ra­le­los al sue­lo. Si pue­des, es­ti­ra las pier­nas.

Pa­la­bra de ex­per­ta. Es­ta pos­tu­ra to­ni­fi­ca los múscu­los de la es­pal­da y los ri­ño­nes, pe­ro de­bes evi­tar­la si es­tás em­ba­ra­za­da, tie­nes la re­gla o do­lor en la es­pal­da.

Mi dia­rio de yo­ga (Gri­jal­bo / Wo­men’s Health).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.