DOS MU­JE­RES A LA SOM­BRA DEL GUARDÍAN IN­VI­SI­BLE

Una creó el per­so­na­je más carismático de nues­tra no­ve­la ne­gra. La otra –que aca­ba de ser ma­dre– lo ha en­car­na­do en una su­per­pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Una char­la fren­te a fren­te so­bre el ma­triar­ca­do, la mal­dad y los hom­bres a los que aman. Por Bea­triz Na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Es­ta­mos de suer­te. En pleno mes de fe­bre­ro, San Se­bas­tián nos ofre­ce su me­jor ca­ra, con el sol sa­cán­do­le bri­llos a la im­po­nen­te ar­qui­tec­tu­ra. Cuan­do en el ho­tel Ma­ría Cris­ti­na un por­te­ro con li­brea y txa­pe­la nos da los bue­nos días y nos di­ri­gi­mos a la sui­te Bet­te Da­vis, ya sa­be­mos que se­rá un día de lu­jo. Siem­pre lo es mi­rar a la felicidad de fren­te y es lo que en­con­tra­mos en Do­lo­res Redondo y Mar­ta Etu­ra, dos mu­je­res que han lle­ga­do, a fuer­za de vo­lun­tad, al lu­gar pre­ci­so en el que que­rían es­tar. A ese mo­men­to en que to­das las pie­zas en­ca­jan. Las sen­ta­mos fren­te a fren­te. Redondo, la es­cri­to­ra que ha atra­pa­do a millones de lec­to­res en­tre las pá­gi­nas de su tri­lo­gía del Baz­tán, que se hi­zo con el pre­mio Pla­ne­ta con To­do es­to te da­ré, que res­ca­tó del ol­vi­do la mi­to­lo­gía vas­co-na­va­rra, que pu­so en los ma­pas el va­lle del Baz­tán y se pa­seó por él con Pe­ter Na­der­mann, el pro­duc­tor de la sa­ga Mi­lle­nium, has­ta con­ven­cer­le de que no ha­bía lu­gar me­jor pa­ra ro­dar la adap­ta­ción de El guar­dián in­vi­si­ble. Y Etu­ra, esa ac­triz dis­cre­ta y só­li­da que, con una trein­te­na de tí­tu­los, ha ad­qui­ri­do el po­so, la con­ten­ción y la pro­fun­di­dad que re­que­ría un pa­pel exi­gen­te que so­por­ta so­bre su ta­len­to in­ter­pre­ta­ti­vo to­do el pe­so de la tra­ma. Ape­nas 20 días des­pués de dar a luz, Mar­ta es­tá en ese mo­men­to en el que la emo­ción anega los ojos ca­si sin ve­nir a cuen­to, so­lo por­que sí. So­lo por­que aquí es­tá Ch­loé, di­mi­nu­ta, per­fec­ta y tran­qui­la al in­tuir cerca a su ma­dre. Mar­ta es una mu­jer enamo­ra­da y fe­liz, a pe­sar del can­san­cio. Se le no­ta, aun­que no quie­ra ha­blar de ello y blin­de sus sen­ti­mien­tos y su vi­da pri­va­da co­mo el te­so­ro que son. Pe­ro que na­die se en­ga­ñe. El 3 de mar­zo se es­tre­na El guar­dián in­vi­si­ble y ahí, me­ti­da en el pa­pel de Amaia Sa­la­zar, una ins­pec­to­ra que in­ten­ta re­sol­ver los ase­si­na­tos de varias ni­ñas y al­gu­nas in­cóg­ni­tas de su pro­pio pa­sa­do, la ve­re­mos su­frir co­mo una con­de­na­da.

Mu­jer­hoy. Tie­ne pin­ta de ha­ber si­do un ro­da­je du­ro… Mar­ta Etu­ra. Du­rí­si­mo, sí. Pe­ro no me pi­lló de sor­pre­sa, iba con­cien­cia­da. Ya sa­bía­mos que esa at­mós­fe­ra de llu­via, de nie­bla, de no­che de bos­que y ba­rro for­ma­ba par­te

de la his­to­ria. Ha si­do un tra­ba­jo muy exi­gen­te no so­lo por eso, sino por­que to­da la his­to­ria es­tá con­ta­da des­de los ojos de Amaia. Así que es­toy en to­dos los pla­nos y de las nue­ve se­ma­nas de ro­da­je no he li­bra­do ni un so­lo día. Y mu­chos de ellos, me he pa­sa­do 12 o 14 ho­ras mo­ja­da. ¡Nos ha llo­vi­do en­ci­ma lo que no es­tá es­cri­to! Do­lo­res Redondo. ¡Sí es­ta­ba es­cri­to, lo es­cri­bí yo! [Ri­sas] Qui­zá esa at­mós­fe­ra os­cu­ra y opre­si­va es, jun­to a Amaia, el per­so­na­je más im­por­tan­te de la his­to­ria. Les ten­go que pe­dir dis­cul­pas a los ha­bi­tan­tes de Baz­tán, por­que ya sa­be­mos que no llue­ve tan­tí­si­mo. Pe­ro era ne­ce­sa­rio pa­ra crear esa sen­sa­ción ca­si claus­tro­fó­bi­ca. Cuan­do ha­bla­ba con Fer­nan­do [Gon­zá­lez Molina, el di­rec­tor], le de­cía que es­ta pe­lí­cu­la te­nía que ser co­mo Se­ven, co­mo El cuer­vo y co­mo Oba­ba: un pue­blo pe­que­ño, la llu­via cons­tan­te, la os­cu­ri­dad y la sen­sa­ción de es­tar atra­pa­da. Son pe­lí­cu­las que me en­can­tan.

Mar­ta, ¿ha­bía leí­do ya el li­bro an­tes de ini­ciar el ro­da­je? M.E. No, he de con­fe­sar que no, pe­ro lo co­no­cía por­que to­dos en mi fa­mi­lia lo ha­bían leí­do y eran muy fans. Fue muy cu­rio­so, por­que mi ma­dre, que sa­be que siem­pre an­do bus­can­do per­so­na­jes fe­me­ni­nos y le­yen­do his­to­rias de mu­je­res pa­ra po­si­bles pro­yec­tos, me lla­mó y me di­jo: “He leí­do un li­bro con una pro­ta­go­nis­ta que es una ma­ra­vi­lla. Ese per­so­na­je es pa­ra ti, lo tie­nes que ha­cer”. ¡Qué lin­da mi ma­dre, có­mo si yo pu­die­ra ha­cer lo que qui­sie­ra! Pe­ro me pu­se a in­ves­ti­gar. Vi que los de­re­chos los te­nía el pro­duc­tor de Mi­lle­nium y le di­je: “Mi­ra, ama, ol­ví­da­te por­que se­gu­ro que van a ha­cer una pe­lí­cu­la nor­te­ame­ri­ca­na con ac­to­res in­ter­na­cio­na­les”. Y mi­ra, aquí es­toy.

Do­lo­res, ¿siem­pre su­po que es­ta his­to­ria ten­dría una pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na? D.R. Sí, por­que no es so­lo una his­to­ria de unos ho­rren­dos ase­si­na­tos que hay que re­sol­ver. Es una his­to­ria de fa­mi­lia que re­tra­ta ese ti­po de cla­nes tan co­mu­nes en el nor­te que son los ma­triar­ca­dos, que na­cen de la ne­ce­si­dad: los hom­bres se iban a ha­cer las Amé­ri­cas, a la mar, a la gue­rra... Y eso em­pu­ja­ba a las mu­je­res a unir­se.

¿Per­te­ne­cen us­te­des a uno de esos ma­triar­ca­dos? D.R. Yo soy de San Se­bas­tián. Mi fa­mi­lia siem­pre ha vi­vi­do en el puer­to de Pa­sa­jes, que de ni­ña me ho­rro­ri­za­ba. Me pa­re­cía feo, vul­gar, in­cul­to… Allí, las mu­je­res es­ta­ban so­las con sus hi­jos. Los ma­ri­dos es­ta­ban en el mar, co­mo mi pa­dre, que era ma­rino. Y esas mu­je­res in­de­pen­dien­tes go­ber­na­ban la ca­sa, ad­mi­nis­tra­ban el di­ne­ro y to­ma­ban to­das las de­ci­sio­nes. Al ma­ri­do, las po­cas ho­ras que pa­sa­ba en ca­sa, no se le mo­les­ta­ba con las preo­cu­pa­cio­nes co­ti­dia­nas. Es un ti­po de vi­da que in­de­pen­di­za a la mu­jer. M.E. To­do el nor­te, en ge­ne­ral, es un ma­triar­ca­do. Las mu­je­res son fuer­tes y tra­ba­ja­do­ras. Yo he vis­to el cam­bio des­de mi abue­la, que se hi­zo car­go de su ho­gar y nun­ca sa­lió de su ca­sa, que no co­no­cía un mun­do más allá de su puer-

LA MA­TER­NI­DAD TE HA­CE EX­TRE­MAR LAS CAU­TE­LAS: TE HA­CE MÁS VUL­NE­RA­BLE Y SEN­SI­BLE”. Mar­ta Etu­ra

ta, a mi ma­dre, que fue to­do lo con­tra­rio: le­yó, es­tu­dió, via­jó, fue li­bre. Y mis pa­dres nos han edu­ca­do a mi her­mano y a mí en la igual­dad, y nos han da­do las alas pa­ra vo­lar y las raí­ces.

Y las dos vi­ven ac­tual­men­te en el nor­te. ¿Tan­to ti­ra es­ta tie­rra? D.R. Di­ce uno de los per­so­na­jes, en la pe­lí­cu­la, que cuan­do to­do te fa­lla vuel­ves a lo tra­di­cio­nal. Y creo que hay mu­chos que in­ten­ta­mos re­cu­pe­rar las raí­ces de to­do, des­de las re­ce­tas de nues­tras abue­las has­ta la ro­pa del ar­ma­rio de nues­tras ma­dres, co­mo en una es­pe­cie de re­co­no­ci­mien­to de lo que es bueno. Co­mo di­ce el bo­le­ro: “Quie­ro que co­noz­cas mu­cha gen­te y te be­sen otros la­bios pa­ra que me com­pa­res. Y vol­ver”. M.E. Yo nun­ca he de­ja­do San Se­bas­tián y tam­po­co voy a de­jar Ma­drid, vi­vi­ré a ca­ba­llo en­tre am­bos. No creo que los del nor­te sea­mos más arrai­ga­dos. No ten­go nin­gún sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta ni pa­trió­ti­co, me pa­re­ce que el na­cio­na­lis­mo so­lo ha traí­do pro­ble­mas. Yo no soy de es­ta­ble­cer fron­te­ras, sino de abrir­las. Creo que el ho­gar es­tá don­de es­tá tu fa­mi­lia; ho­gar es el que tú ha­ces con tu gen­te. D.R. Yo me enamo­ré de un na­va­rro. Cuan­do le co­no­cí, le de­cía: “Yo nun­ca me iré de Do­nos­ti”. Y aho­ra vi­vo muy fe­liz en Na­va­rra. Fue un gran cam­bio cli­má­ti­co y de pai­sa­je. El sur de Na­va­rra es se­cano, de oli­va­res y vi­ñe­dos.

En la pe­lí­cu­la se plan­tean mu­chas asig­na­tu­ras pen­dien­tes en cues­tio­nes de igual­dad… D.R. Amaia es una mu­jer co­mo cual­quie­ra, es ahí don­de ha re­si­di­do par­te de su éxi­to: no es per­fec­ta, co­me­te erro­res, du­da y, sin em­bar­go, si­gue ade­lan­te por­que la vi­da es se­guir ade­lan­te. To­ca te­mas que son pro­pios de una mu­jer de esa edad, co­mo quién se ocu­pa de los pa­dres, del ne­go­cio, de las res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res... Y los con­flic­tos en el tra­ba­jo, que se dan con hom­bres­por­que la reali­dad es que en la Po­li­cía Fo­ral no hay nin­gu­na je­fa de ho­mi­ci­dios, aun­que las ha­brá pron­to. Pe­ro no ha­bía in­ten­ción de reivin­di­ca­ción, no me sien­to aban­de­ra­da de na­da. M.E. La fe­mi­ni­dad y la ma­ter­ni­dad es­tán muy pre­sen­tes. Me gus­ta esa mez­cla que tie­ne Amaia de for­ta­le­za y fra­gi­li­dad. Su for­ta­le­za es evi­den­te en lo la­bo­ral, por­que se en­fren­ta a un tra­ba­jo muy du­ro y en un am­bien­te mas­cu­lino bas­tan­te hos­til. Pa­ra los hom­bres, esa mu­jer jo­ven, más pre­pa­ra­da que ellos, es una ame­na­za.

Otra vez el mal­di­to ma­chis­mo… M.E. De al­gu­na ma­ne­ra, es­tá es­ta­ble­ci­do que la fuer­za es mas­cu­li­na y la de­bi­li­dad, fe­me­ni­na, y to­dos so­mos am­bas co­sas. En la pe­lí­cu­la El hom­bre de las mil ca­ras, de­cían en un mo­men­to: “Es­ta jue­za es muy du­ra”. Y mi per­so­na­je res­pon­día: “Es mu­jer, no le que­da más re­me­dio que ser­lo”. Al­ber­to Ro­drí­guez, el di­rec­tor, me de­cía que esa fra­se me sa­lía del al­ma. Y es así. Te­ne­mos que ser fuer­tes en to­dos los sen­ti­dos; el emo­cio­nal, cla­ro; y aho­ra que soy ma­dre, me doy cuen­ta de que tam­bién en lo fí­si­co. So­mos cons­cien­tes de que ve­ni­mos de un mun­do do­mi­na­do por hom­bres du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po. Tie­nes la sen­sa­ción de es­tar siem­pre lu­chan­do por te­ner tu lu­gar. D.R. Las mu­je­res de­be­mos plan­tear­nos has­ta qué pun­to so­mos su­per­exi­gen­tes con no­so­tras mis­mas y, so­bre to­do, con las de­más. Creo que nues­tra peor enemi­ga so­mos no­so­tras: te­ne­mos que ser su­per­mu­je­res, no jus­ti­fi­ca­mos, no per­do­na­mos, com­pe­ti­mos siem­pre. Hay que re­la­jar­se más. Acep­tar­nos en­tre no­so­tras y ser me­nos “bru­jas”. M.E. Pe­ro el ma­chis­mo es ma­lo pa­ra hom­bres y mu­je­res. En la se­rie La so­na­ta del si­len­cio, en la que tra­ba­jé, se veía có­mo los ro­les ina­mo­vi­bles ge­ne­ran su­fri­mien­to; tan­to al hom­bre, que por la ra­zón que sea, no cum­ple con su pa­pel de pro­vee­dor, co­mo a las mu­je­res, que no se que­dan quie­te­ci­tas en su pa­pel. Afor­tu­na­da­men­te, aun­que que­da por ha­cer, se ha avan­za­do mu­cho.

El guión ha sa­cri­fi­ca­do al­gu­nas tra­mas del li­bro, co­mo la de Mari, la dio­sa de la fer­ti­li­dad. ¿Le ha do­li­do la re­nun­cia, co­mo au­to­ra? D.R. Soy es­cri­to­ra. Con­si­de­ro que la me­jor for­ma de co­mu­ni­car una his­to­ria es la li­te­ra­tu­ra y, con per­mi­so del ci­ne, la voy a se­guir reivin­di­can­do. Di­cho es­to, la pe­lí­cu­la me ha emo­cio­na­do; he sen­ti­do lo que tan­tos lec­to­res me han di­cho que sin­tie­ron le­yen­do el li­bro: el mie­do, la an­gus­tia, la sen­sa­ción opre­si­va. En cuan­to a Mari, de al­gu­na ma­ne­ra es­tu­vo allí por­que ha te­ni­do bas­tan­te in­fluen­cia du­ran­te el ro­da­je. La dio­sa de la fer­ti­li­dad ha re­par­ti­do pa­ra­bie­nes y varias mu­je­res que­da­ron em­ba­ra­za­das, Mar­ta en­tre ellas. ¡Aque­llo fue co­mo una fies­ta de la bue­na co­se­cha!

RE­CUER­DO DES­CU­BRIR, DE PE­QUE­ÑA, QUE A LOS NI­ÑOS SE LES PO­DÍA HA­CER DA­ÑO. ME PA­RE­CIÓ IRREAL, IM­PO­SI­BLE”. Do­lo­res Redondo

¿Creen, en­ton­ces, en esas co­sas que no se ven? D.R. No. Bueno, en reali­dad, sí: creo en la amis­tad, en el amor ver­da­de­ro, en un mon­tón de co­sas in­tan­gi­bles. M.E. Yo tam­bién creo en mu­chas co­sas que no se ven, en los sen­ti­mien­tos y las emo­cio­nes, pe­ro no soy na­da eso­té­ri­ca, no.

¿Có­mo se vi­ve una his­to­ria du­ra, con mal­tra­to y ase­si­na­tos de ni­ñas, sien­do ma­dres? D.R. Me ho­rro­ri­za. Ca­da vez que veo no­ti­cias de ese ti­po me ha­go pre­gun­tas y no creas que le­yen­do más o es­cri­bien­do so­bre ello se al­can­za al­gu­na con­clu­sión. Re­cuer­do el mo­men­to en el que, sien­do pe­que­ña, su­pe, por al­gún cri­men de las no­ti­cias, que ha­cer da­ño a los ni­ños era po­si­ble. Me pa­re­cía al­go irreal, por­que a mí me que­ría to­do el mun­do, por su­pues­to la fa­mi­lia, pe­ro tam­bién las ve­ci­nas y has­ta la ten­de­ra. Que fue­ra po­si­ble no que­rer­les me lla­mó la aten­ción y me acuer­do de

aquel mo­men­to. Co­mo ma­dre, me ate­rro­ri­za que al­go les pue­da pa­sar a mis hi­jos. M.E. Ob­via­men­te, cuan­do eres ma­dre esa sen­si­bi­li­dad por to­do lo que afec­ta a los ni­ños cre­ce. Miras a tu be­bé y tie­nes más pre­sen­te la po­si­bi­li­dad de que la pue­dan da­ñar. Aun­que su­pon­go que esos dra­mas es­tre­me­cen a cual­quier per­so­na de bien, y no hay te­rror peor que un ni­ño al que ha­ce da­ño quien se su­po­ne que de­bía pro­te­ger­lo. La ma­ter­ni­dad te ha­ce ex­tre­mar to­das las cau­te­las, te vuel­ves más vul­ne­ra­ble y sen­si­ble, aun­que, la ver­dad, yo siem­pre lo he si­do.

La ado­les­cen­cia, con sus cam­bios y su re­bel­día, es el te­lón de fon­do de la pe­lí­cu­la. ¿Es un asun­to que les preo­cu­pa? D.R. El ado­les­cen­te tie­ne la im­pron­ta na­tu­ral de su edad de es­ta­ble­cer sus pro­pios víncu­los so­cia­les y se­pa­rar­se de la in­fluen­cia pa­ter­nal y ma­ter­nal. Y así de­be ser. Si no, po­de­mos caer en el hi­jo de 45 años que aún de­pen­de de que sus pa­dres le pi­dan ho­ra en el mé­di­co. Ni cor­tar el cor­dón de­ma­sia­do pron­to, ni eter­ni­zar­lo. M.E. Yo, co­mo ma­dre, lo que ten­go que ha­cer es cui­dar y que­rer a mis hi­jos, siem­pre, pe­ro sa­bien­do tam­bién que ellos son per­so­nas li­bres. Ella es ella [di­ce, se­ña­lan­do a la ni­ña, que duer­me en bra­zos de su pa­dre], es su vi­da y es su li­ber­tad. Y ahí creo que es­tá la di­fi­cul­tad de edu­car: res­pe­tar la per­so­na que es y que irá sien­do, que­rer­la, y dar­le su es­pa­cio pa­ra esa vi­da que es su­ya. Hay que apren­der a de­jar­los ir, y más va­le que lo se­pas des­de el prin­ci­pio.

Se acu­sa a los cha­va­les de aho­ra de ser una ge­ne­ra­ción sin in­quie­tu­des... D.R. A mí los ado­les­cen­tes me en­can­tan, no me uno a esa ola que di­ce que son una ge­ne­ra­ción mal­di­ta, ni unos inú­ti­les, no. Creo que eso ha ocu­rri­do to­da la vi­da. No­so­tros tam­bién éra­mos los más lo­cos, los más sin­ver­güen­zas, los que me­nos res­pe­to te­nía­mos a los ma­yo­res... has­ta que vi­nie­ron los si­guien­tes. Yo in­ten­to, aun­que lo veo a años luz de mí, man­te­ner­me in­for­ma­da de you­tu­bers, de ga­mers, de có­mo va el mun­do y por dón­de se mue­ven ellos, qué es­cu­chan, qué ven… M.E. Yo tam­po­co creo en esa pér­di­da de va­lo­res ge­ne­ra­li­za­da en­tre los jó­ve­nes. No se tra­ta de una cues­tión tem­po­ral, sino per­so­nal. Y si mi­ra­mos a nues­tro al­re­de­dor es­toy se­gu­ra de que to­dos ve­mos más gen­te bue­na, hon­ra­da, ho­nes­ta y con bue­nos sen­ti­mien­tos que al con­tra­rio. El pro­ble­ma es que, a ve­ces, los que más rui­do ha­cen son los que sa­len en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. No creo que los jó­ve­nes de aho­ra no se­pan apre­ciar lo que es el tra­ba­jo du­ro, el es­fuer­zo. De­cir eso es com­ple­ta­men­te in­jus­to. Yo veo a mi al­re­de­dor có­mo to­dos se de­jan la piel. Amaia Sa­la­zar tie­ne en su ma­ri­do su au­tén­ti­co re­fu­gio. ¿Có­mo es de im­por­tan­te, pa­ra lo­grar to­do lo que han con­se­gui­do, te­ner un gran hom­bre de­trás? M.E. Pa­ra Amaia es fun­da­men­tal: al lle­gar a ca­sa, se en­tre­ga a los bra­zos de su ma­ri­do, que es la per­so­na con la que se re­la­ja, con la que pue­de mos­trar su fe­mi­ni­dad, con la que pue­de ser vul­ne­ra­ble, con la que no tie­ne que lle­var es­ta co­ra­za te­rri­ble que mu­chas ve­ces le pe­sa. Lo que su­po­ne en mi vi­da pri­va­da, pues… eso se lo di­go so­lo a él. [Lo di­ce lan­zán­do­se ha­cia su chi­co pa­ra be­sar­le]. D.R. Creo que ya he­mos vis­to hoy lo que es pa­ra Mar­ta [se­ña­la con la mi­ra­da a la pa­re­ja de la ac­triz, que pa­sea por la ha­bi­ta­ción con la ni­ña en bra­zos]: al­guien que te com­ple­men­ta y se ocu­pa de que to­do fun­cio­ne. Mien­tras su hi­ja es­té bien, po­drá re­co­rrer mun­do y se­guir ha­cien­do su tra­ba­jo. A mí me pa­sa igual, aun­que mis hi­jos son ma­yo­res. No ne­ce­si­to lla­mar pa­ra sa­ber si han co­mi­do, si han he­cho las ta­reas o si es­tán bien, sé que es así. Ne­ce­si­to sa­ber que mi ca­sa fun­cio­na y esa tran­qui­li­dad es im­pa­ga­ble. Mi ma­ri­do, Eduar­do, es quien lo ha­ce po­si­ble, quien se ocu­pa de la vi­da real mien­tras yo es­cri­bo o par­ti­ci­po en es­ta sesión de fo­tos. Y quien fa­ci­li­ta que mi vi­da se man­ten­ga en unas pro­por­cio­nes nor­ma­les. Por­que cuan­do pa­sas mu­cho tiem­po en mun­dos de fan­ta­sía, la to­ma de tie­rra es esen­cial.

Si quie­res des­cu­brir el ma­king of de es­ta en­tre­vis­ta, en­tra en mu­jer­hoy.com.

“NO CREO QUE LOS JÓ­VE­NES SEAN UNA GE­NE­RA­CIÓN MAL­DI­TA NI INÚ­TI­LES”. Do­lo­res Redondo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.