MÍRALO, ES EL CUER­PO DES­NU­DO DE UNA MU­JER REAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

Cuan­do Han­nah se qui­tó el su­je­ta­dor por ter­ce­ra, o qui­zá por de­ci­mo­ter­ce­ra vez, fui cons­cien­te de que Le­na Dun­ham no era so­lo una es­cri­to­ra, di­rec­to­ra, ac­triz y pie­dra an­gu­lar de los mi­llen­nials, sino, pa­ra­le­la­men­te, una ar­tis­ta cor­po­ral: Dun­ham ha con­ver­ti­do el cuer­po de una mu­jer, en to­do su ex­ce­so glo­rio­so, caó­ti­co e in­có­mo­do, en el ob­je­to de su pro­pia aten­ción y de la nues­tra. Gran par­te de la his­to­ria del ar­te en Oc­ci­den­te ha si­do la his­to­ria de unos hom­bres crean­do re­pre­sen­ta­cio­nes de la mu­jer, es­pe­cial­men­te blan­cas y jó­ve­nes; pe­ro ella con­tri­bu­ye a re­for­mu­lar el mol­de de esa ima­gen, su pro­duc­ción y su con­su­mo. Ca­da vez que Han­nah sor­be fi­deos o se des­nu­da es­ta­mos an­te una afir­ma­ción de que es­ta mu­jer con­cre­ta, in­mer­sa en la ac­ción con­cre­ta de co­mer, ha­blar o prac­ti­car se­xo, me­re­ce nues­tra aten­ción. En ese as­pec­to, es­tá re­de­fi­nien­do tan­to la be­lle­za fe­me­ni­na co­mo el va­lor de la mu­jer. Y las mu­je­res son de to­dos los ta­ma­ños, for­mas y co­lo­res, pe­ro na­die lo di­ría al ver mu­chas obras de ar­te o de cul­tu­ra po­pu­lar, que tra­di­cio­nal­men­te han ve­ne­ra­do de­ter­mi­na­dos ti­pos de mu­je­res mien­tras re­le­ga­ban a otras a los már­ge­nes o a la in­vi­si­bi­li­dad. El mun­do es­tá aba­rro­ta­do de mu­je­res in­vi­si­bles e in­fra­rre­pre­sen­ta­das, in­clu­yen­do a las no blan­cas, las gor­das, las pe­lu­das, las arru­ga­das, las dis­ca­pa­ci­ta­das, las que tie­nen la re­gla y las que no son he­te­ro­se­xua­les. No sor­pren­de que la in­sis­ten­cia en mos­trar­se ha­ya si­do cri­ti­ca­da, a ve­ces jus­ta­men­te, y otras de for­ma cruel y erró­nea. John Ber­ger, en su li­bro Mo­dos de ver, ar­ti­cu­la los as­pec­tos más hi­pó­cri­tas de al­gu­nos de esos ata­ques: “Pin­tas­te una mu­jer des­nu­da por­que dis­fru­ta­bas mi­rán­do­la; le pu­sis­te un es­pe­jo en la mano y lla­mas­te al cua­dro Va­ni­dad, con­de­nan­do, así, a la mu­jer cu­ya des­nu­dez ha­bías re­pre­sen­ta­do pa­ra tu pro­pio pla­cer”. Ber­ger com­pren­dió, co­mo Dun­ham, que la fun­ción de ese es­pe­jo tram­po­so era “ha­cer que la mu­jer se tra­te a sí mis­ma, por en­ci­ma de to­do, co­mo una vi­sión”. Una vi­sión con­cep­tua­li­za­da, rea­li­za­da y con­tro­la­da por hom­bres. Eso es­tá cam­bian­do po­co a po­co, a ve­ces con de­ma­sia­da len­ti­tud, gra­cias a ac­tri­ces y có­mi­cas co­mo Dun­ham, Melissa Mccarthy y Amy Schu­mer, que cues­tio­nan los pa­tro­nes de be­lle­za, atrac­ti­vo y ro­les fe­me­ni­nos. Y usan el hu­mor pa­ra des­man­te­lar, chis­te a chis­te, las ideas so­bre la mu­jer co­mo en­ti­dad a la que mi­rar. De al­gu­na ma­ne­ra, ellas han nor­ma­li­za­do los asal­tos a la re­pre­sen­ta­ción que han he­cho ar­tis­tas co­mo Ka­ren Fin­ley, que se echó cho­co­la­te en el cuer­po des­nu­do pa­ra sim­bo­li­zar “el tra­ta­mien­to de la mu­jer co­mo al­go su­cio”. La su­cie­dad, el des­or­den y la tor­pe­za son ges­tos ra­di­ca­les, es­pe­cial­men­te pa­ra las mu­je­res, a las que se les di­ce cons­tan­te­men­te que de­ben de­pi­lar­se y se­guir una die­ta pa­ra que to­do quede en or­den. Dun­ham es cons­cien­te de ello, y no hay na­da que me gus­te más de Girls que su in­sis­ten­cia en el há­bi­to de Han­nah de sor­ber y de bal­bu­cear, su cruel­dad re­cu­rren­te, su de­pen­den­cia y su nar­ci­sis­mo. Han­nah su­po­ne, fi­nal­men­te, la re­fu­ta­ción de un con­jun­to de ideas uni­ver­sa­les so­bre las mu­je­res. Pe­ro es una mu­jer, no to­das las mu­je­res. El su­yo es un cuer­po fe­me­nino, no el cuer­po fe­me­nino. MANOHLA DARGIS

“CA­DA VEZ QUE HAN­NAH SE QUI­TA EL SU­JE­TA­DOR REFORMULA EL MOL­DE DE LA IMA­GEN FE­ME­NI­NA”.

Le­na Dun­ham y Je­mi­ma Kir­ke pro­ta­go­ni­za­ron el pa­sa­do año una cam­pa­ña de la fir­ma de ro­pa interior Lo­nely Girls.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.