SE­XO IN­CÓ­MO­DO: LOS OR­GAS­MOS NO CAEN DEL CIE­LO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias - JEN­NA WORTHAM

Se­gún la in­dus­tria de Holly­wood, las mu­je­res pue­den te­ner ex­pe­rien­cias se­xua­les com­ple­ta­men­te sa­tis­fac­to­rias sin lle­gar a qui­tar­se el su­je­ta­dor y, ade­más, con­si­guen te­ner or­gas­mos eu­fo­ri­zan­tes en cues­tión de mi­nu­tos. Girls nun­ca ha pres­ta­do aten­ción a esos cli­chés. Des­de el pri­mer epi­so­dio, el se­xo ha si­do ex­tra­ño y po­co fa­vo­re­ce­dor, con su­dor y ri­sas. O lo que es lo mis­mo: rea­lis­ta. Las mu­je­res de la se­rie han te­ni­do re­la­cio­nes por su di­ver­sión caó­ti­ca, pa­ra ob­te­ner apro­ba­ción (in­clu­so cuan­do era un en­cuen­tro bre­ve) y, en oca­sio­nes, por obli­ga­ción. Al­gu­nos mo­men­tos cues­tio­na­bles —de los que ha ha­bi­do mu­chos— han si­do com­pen­sa­dos con hu­mor an­tes de que pa­sa­ran a ser trá­gi­cos y amar­gos. Y ha ha­bi­do muy po­cas mo­ra­le­jas. De he­cho, Girls po­dría ha­ber si­do la tí­pi­ca enu­me­ra­ción ti­tu­la­da: “En­cuen­tros se­xua­les in­có­mo­dos en la vein­te­na”. En la quin­ta tem­po­ra­da, cuan­do Adam y Jes­sa re­co­no­cen, por fin, su quí­mi­ca de fue­go len­to y su­cum­ben al de­seo, no hay na­da ci­ne­ma­to­grá­fi­co en su en­cuen­tro. Al con­tra­rio: la cá­ma­ra les mues­tra a hor­ca­ja­das en un so­fá rui­do­so, con do­lor de es­pal­da y falta de es­pa­cio. Y en el mo­men­to en que Ray y Shos­han­na es­tán a pun­to de rom­per, tie­nen se­xo tris­te. Ella, cu­ya ex­pre­sión de­no­ta que se sien­te extremadamente in­có­mo­da, apa­re­ce en pri­mer plano; mien­tras él es­tá des­preo­cu­pa­do y fe­liz a su la­do. Es­ta es­ce­na trans­mi­te al­go pro­fun­do acer­ca lo que so­por­tan mu­chas ve­ces las mu­je­res y so­bre có­mo pue­den lle­gar a re­nun­ciar a sus ne­ce­si­da­des por sa­tis­fa­cer a otros, es­pe­cial­men­te a los hom­bres. Qui­zás el per­so­na­je de Mar­nie cuen­te con el arco dra­má­ti­co­se­xual más desa­rro­lla­do. Al prin­ci­pio, sus ex­pre­sio­nes fa­cia­les du­ran­te las re­la­cio­nes mos­tra­ban al­go de as­co, dan­do pie a un chis­te im­plí­ci­to so­bre lo te­rri­ble que pa­re­cía re­sul­tar­le la ex­pe­rien­cia. Con fre­cuen­cia, ob­ser­va­ba a su com­pa­ñe­ro pa­ra de­ci­dir cuál de­bía ser su reac­ción, en lu­gar de con­cen­trar­se en dar­se pla­cer a sí mis­ma. Pe­ro, se­gún avan­za la se­rie, ve­mos có­mo se des­cu­bre a sí mis­ma. Cuan­do su no­vio mú­si­co se arro­di­lla con la ca­ra su­mer­gi­da en su tra­se­ro, la ex­pre­sión en el ros­tro de ella ya no mues­tra in­co­mo­di­dad sino pu­ra felicidad. Pe­ro los me­jo­res mo­men­tos de la se­rie han si­do aque­llos en los que Han­nah, la pro­ta­go­nis­ta, nos ha re­ve­la­do sin re­mor­di­mien­tos los re­co­ve­cos de sus pa­to­lo­gías, ya sea asu­mien­do el rol de ni­ña o bien qui­tán­do­le di­ne­ro a su no­vio. En la se­rie, el se­xo nun­ca ha si­do fá­cil de mi­rar por­que a las mu­je­res tam­po­co les re­sul­ta fá­cil com­pren­der­se a sí mis­mas co­mo se­res se­xua­les; de he­cho, tam­po­co les ha si­do fá­cil te­ner au­to­no­mía o de­ter­mi­nar la for­ma en la que quie­ren ejer­cer su fe­mi­ni­dad y su se­xua­li­dad. Pe­ro si al­go ha dis­tin­gui­do siem­pre a una se­rie co­mo Girls es en que nun­ca ha tra­ta­do de ser fá­cil.

“MU­CHAS VE­CES LAS MU­JE­RES PUE­DEN LLE­GAR A RE­NUN­CIAR A SUS NE­CE­SI­DA­DES POR LOS HOM­BRES”.

En Girls ve­mos a Adam y Han­nah en to­do ti­po de si­tua­cio­nes se­xua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.