El dis­fraz de la SE­GU­RI­DAD

El pre­po­ten­te ig­no­ra to­do so­bre sí mis­mo y mues­tra una ima­gen fuer­te cuan­do en reali­dad no lo es. ¿Por qué es­con­de su au­tén­ti­ca fra­gi­li­dad?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

Sha­bía lo­gra­do pa­re­cer una mu­jer du­ra, pe­ro aho­ra, a los 44 años, aca­ba­ba de des­cu­brir que la pri­me­ra con­di­ción pa­ra ser fuer­te era acep­tar las ca­ren­cias per­so­na­les. Lo ha­bía des­cu­bier­to en el trans­cur­so de una psi­co­te­ra­pia a la que lle­gó des­pués de ha­ber acu­di­do a va­rios mé­di­cos, que al fi­nal le di­je­ron que to­do lo que le ocu­rría en su es­tó­ma­go y su piel era una cues­tión de “ner­vios”. Lo que no po­día di­ge­rir men­tal­men­te era lo frá­gil y so­la que se sen­tía a ve­ces. Tra­ba­ja­ba en una em­pre­sa de pu­bli­ci­dad, te­nía una ni­ña de dos años y su pa­re­ja era un hom­bre que en prin­ci­pio le gus­tó por su se­gu­ri­dad en sí mis­mo, una ca­rac­te­rís­ti­ca que se con­vir­tió más ade­lan­te en in­to­le­ran­cia y pre­po­ten­cia. So­fía se pre­gun­ta­ba có­mo ha­bía po­di­do enamo­rar­se de él por unos ras­gos que aho­ra ha­bía lle­ga­do a de­tes­tar. So­fía ha­bía desa­rro­lla­do una más­ca­ra de for­ta­le­za, es­pe­cial­men­te en su tra­ba­jo, por­que tra­ta­ba de com­pen­sar las ca­ren­cias de sus re­la­cio­nes. Ha­bía in­ten­ta­do demostrarse a sí mis­ma que, la­bo­ral­men­te, era me­jor que cual­quier hom­bre, sin dar­se cuen­ta de que, des­de su fan­ta­sía, com­pe­tía con sus her­ta­des ma­nos. Su ma­dre siem­pre ha­bía te­ni­do una cla­ra pre­fe­ren­cia por ellos; ha­bían si­do, se­gún ella mis­ma de­cía, su de­bi­li­dad. De So­fía, en cam­bio, afir­ma­ba que no ne­ce­si­ta­ba tan­tos cui­da­dos, lo que era una for­ma de de­jar­la so­la. Su lu­cha por con­se­guir la acep­ta­ción de su ma­dre, que nun­ca se pro­du­jo, la con­du­jo a re­cha­zar su fe­mi­ni­dad, pues or­ga­ni­zó en su ca­be­za la idea de que la re­cha­za­ba por ser una chi­ca. So­fía de­jó de ser pre­po­ten­te cuan­do se re­con­ci­lió con su fe­mi­ni­dad y pu­do acep­tar que su ma­dre, más que re­cha­zar­la co­mo mu­jer, no ha­bía po­di­do aco­ger­la por­que te­nía di­fi­cul­so­fía pa­ra acep­tar su pro­pia fe­mi­ni­dad. Ape­ga­da a sus hi­jos va­ro­nes, pa­re­cía de­pen­der más de ellos de lo que sus hi­jos de­pen­dían de ella. Una ma­dre in­fan­til e in­ma­du­ra y un pa­dre arro­gan­te, que se creía in­fa­li­ble y po­de­ro­so, pro­mo­vie­ron en ella una mu­jer in­se­gu­ra en su la­do fe­me­nino y pre­po­ten­te en el que se iden­ti­fi­ca­ba con su pa­dre. Así, se ha­bía iden­ti­fi­ca­do con un hom­bre que no acep­ta­ba lí­mi­tes y que, co­mo su ma­ri­do, es­ca­pa­ba de las res­pon­sa­bi­li­da­des y la de­ja­ba so­la en la edu­ca­ción de su hi­ja.

Falta de apo­yo

La pre­po­ten­cia deriva de ne­gar las li­mi­ta­cio­nes per­so­na­les por­que se las te­me. Se in­ten­ta mos­trar a los otros una fuer­za que tra­ta de ocul­tar aque­llo que no se pue­de so­por­tar. Es un ras­go ba­sa­do en la ig­no­ran­cia de los mie­dos per­so­na­les que se mue­ven in­cons­cien­te­men­te. Pa­ra huir de ellos, su víc­ti­ma co­lo­ca las de­bi­li­da­des in­ter­nas en los de­más. Mos­trar a los de­más la po­ten­cia es un ex­ce­len­te mé­to­do pa­ra aca­llar la im­po­ten­cia per­so­nal. Es­ta ac­ti­tud se pro­du­ce cuan­do la per­so­na­li­dad no ha po­di­do ela­bo­rar un nar­ci­sis­mo pri­ma­rio y, por ello, sur­ge un com­ple­jo de su­pe­rio­ri­dad que bus­ca sen­tir­se más im­por­tan­te que los de­más. La au­to­es­ti­ma de es­tas per­so­nas es muy frá­gil y vul­ne­ra­ble, por lo que no re­sis­ten la más pe­que­ña crí­ti­ca, se ofen­den con fa­ci­li­dad y sue­len res­pon­der de for­ma agre­si­va. Cuan­do uno se co­no­ce bien, es im­po­si­ble ser pre­po-

ten­te, por­que to­do es­ta­mos mar­ca­dos por ca­ren­cias que tu­vi­mos que su­frir, por de­bi­li­da­des que te­ne­mos que acep­tar, por lí­mi­tes que de­be­mos res­pe­tar, tan­to en no­so­tros co­mo en los de­más. Huir del re­co­no­ci­mien­to de nues­tras equi­vo­ca­cio­nes y fra­ca­sos es ir con­tra no­so­tros mis­mos. So­lo se desea ser de­ma­sia­do fuer­te cuan­do uno se sien­te de­ma­sia­do dé­bil. El ori­gen de la se­gu­ri­dad en uno mis­mo (que no de la pre­po­ten­cia) se ha­lla en las per­so­nas y el am­bien­te afec­ti­vo que ro­dean al ni­ño en los pri­me­ros años. El psi­co­te­ra­peu­ta in­glés John Bowlby di­ce en su li­bro Una ba­se se­gu­ra (Ed. Pai­dós) que una pla­ta­for- ma apro­pia­da des­de la que cons­truir la per­so­na­li­dad es aque­lla que pro­por­cio­nan los pa­dres cuan­do el ni­ño y el ado­les­cen­te tie­nen la cer­te­za de que pue­de ha­cer sa­li­das al mun­do ex­te­rior y des­pués re­gre­sar sa­bien­do que se­rán bien re­ci­bi­dos, ali­men­ta­dos fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te re­con­for­ta­dos si se sien­ten afli- gi­dos y tran­qui­li­za­dos si es­tán asus­ta­dos. El pa­pel de la fa­mi­lia con­sis­te en ser ac­ce­si­ble, res­pon­der cuan­do se le pi­de alien­to y tal vez ayu­dar, pe­ro in­ter­ve­nir ac­ti­va­men­te so­lo si es ne­ce­sa­rio. Así, los hi­jos apren­den a con­fiar en sí mis­mos. No ne­ce­si­tan ser pre­po­ten­tes pa­ra ocul­tar una fra­gi­li­dad que no so­por­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.