PA­SA­JE A JOR­DA­NIA

Acom­pa­ña­mos a Ma­ría de León en un re­co­rri­do inol­vi­da­ble por un te­rri­to­rio for­ja­do por cul­tu­ras mi­le­na­rias, tra­di­ción… y el es­ti­lo de vi­da más contemporáneo de orien­te. Fo­tos: Mercedes Agui­lar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Si, co­mo di­jo Hans Ch­ris­tian An­der­sen, “via­jar es vi­vir”, vi­si­tar Jor­da­nia es com­pro­bar­lo con los cin­co sen­ti­dos: la es­pec­ta­cu­lar vis­ta de Pe­tra (una de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do); el gus­to in­com­pa­ra­ble de su gas­tro­no­mía —de la que des­ta­co el man­saf, el pla­to na­cio­nal, rea­li­za­do con cor­de­ro–; el so­ni­do de la ani­ma­da mú­si­ca be­dui­na; el aro­ma de las ca­chim­bas, a las que se co­no­ce con el nom­bre de nar­gui­le; y el tac­to de ter­cio­pe­lo que que­da en la piel des­pués de pro­bar los tra­ta­mien­tos con ba­rro del Mar Muer­to. Co­mo to­dos los des­ti­nos de Orien­te Me­dio, Jor­da­nia en­cie­rra una his­to­ria mi­le­na­ria, aun­que su nom­bre y su ex­ten­sión ac­tual se remonta so­lo a 1946, cuan­do Gran Bre­ta­ña y Fran­cia di­vi­die­ron la re­gión tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. La con­vi­ven­cia de cul­tu­ras, sin em­bar­go, ha do­ta­do al pue­blo jor­dano de un ca­rác­ter

abier­to, ca­ri­ño­so y hos­pi­ta­la­rio, que se ha­ce evi­den­te a ca­da pa­so. Amán, la ca­pi­tal, es una ciu­dad de dos millones de ha­bi­tan­tes que se co­no­ce co­mo la ciu­dad de las sie­te co­li­nas. Allí nos alo­ja­mos en el Ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal, del que des­ta­ca­ría su res­tau­ran­te li­ba­nés, con lar­guí­si­mas me­sas de pro­duc­tos… ¡a ca­da cuál más ape­te­ci­ble!

Tien­das, mez­qui­tas y ca­chim­bas

Nues­tra ru­ta por la ciu­dad co­men­zó en la Ciu­da­de­la, un te­so­ro ar­qui­tec­tó­ni­co en el que des­ta­can el tem­plo de Hér­cu­les (ro­mano y muy bien con­ser­va­do) y una mez­qui­ta de la épo­ca Ome­ya (s. VIII). Pa­ra co­no­cer me­jor la his­to­ria de la ciu­dad, os re­co­mien­do una vi­si­ta a su mu­seo, uno de los tres más im­por­tan­tes de la ciu­dad, jun­to al del Fol­clo­re y Tra­di­cio­nes Populares y el Mu­seo Na­cio­nal. Al Ba­lad, tam­bién co­no­ci­do co­mo Down­town, es el cen­tro de la ciu­dad y es muy agra­da­ble re­co­rrer­lo a pie. En la ca­lle Prín­ci­pe Moham­med –des­de don­de se di­vi­sa, a lo le­jos, la mez­qui­ta Grand Hus­sein Al Ba­lad–, po­déis des­cu­brir sus tien­das y ha­cer un al­to en el ca­mino pa­ra co­mer, de ma­ne­ra in­for­mal, en el res­tau­ran­te Has­hem (aten­tos, por­que los re­yes Ab­da­lá y Ra­nia a ve­ces se de­jan ver por aquí). ¿Otras pro­pues­tas? Un té y una ca­chim­ba en la ca­fe­te­ría Za­jal, o los dul­ces de dos es­tu­pen­das pas­te­le­rías: Ha­bi­bah (es la más an­ti­gua de la ciu­dad y tie­nen un pos­tre tí­pi­co con que­so, miel y pis­ta­cho) y Za­la­ti­mo. El ba­rrio re­si­den­cial es Ja­bal Al Weib­deh. Allí, ade­más de la mez­qui­ta de Ab­da­lá I (co­no­ci­da co­mo Mez­qui­ta Azul), os re­co­mien­do una vi­si­ta a la Ga­le­ría Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes y, des­pués, una pau­sa en Rak­wet Arab, un lo­cal fan­tás­ti­co, ti­po chill out, ideal pa­ra des­co­nec­tar, co­mo sue­len ha­cer los jor­da­nos tras sa­lir de tra­ba­jar. El ba­rrio más al­ter­na­ti­vo es Ja­bal Am­man, es­pe­cial­men­te su ca­lle Rain­bow Street, don­de ca­da vier­nes se ce­le­bra el souk ja­ra, un mer­ca­di­llo de ar­te­sa­nía. El res­to de la se­ma­na no os per­dáis sus va­ria­das tien­das, mu­chas vin­ta­ge, don­de encontraréis ro­pa y ac­ce­so­rios ar­te­sa­na­les. En mi ru­ta de shop­ping, os re­co­mien­do Al Ay­di, Badr Ad­du­ja, Ti­raz y, so­bre to­do, Ur­don Shop, con to­do ti­po de pro­duc­tos 100% jor­da­nos. Por cier­to, allí des­cu­brí que el pa­ñue­lo tí­pi­co es ro­jo y blan­co –los co­lo­res de la di­nas­tía ha­che­mi­ta–, mien­tras que el pa­les­tino es el ne­gro y blan­co. Otro lu­gar muy es­pe­cial es el Wild Jor­dan Cen­ter, don­de, ade­más de una di­ver­ti­da tien­da y un es­pa­cio pa­ra ni­ños, tie­nen un res­tau­ran­te de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, don­de dis­fru­ta­mos de una ce­na tan sa­na co­mo sa­bro­sa. Ade­más,

¿Un buen plan? Co­mer en Has­hem, don­de a ve­ces van los re­yes Ab­da­lá y Ra­nia.

or­ga­ni­zan ru­tas de eco­tu­ris­mo y tie­nen sus pro­pios alo­ja­mien­tos ru­ra­les. ¡Ah! Y la vis­ta de la ciu­dad des­de su te­rra­za es ab­so­lu­ta­men­te fan­tás­ti­ca, es­pe­cial­men­te de no­che. Y otra re­co­men­da­ción más: a las afue­ras de la ciu­dad, en el Am­man Mi­ra­ge Vi­lla­ge, edi­fi­ca­do so­bre una an­ti­gua cons­truc­ción oto­ma­na, es­tá el res­tau­ran­te Kan Za­maan, del que os re­co­mien­do los de­li­cio­sos pin­chos mo­ru­nos a la bra­sa.

Dos días y una no­che

Si Amán con­quis­ta, la si­guien­te ciu­dad en nues­tra ru­ta os enamo­ra­rá: Pe­tra, un es­pec­ta­cu­lar en­cla­ve ar­queo­ló­gi­co de 250 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de pie­dra are­nis­ca, en el que ca­da cen­tí­me­tro es pu­ra be­lle­za, en es­pe­cial el des­fi­la­de­ro de la en­tra­da (que lla­man Siq), ade­más del Te­so­ro y el Mo­nas­te­rio, dos de los mo­nu­men­tos más ad­mi­ra­dos. Pa­ra dis­fru­tar de es­ta vi­si­ta co­mo me­re­ce, os re­co­mien­do de­di­car al me­nos dos días. Im­pres­cin­di­ble: cal­za­do có­mo­do (el te­rreno pe­dre­go­so pue­de pro­vo­car al­gún ac­ci­den­te si no an­dáis con cui­da­do), un som­bre­ro y agua fres­ca. Cla­ro que, en lu­gar de ca­mi­nar, po­déis tam­bién al­qui­lar ca­ba­llo, bu­rro, mu­la o ca­me­llo pa­ra que os dé tiem­po a re­co­rrer to­dos sus es­pec­ta­cu­la­res rin­co­nes. Den­tro del re­cin­to hay muy po­ca ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y, aun­que la me­jor op­ción es ha­cer un pic­nic, si bus­cáis me­sa y man­tel, el buf­fet del res­tau­ran­te The Ba­sin del Crow­ne Pla­za es una bue­na al­ter­na­ti­va. Pe­tra fue fun­da­da en el S.VIII a.c por los edo­mi­tas, aun­que su an­ti­gua pros­pe­ri­dad se la de­be a los na­ba­teos, que la con­vir­tie­ron en pun­to cla­ve del co­mer­cio en el S.VI a.c. Con el de­cli­ve de esa ci­vi­li­za­ción lle­gó tam­bién el ol­vi­do de es­ta ciu­da­de­la, has­ta que en 1812 fue des­cu­bier­ta por el ex­plo­ra­dor sui­zo Jean Louis Burck­hardt. Me­re­ce la pe­na sen­tir la ma­gia de Pe­tra por la no­che, des­pués de dis­fru­tar de una ce­na tí­pi­ca... ela­bo­ra­da por no­so­tros mis­mos. ¿Dón­de? En Pe­tra Kit­chen, un lo­cal muy es­pe­cial en Wa­di Mou­sa, el pue­blo más pró­xi­mo a Pe­tra, don­de se im­par­ten en­tre­te­ni­das cla­ses de co­ci­na que nos per­mi­ten des­cu­brir to­dos los sa­bo­res que en­cie­rra la gas­tro­no­mía de es­te país. De­ja­mos atrás Pe­tra pa­ra di­ri­gir­nos al de­sier­to de Wa­di Rum, que de­be su pai­sa­je al cho­que de pla­cas tec­tó­ni­cas. Re­co­rrer­lo en glo­bo, jeep o ca­me­llo es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, tan­to

Una ex­pe­rien­cia que me­re­ce la pe­na: la ma­gia noc­tur­na de Pe­tra.

co­mo de­gus­tar cor­de­ro en un cam­pa­men­to be­duino. No­so­tros es­tu­vi­mos en el Hi­lla­wi Camp, y allí mis­mo se pue­de pa­sar la no­che, en tien­das de cam­pa­ña, pa­ra ver las es­tre­llas dis­fru­tan­do de uno de los cie­los me­nos con­ta­mi­na­dos del pla­ne­ta. Y des­pués de la are­na, el agua. El Mar Muer­to es uno de los me­jo­res des­ti­nos pa­ra re­la­jar­se de ver­dad: un ba­ño con sus ba­rros de­ja la piel tan sua­ve co­mo el ter­cio­pe­lo y ha­ce que tu cuer­po se co­nec­te con la tie­rra. Los ho­te­les en es­ta área son en su ma­yo­ría re­sorts tu­rís­ti­cos. Os re­co­mien­do el Ma­rriott, don­de nos alo­ja­mos, o el Kem­pins­ki, con­si­de­ra­do el me­jor de la zo­na.

La tie­rra pro­me­ti­da

Nues­tro via­je ter­mi­nó con una vi­si­ta al mon­te Ne­bo, des­de don­de, se­gún cuen­tan las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras, Moi­sés con­tem­pló la tie­rra pro­me­ti­da. Lle­gar has­ta allí es co­mo su­mer­gir­se en ca­da pa­sa­je del An­ti­guo Tes­ta­men­to y cuan­do re­co­rres es­te lu­gar sa­gra­do (cus­to­dia­do en la ac­tua­li­dad por los mon­jes fran­cis­ca­nos) no pue­des de­jar de sen­tir­te en el pa­sa­do, ya que des­de allí se con­tem­pla una vis­ta mí­ti­ca de Jerusalén. An­tes de lle­gar al Mon­te Ne­bo pa­sa­mos por un pue­ble­ci­to, Ma­da­ba. Allí hi­ci­mos un des­can­so en el res­tau­ran­te Ha­ret Joud­na, un clá­si­co de la zo­na, y des­cu­bri­mos tam­bién la his­to­ria que en­cie­rra la igle­sia de San Jor­ge, en la que se en­cuen­tra un mo­sai­co con el ma­pa más an­ti­guo que se con­ser­va de la Tie­rra San­ta. “Tú la ve­rás, pe­ro no la pi­sa­rás”, le di­jo Dios a Moi­sés. Y, se­gún cuen­ta la Biblia, el pro­fe­ta nun­ca la pi­só, pues mu­rió allí mis­mo, en el pun­to fi­nal de es­te via­je inol­vi­da­ble.

www.ma­ria­leonsty­le.com Ins­ta­gram: @ma­ria­leonsty­le

Arri­ba, pa­seo en ca­me­llo por el de­sier­to de Wa­di Rum y ca­mino a Pe­tra. So­bre es­tas lí­neas, con dos lu­ga­re­ños en Pe­tra. Izq., igle­sia bi­zan­ti­na en la Ciu­da­de­la de Amán.

A la izq., una ca­lle de Amán y en el ca­fé Rak­wet Arab, del ba­rrio de Ja­bal Al Wei­deh. Arri­ba, en el des­fi­la­de­ro que con­du­ce a Pe­tra. De­re­cha, vis­ta de Amán des­de la ciu­da­de­la y tren en el de­sier­to de Wa­di Rum.

De arri­ba a ba­jo, fren­te al Te­so­ro de Pe­tra; ba­ños de ba­rro en el Mar Muer­to; en los jar­di­nes del Jor­dan Va­lley Ma­rriot Re­sort & Spa Rum; atar­de­cer en el mon­te Ne­bo; y laúd árabe u oud, en el en Hi­lla­wi Camp.

Des­de arri­ba, vis­ta del Mar Muer­to; con un gru­po de tu­ris­tas en la ciu­da­de­la de Amán; pla­tos tí­pi­cos en Za­jal (Amán) y ba­ño en el Mar Muer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.