Eli­za­beth y la CO­RO­NA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo - *Jor­ge Ca­rrión es es­cri­tor. Aca­ba de pu­bli­car Bar­ce­lo­na. Li­bro de los pa­sa­jes (Ga­la­xia Gu­ten­berg).

Res­pon­da con el respeto que me­re­cen mi ran­go y mi ins­ti­tu­ción, no mi edad y mi gé­ne­ro”.

En el ca­pí­tu­lo Hu­mo y es­pe­jos que­da cla­ro que a Eli­za­beth la co­ro­na le que­da gran­de. Li­te­ral­men­te gran­de. Ela­bo­ra­da con oro en 1661, la co­ro­na de San Eduar­do, con sus 444 pie­dras más o me­nos pre­cio­sas, pe­sa dos ki­los y 200 gra­mos y se ve enor­me so­bre la de­li­ca­da ca­be­za de la nue­va rei­na. En ese mo­men­to se ha­ce evi­den­te –una vez más, la de­fi­ni­ti­va– que la elec­ción del tí­tu­lo de la se­rie fue bri­llan­te. No La rei­na, sino La co­ro­na. No el in­di­vi­duo, sino la ins­ti­tu­ción. Aun­que se des­vis­ta de­trás de un biom­bo, por­que el cria­do de su ma­ri­do es­tá ahí, re­co­gien­do la ca­mi­sa que es­te ha ti­ra­do, y su pro­pia cria­da es­tá tam­bién ahí, ten­dién­do­le el ca­mi­són que de­be po­ner­se pa­ra ir a la ca­ma, en The Crown Eli­za­beth siem­pre se nos mues­tra des­nu­da. In­de­fen­sa, mi­nús­cu­la, in­ca­paz de im­po­ner sus de­ci­sio­nes, aplas­ta­da por los me­ca­nis­mos kaf­kia­nos que ri­gen la mo­nar­quía. Es­tá des­ar­ma­da: no la edu­ca­ron pa­ra go­ber­nar, sino pa­ra fi­gu­rar. El ca­pí­tu­lo más es­tre­me­ce­dor –al me­nos pa­ra al­guien co­mo yo, que ha es­tu­dia­do siem­pre– es Scien­tia Po­ten­tia Est, don­de des­cu­bri­mos que de ni­ña so­lo le en­se­ña­ron a bor­dar, a com­por­tar­se y la Cons­ti­tu­ción. Na­da más. No tie­ne las no­cio­nes bá­si­cas de geo­gra­fía e his­to­ria en ple­na se­gun­da pos­gue­rra mun­dial; de li­te­ra­tu­ra o fí­si­ca en ple­na era ató­mi­ca. Es pro­fun­da­men­te in­cul­ta. To­ma con­cien­cia de ello y con­tra­ta a un tu­tor pri­va­do. No es ca­sual que en el mis­mo epi­so­dio ri­ña con se­re­ni­dad y ar­gu­men­tos a los po­lí­ti­cos que no han es­ta­do a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. La prin­ce­sa es­tá, al fin, es­tu­dian­do en se­rio: pa­ra ser rei­na de ver­dad. De to­das las ten­sas dua­li­da­des que con­fi­gu­ran la se­rie (con su ma­dre, her­ma­na, ma­ri­do, go­ber­nan­tes y de­más), la más sig­ni­fi­ca­ti­va es la de la rei­na con su tío. Por­que el du­que de Wind­sor, que fue du­ran­te 325 días Eduar­do VII, el rey de In­gla­te­rra que es­tu­vo me­nos días en el trono, que nun­ca fue co­ro­na­do, que re­nun­ció a la mo­nar­quía por amor, es quien me­jor co­no­ce y más ha su­fri­do la Co­ro­na. En los ins­tan­tes fi­na­les de Hu­mo y es­pe­jos, des­ti­la su tris­te­za, su frus­tra­ción, su ira, su nos­tal­gia, to­can­do la gai­ta en un pra­do. Su so­bri­na le acu­sa de ha­ber­la con­ver­ti­do, con su ab­di­ca­ción, en la per­so­na que no que­ría ser. Y él re­pi­te una y otra vez, pa­ra vol­ver a con­ven­cer­se in­fi­ni­ta­men­te, de que la Co­ro­na es me­nos im­por­tan­te que el amor. En efec­to: in­tui­mos que Eli­za­beth es­tá con­de­na­da a es­tar ca­da vez más so­la, a no po­der amar.

Clai­re Foy es Isabel II en The Crown.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.