“El tras­plan­te de bra­zos ha si­do mi ma­yor re­to”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

OA lo lar­go de los 20 años que lle­va de ca­rre­ra, el tras­plan­te bi­la­te­ral de bra­zos es qui­zá una de las ci­ru­gías más com­ple­jas que ha rea­li­za­do. “Fue un ca­so de los que no se ol­vi­dan. Du­ran­te cer­ca de 12 ho­ras, un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de más de 20 pro­fe­sio­na­les, en­tre ci­ru­ja­nos, anes­te­sis­tas, en­fer­me­ros y au­xi­lia­res, re­co­nec­ta­mos los hue­sos, múscu­los, va­sos san­guí­neos, ner­vios y piel de las ex­tre­mi­da­des del do­nan­te con el cuer­po del re­cep­tor, un hom­bre que, a cau­sa de un ac­ci­den­te la­bo­ral, per­dió los dos bra­zos por en­ci­ma del co­do. Tra­ba­ja­mos en dos qui­ró­fa­nos, en uno es­ta­ba el do­nan­te y en el otro el re­cep­tor y na­da de lo que se hi­zo en aque­lla ci­ru­gía fue fá­cil. Sin du­da, lo me­jor fue­ron las pa­la­bras de

agra­de­ci­mien­to del pa­cien­te por el lo­gro con­se­gui­do. Es­ta­ba fe­liz, por­que de nue­vo iba a po­der abra­zar a su mu­jer”. De fa­mi­lia de fí­si­cos e in­ge­nie­ros, ya de ni­ña so­ña­ba con ser mé­di­co. “Re­cuer­do que la asig­na­tu­ra de Anato­mía me en­tu­sias­mó y la sa­la de di­sec­ción fue co­mo mi se­gun­da ca­sa. Ele­gí plás­ti­ca, por­que al no te­ner lí­mi­tes anató­mi­cos es alu­ci­nan­te y un re­to cons­tan­te, ya que no de­jas de apren­der y eso es muy mo­ti­va­dor”. Co­mo ci­ru­ja­na, su día a día pue­de ser muy va­ria­do y com­ple­jo. “Rea­li­za­mos des­de la re­cons­truc­ción de una ma­ma y un in­jer­to en una pier­na has­ta la sub­san­ción de una mal­for­ma­ción con­gé­ni­ta. Re­cons­trui­mos la for­ma y re­pa­ra­mos la fun­ción de cual­quier par­te del or­ga­nis­mo”. Dos dé­ca­das con el bis­tu­rí en la mano dan pa­ra mu­cho, pe­ro la pri­me­ra ci­ru­gía es im­bo­rra­ble. “Fue en el Hos­pi­tal de Cru­ces, en Ba­ra­cal­do, don­de me for­mé. Me to­có un gran que­ma­do. Co­mo de­ci­mos no­so­tros, en­tré por la puer­ta gran­de. Era un hom­bre que se ha­bía que­ma­do 60% del cuer­po en un ac­ci­den­te de co­che y es­ta­ba muy gra­ve. Tras una ci­ru­gía com­ple­ja, con­se­gui­mos sal­var­le la vi­da”. In­sis­te en que el buen ci­ru­jano es el mé­di­co que es­tu­dia el ca­so en la consulta y des­pués rea­li­za con pre­ci­sión la téc­ni­ca en el qui­ró­fano. “Si un ci­ru­jano no ana­li­za el ca­so y no lo pre­pa­ra a con­cien­cia, los re­sul­ta­dos en la me­sa de ope­ra­cio­nes no se­rán bue­nos”. Y, ¿cuál es el mo­men­to al que to­do ci­ru­jano no quie­re en­fren­tar­se? “Cuan­do hay que co­mu­ni­car­le al pa­cien­te que no exis­te una op­ción re­pa­ra­do­ra pa­ra su ca­so. Es muy du­ro. Yo apren­dí de mi jefe a en­fren­tar­me a es­tas di­fí­ci­les ex­pe­rien­cias y hoy acon­se­jo a mis re­si­den­tes que no pier­dan de vis­ta a los psi­có­lo­gos, por­que de ellos se apren­de mu­cho a ma­ne­jar­se con destreza en el te­rreno emo­cio­nal”. ¿Desafíos? “Se­guir in­no­van­do en mi­cro­ci­ru­gía y crear un gran equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar. Y en lo per­so­nal, lo­grar no lle­var­me el hos­pi­tal a ca­sa y dis­fru­tar de las pe­que­ñas co­sas de la vi­da”.

Car­men Igle­sias Tie­ne 44 años, no tie­ne hi­jos y es la je­fa de Sec­ción de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, Re­pa­ra­do­ra y Que­ma­dos del Hos­pi­tal La Paz de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.