“Que un ni­ño re­cu­pe­re el habla no tie­ne pre­cio”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

Su inquietud por el co­no­ci­mien­to del ser hu­mano y su destreza ma­nual la lle­vó a es­pe­cia­li­zar­se en Neu­ro­ci­ru­gía. “Des­de pe­que­ña, siem­pre me ha apa­sio­na­do la me­di­ci­na y eso que en la fa­mi­lia no hay nin­gún mé­di­co. Y cuan­do tu­ve que ele­gir es­pe­cia­li­dad me de­can­té por la Neu­ro­ci­ru­gía, por­que, ade­más, soy bas­tan­te tem­pla­da y re­so­lu­ti­va, cua­li­da­des que ne­ce­si­ta to­do buen ci­ru­jano y so­be to­do me atraía el es­tu­dio y fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro”. Tras rea­li­zar la re­si­den­cia de cin­co años en el Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal de Ma­drid, hi­zo las ma­le­tas y se mar­chó tres me­ses al MD An­der­son Cancer Cen­ter de Hous­ton pa­ra pro­fun­di­zar en el abor­da­je de los tu­mo­res ce­re­bra­les de adul­tos y niños. “Es un ofi­cio alu­ci­nan­te, com­ple­jo a ni­vel emo­cio­nal, por­que son ci­ru­gías de al­to ries­go. Y que re­quie­re ple­na de­di­ca­ción. Pe­ro ex­traer un tu­mor ce­re­bral en un ni­ño y lo­grar que pue­da vol­ver a ca­mi­nar o re­cu­pe­re el habla, eso no tie­ne pre­cio. Es una sa­tis­fac­ción in­men­sa”. Las ci­ru­gías siem­pre son com­pli­ca­das, pe­ro ¿de cuál se sien­te más or­gu­llo­sa? “Ten­go una pa­cien­te ma­yor que la ope­ra­mos de un glio­blas­to­ma, que es uno de los peo­res tu­mo­res que exis­ten, por­que el pro­nós­ti­co de supervivencia es de dos años… y ya lle­va más de cin­co, con una gran en­te­re­za. In­clu­so cuan­do te­ne­mos un mal pro­nós­ti­co, nun­ca me rin­do”. Su ma­ri­do, tam­bién neu­ro­ci­ru­jano, es una pie­za cla­ve en su ca­rre­ra. “Ha­ce po­co, he es­ta­do cua­tro me­ses en Li­ver­pool rea­li­zan­do una formación so­bre ci­ru­gía pe­diá­tri­ca y él se ha que­da­do en ca­sa con los niños. Él lo en­tien­de, por­que in­clu­so tra­ba­ja­mos en el mis­mo hos­pi­tal. Cuan­do uno de los dos ne­ce­si­ta ayu­da, ahí es­tá el otro con el bis­tu­rí pre­pa­ra­do. Es inevi­ta­ble, pe­ro sí, me lle­vo el tra­ba­jo a ca­sa, por­que me en­tu­sias­ma mi pro­fe­sión. Pe­ro si nues­tros hi­jos jue­gan a que tam­bién ope­ran a sus mu­ñe­cas de la ca­be­za”, di­ce. ¿Un ob­je­ti­vo? “Ser je­fa de ser­vi­cio. ¿Por qué no? Es via­ble, yo es­toy pre­pa­ra­da y voy al má­xi­mo. Y en el plano pro­fe­sio­nal, me gus­ta­ría po­ner en mar­cha el en­sa­yo clí­ni­co de un tra­ta­mien­to pa­ra un tu­mor pe­diá­tri­co muy agre­si­vo y con un pro­nós­ti­co de un año de supervivencia”.

So­nia Te­ja­da Tie­ne 39 años, es­tá ca­sa­da, es ma­dre de cin­co hi­jos bio­ló­gi­cos y es neu­ro­ci­ru­ja­na es­pe­cia­li­za­da en tu­mo­res in­fan­ti­les en la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Na­va­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.