As­ma in­fan­til: el ries­go de no sa­ber QUÉ HA­CER

El 10% de los me­no­res su­fren es­te pro­ble­ma. Una co­rrec­ta edu­ca­ción del ni­ño y de su en­torno es la me­jor pre­ven­ción. Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Ha­ce un par de años, Na­cho To­rres, que te­nía nue­ve en aquel mo­men­to, su­frió una crisis as­má­ti­ca en cla­se de Ma­te­má­ti­cas. Co­mo se ha­bía de­ja­do la me­di­ca­ción en su abri­go (el in­ha­la­dor con cá­ma­ra es­pa­cia­do­ra con el bron­co­di­la­ta­dor de res­ca­te), pi­dió per­mi­so pa­ra ir a su ta­qui­lla. Pe­ro el pro­fe­sor le di­jo que es­pe­ra­ra. Cuan­do fi­nal­men­te le de­jó ir, Na­cho res­pi­ra­ba con mu­cha di­fi­cul­tad y se ma­reó. Por suer­te, el co­le­gio es­tá cer­ca de un hos­pi­tal y, tras un tra­ta­mien­to de ur­gen­cia, se re­cu­pe­ró. Hoy, si­gue su tra­ta­mien­to de cor­ti­coi­des y no sa­le de ca­sa sin su me­di­ca­ción de res­ca­te. “Los in­gre­sos en los ser­vi­cios de ur­gen­cias por ata­ques de as­ma se pue­den pre­ve­nir con una edu­ca­ción ade­cua­da, tan­to del ni­ño co­mo de la fa­mi­lia, el co­le­gio, los cui­da­do­res y de­más per­so­nas del en­torno cer­cano”, ex­pli­ca el dr. San­tia­go Rue­da Es­te­ban, neu­mó­lo­go pe­dia­tra del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Car­los de Ma­drid. Es­te es­pe­cia­lis­ta es miem­bro del Gru­po de As­ma y Edu­ca­ción de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­mo­lo­gía Pe­diá­tri­ca, que or­ga­ni­za ca­da año Cur­sos de Edu­ca­do­res en As­ma en va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las (el pró­xi­mo, se­rá en Jaén, los días 24 y 25 de mar­zo). “Al­re­de­dor de un 10% de los niños y ado­les­cen­tes en nues­tro país son as­má­ti­cos, lo que sig­ni­fi­ca que en una cla­se de 30 alum­nos ha­brá al me­nos tres de ellos”, ase­gu­ra el dr. Rue­da Es­te­ban. El as­ma es, ade­más, la pri­me­ra cau­sa de ab­sen­tis­mo es­co­lar en nues­tro país. Mu­chas de es­tas au­sen­cias se pro­du­cen por­que los pa­dres te­men que el me­nor no se­pa ac­tuar o no sea bien aten­di­do si tie­ne una crisis. Pa­ra com­ba­tir ese des­co­no­ci­mien­to, las so­cie­da­des pe­diá­tri­cas que tie­nen re­la­ción con esta en­fer­me­dad han par­ti­ci­pa­do en la ela­bo­ra­ción de la Guía Es­pa­ño­la del Ma­ne­jo del As­ma (GEMA) y el Ma­nual del Edu­ca­dor en As­ma. “El ob­je­ti­vo es au­men­tar la au­to­no­mía del me­nor y re­du­cir el im­pac­to de la en­fer­me­dad. Hay que in­sis­tir en una realidad: el as­ma es una en­fer­me­dad crónica y a me­nu­do exi­ge tra­ta­mien­tos y cui­da­dos dia­rios. Si el ni­ño los si­gue, me­jo­ra­rá y, a la lar­ga, in­clu­so po­drá re­du­cir las do­sis de fár­ma­cos”, acla­ra la dra. Car­men Lu­na Pa­re­des, neu­mó­lo­ga pe­dia­tra del Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre de Ma­drid.

Si no me­jo­ra...

Pe­ro las crisis dan pis­tas. Si a pe­sar del tra­ta­mien­to, el ni­ño no me­jo­ra, si­gue con sín­to­mas, con­ti­núa to­sien­do por la no­che... hay que pen­sar que qui­zá no es­tá to­man­do el tra­ta­mien­to a dia­rio o que no uti­li­za bien los dis­po­si­ti­vos de in­ha­la­ción. “Por ejem­plo, si no sa­be usar un in­ha­la­dor con cá­ma­ra es­pa­cia­do­ra, no es­ta­rá re­ci­bien­do las do­sis que ne­ce­si­ta de me­di­ca­men­to y se es­ta­rá in­fra­tra­tan­do, con el ries­go de que sus sín­to­mas em­peo­ren. De igual mo­do, si no em­plea la me­di­ca­ción de res­ca­te a tiem­po, su ries­go de hos­pi­ta­li­za­ción e in­clu­so el de fa­lle­ci­mien­to au­men­ta­rá. Por eso es tan vi­tal la edu­ca­ción en el as­ma”, de­cla­ra ro­tun­da la es­pe­cia­lis­ta del 12 de Oc­tu­bre. To­ses, so­bre to­do por la no­che y por la ma­ña­na, pi­ti­dos (si­bi­lan­cias), di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar, ja­deos, opre­sión en el pe­cho... son los sín­to­mas cla­ves del as­ma. El can­san­cio, la inac­ti­vi­dad, la voz en­tre­cor­ta­da son otros sig­nos que de­ben po­ner­nos aler­ta. “Cuan­do nos lle­ga a la consulta un ni­ño ma­yor de cin­co o seis años con esos sín­to­mas, de­be­mos ave­ri­guar si tie­ne an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de as­ma, ya que esta en­fer­me­dad tie­ne un com­po­nen­te ge­né­ti­co y, si uno de los dos pa­dres es as­má­ti­co, la pro­ba­bi­li­dad de que ese ni­ño ten­ga as­ma es mu­cho ma­yor”, acla­ra por su par­te el dr. Rue­da. Otro da­to muy im­por­tan­te es sa­ber si tie­ne an­te­ce­den­tes de aler­gia o de ato­pia, co­mo por ejem­plo la der­ma­ti­tis ató­pi­ca (ec­ce­ma), la ri­ni­tis, la con­jun­ti­vi­tis... ya que esos pro­ble­mas alér­gi­cos es­tán re­la­cio­na­dos con esta en­fer­me­dad. Los fac­to­res am­bien­ta­les son igual­men­te re­le­van­tes, “por eso, pre­gun­ta­mos si hay fu­ma­do­res en el do­mi­ci­lio, si vi­ven en una zo­na con­ta­mi­na­da, si hay hu­me­da­des o pol­vo en la ca­sa... Tras la aus­cul­ta­ción y el exa­men fí­si­co, ha­ce­mos prue­bas fun­cio­na­les res­pi­ra­to­rias pa­ra sa­ber has-

Esta en­fer­me­dad crónica la pri­me­ra cau­sa de ab­sen­tis­mo es­co­lar. An­tes de los cin­co años, los pro­ble­mas sue­len ser in­fec­cio­sos, no as­má­ti­cos.

ta qué pun­to es­tán obs­trui­das las vías y prue­bas cu­tá­neas a alér­ge­nos pa­ra po­der iden­ti­fi­car­los, dar re­co­men­da­cio­nes pa­ra evi­tar­los y re­du­cir así los sín­to­mas que pro­vo­can”, con­ti­núa el dr. Rue­da. Lle­ga­dos a es­te pun­to, to­ca acla­rar un de­ta­lle im­por­tan­te. Y es que mu­chas ma­dres con niños pe­que­ños que acu­den al pe­dia­tra alar­ma­das por las di­fi­cul­ta­des res­pi­ra­to­rias de sus hi­jos se sor­pren­den al sa­ber que sus pe­que­ños de tres o cua­tro años su­fren una in­fec­ción ví­ri­ca y que, aun- que pue­den pro­du­cir da­ños en las vías aé­reas, sus sín­to­mas no son de as­ma ni es­tán pro­vo­ca­dos por aler­gias. “De he­cho, una gran ma­yo­ría de niños su­pe­ran esos pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios con la edad y no desa­rro­llan en­fer­me­dad as­má­ti­ca”, acla­ra el dr. Rue­da. ¿Y si sus te­mo­res se con­fir­man y el ni­ño es as­má­ti­co? Pa­ra esos pa­dres, el es­pe­cia­lis­ta pro­po­ne es­tos con­se­jos: “No pon­gáis la eti­que­ta de en­fer­mo a un ni­ño as­má­ti­co; si si­gue su tra­ta­mien­to, lle­va­rá una vi­da nor­mal. Con­sul­tad las du­das al pe­dia­tra y no du­déis en apren­der y ex­pli­car al res­to de per­so­nas de su en­torno los sín­to­mas de la en­fer­me­dad y có­mo y cuán­do ad­mi­nis­trar la me­di­ca­ción de res­ca­te. En el as­ma, co­mo en el de­por­te, el en­tre­na­mien­to es vi­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.