AL­TA IN­FI­DE­LI­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

Lis­ti­lla nos ha con­vo­ca­do en su ca­sa pa­ra re­sol­ver un asun­to de la má­xi­ma im­por­tan­cia. “El pro­ble­ma es que, al fi­nal, to­do se sa­be -ex­cla­ma, des­cor­chan­do una bo­te­lla de si­dra-. To­das sa­bía­mos que Ro­sau­ra se ha­bía lia­do con ese ti­pe­jo”. Co­mo nin­gu­na abre la bo­ca, pro­si­gue: “To­das lo sa­bía­mos, pe­ro na­die se lo di­jo. ¿Por qué?”. Al­ga­ru­bia res­pon­de: “No es fá­cil de­cir­le a un ami­go que su pa­re­ja an­da re­to­zan­do con otro”. Mar­ti­na sus­pi­ra y aña­de: “Ya, pe­ro al fi­nal lo sa­ben to­dos me­nos el in­tere­sa­do”. “Tie­ne ra­zón Lis –apos­ti­lla Gor­di–. Eva­ris­to es­tá fa­tal y no hi­ci­mos na­da”. ”¿Y qué quie­res ha­cer?”, pre­gun­ta Al­ga­ru­bia. Lis­ti­lla res­pon­de son­rien­te: “¡Ale­grar­le la vi­da!”. “¿Y có­mo?”, mur­mu­ra Mar­ti­na, que des­de su úl­ti­ma rup­tu­ra no le­van­ta ca­be­za. Lis­ti­lla afir­ma: “Muy sen­ci­llo, ne­ce­si­ta ca­ri­ño y aten­ción”. Gor­di de­cla­ra: “¡Y yo tam­bién!”. “¡Pues, ad­ju­di­ca­do Gor­di! –pro­po­ne Lis–. ¿Qué di­ces? No es un efe­bo, pe­ro es bue­na gen­te y so­lo se tra­ta de mi­mar­le, de su­bir­le la mo­ral”. Mar­ti­na mu­si­ta: “Con­mi­go no con­téis, me voy a re­ti­rar del mun­do sen­ti­men­tal”. Co­mo no hu­bo for­ma de con­ven­cer a Gor­di de la “bon­dad” de la cau­sa, de­ci­di­mos ac­tuar de for­ma in­di­vi­dual.

Una semana des­pués, nos reuni­mos de nue­vo. Lis­ti­lla le ha­bía pro­pues­to sa­lir a to­mar al­go, pe­ro Eva­ris­to no paró de la­men­tar­se y de be­ber y, al fi­nal, se fue dan­do tum­bos has­ta su ca­sa. Gor­di le lle­vó al ci­ne, sin sa­ber que la pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la de­ja­ba a su ma­ri­do y se fu­ga­ba con otro. Yo le pe­dí ayu­da con mi jar­dín: an­tes de em­pe­zar ti­ró el rastrillo, di­cien­do que ese am­bien­te le re­cor­da­ba a Ro­sau­ra. Al­ga­ru­bia le arras­tró a un res­tau­ran­te ja­po­nés: al­go le sen­tó mal, vo­mi­tó y ella le de­jó en su ca­sa con la ca­ra ver­de. “Re­su­mien­do –di­je, enu­me­ran­do nues­tros lo­gros–, desecha­das las co­pas, los jar­di­nes, el ci­ne y la co­mi­da exó­ti­ca.”

Lis­ti­lla es­cu­cha y vuel­ve a in­sis­tir: “Os lo di­je, lo que ne­ce­si­ta es ca­ri­ño y ca­lor­ci­to”. Rién­do­me, su­gie­ro re­ga­lar­le un bi­lle­te a San­to Do­min­go. Gor­di se mi­ra los bol­si­llos y pro­tes­ta: “¡O a Ali­can­te!”. En ese mo­men­to en­tró Mar­ti­na y, con los ojos bri­llan­tes, nos pi­de si­len­cio: “Ayer me en­con­tré con Eva­ris­to por la ca­lle y al ver­le, con esa ca­ra tris­te y pá­li­da, me eché a llo­rar. Él se que­dó per­ple­jo. Ca­ri­ño­so, me pa­só el bra­zo por en­ci­ma de los hom­bros y nos fui­mos a dar un pa­seo. Es­tá­ba­mos ha­blan­do del desa­tino del amor, cuan­do me pre­gun­tó si es­ta­ba tra­ba­jan­do o se­guía en el pa­ro. El ca­so es que te­nía dos bi­lle­tes pa­ra ha­cer un via­je y le so­bra­ba uno. Y le res­pon­dí con un sí do­ble: que sí se­guía en el pa­ro y que sí me iría con él, co­mo ami­gos. ¡Nos va­mos de via­je la semana que vie­ne!”. “¿A dón­de?”, pre­gun­ta­mos to­das a la vez. “A Bom­bay. Creo que ha­ce un ca­lor...”, con­tes­ta Mar­ti­na. Gor­di se le­van­ta y se va ha­cia la puer­ta mien­tras mur­mu­ra: “Yo nun­ca qui­se ir a la In­dia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.