La Gran Man­za­na de Ju­lia Na­va­rro

Nue­va York es la ciu­dad que pro­ta­go­ni­za su úl­ti­ma no­ve­la, pe­ro tam­bién uno de sus des­ti­nos fa­vo­ri­tos y el te­rri­to­rio ín­ti­mo de mu­chos gran­des au­to­res. Por M. J. B.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Viajes -

DDel Up­per East Si­de a Brooklyn, la vi­da de Tho­mas Spen­cer –el pro­ta­go­nis­ta de His­to­ria de un ca­na­lla, el úl­ti­mo li­bro de la es­cri­to­ra y co­lum­nis­ta de Mu­jer­hoy–, es­tá irre­me­dia­ble­men­te ata­da a Nue­va York. En la par­te al­ta de la ciu­dad em­pie­za un re­la­to so­bre la am­bi­ción, el egoís­mo y el re­sen­ti­mien­to que re­co­rre la geo­gra­fía ur­ba­na neo­yor­qui­na y ha ven­di­do ya más de 200.000 ejem­pla­res en nues­tro idio­ma. “Nue­va York es una ciu­dad que siem­pre te asom­bra y que nun­ca ter­mi­nas de des­cu­brir –se­ña­la Ju­lia Na­va­rro–. Me fas­ci­na, por­que de­be su per­so­na­li­dad apa­sio­nan­te a to­dos los que lle­gan a ella. Es un au­tén­ti­co cri­sol, pe­ro a la vez es una ciu­dad muy in­di­vi­dua­lis­ta”. Nue­va York es, ade­más, uno de sus des­ti­nos fa­vo­ri­tos. Una ciu­dad con­ver­ti­da en es­ce­na­rio li­te­ra­rio im­pres­cin­di­ble de nues­tra épo­ca, pe­ro que es a la vez el te­rri­to­rio ín­ti­mo de mu­chos gran­des es­cri­to­res, el lu­gar don­de en­con­tra­ron ins­pi­ra­ción, su ba­rrio, su ca­sa. ¿Dón­de po­de­mos ini­ciar con Ju­lia Na­va­rro una ru­ta car­ga­da de li­bros sino en la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de la ciu­dad? Cons­trui­da en 1899, en la ca­lle 42 en­tre la 5ª y la 6ª Ave­ni­da, es una de las bi­blio­te­cas más im­por­tan­tes del mun­do y la se­gun­da del país tras la del Con­gre­so, en Wa­shing­ton. En sus sa­las hay más de tres mi­llo­nes de li­bros a dis­po­si­ción de los lec­to­res. Y sí, tam­bién se pue­de vi­si­tar co­mo tu­ris­tas.

Ki­ló­me­tros de li­bros y no­ches beat

Pe­ro si no so­lo que­re­mos mi­rar, en el 828 de Broad­way es­tá uno de los des­ti­nos im­pres­cin­di­bles de Na­va­rro cuan­do vi­si­ta la ciu­dad: “Me en­can­ta pa­sar por la li­bre­ría Strand Books­to­re y pa­sar ho­ras re­co­rrien­do sus pa­si­llos, bus­can­do, mi­ran­do... me gus­ta to­do”. Fun­da­da en 1927, di­cen que tie­ne ca­si 30 ki­ló­me­tros de es­tan­tes lle­nos de vo­lú­me­nes y la can­tan­te Patti Smith re­co­no­ció en sus me­mo­rias que tra­ba­jó allí co­mo de­pen­dien­te cuan­do era jo­ven. Muy cer­ca de esa zo­na, en los ba­rrios del sur de Man­hat­tan, las re­fe­ren­cias li­te­ra­rias se mul­ti­pli­can. En Wa­shing­ton Squa­re si­tuó Henry Ja­mes los per­so­na­jes de la no­ve­la que ti­tu­ló con ese nom­bre. Y unas man­za­nas más al sur, un bar de Green­wich Vi­lla­ge lla­ma­do Whi­te Hor­se Ta­vern, en Houd­son St., se con­vir­tió en el cuar­tel ge­ne­ral de la ge­ne­ra­ción beat en los 50: Dy­lan Tho­mas, Anaïs Nin,

Norman Mai­ler, Hun­ter S. Thom­pson y Jack Ke­rouac com­par­tie­ron co­pas y le­tras en él. Y en otro lo­cal noc­turno –el Chum­ley’s, en Bed­ford St.–, vi­vie­ron no­ches y ex­ce­sos Wi­lliam Faulk­ner, John Stein­beck, Eu­ge­ne O’neill, John Dos Pas­sos... Lo me­jor de la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na del si­glo XX. Pe­ro si hay un des­tino li­te­ra­rio en Nue­va York ese es Brooklyn Heights. Ju­lia Na­va­rro si­túa allí una épo­ca cru­cial en la vi­da de su pro­ta­go­nis­ta, Tho­mas Spen­cer. Su fu­tu­ro se per­fi­la en ese ba­rrio co­mo lo hi­zo el de al­gu­nos de los gran­des de la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Son un pu­ña­do de man­za­nas, pe­ro tie­nen el va­lor li­te­ra­rio por me­tro cua­dra­do más al­to del mun­do. Por ellas pa­sea­ron Ar­hur Mi­ller, Tho­mas Wol­fe, Tru­man Ca­po­te, Norman Mai­ler, Henry Mi­ller... Con la es­cri­to­ra, re­co­rre­mos a pie esas ca­lles, bus­can­do las pla­cas que aún re­cuer­dan a sus ilus­tres ha­bi­tan­tes. En el 91 de Rem­sen St, vi­vió Henry Mi­ller an­tes de tras­la­dar­se a Pa­rís. En el 169 de Clin­ton St. re­si­dió H.P Lo­ve­craft. Y a unos pa­sos, en el 102 de Pie­rre­port, nos en­con­tra­mos con un edi­fi­cio don­de vi­vie­ron dos de los gran­des: Norman Mai­ler, que com­par­tió pi­so allí con sus pa­dres tras gra­duar­se en Har­vard y an­tes de alis­tar­se al Ejér­ci­to en la II Gue­rra Mun­dial, y el dra­ma­tur­go Art­hur Mi­ller. Am­bos re­si­die­ron lue­go en otras ca­sas de es­te ba­rrio, pe­ro no cues­ta ima­gi­nar ese cru­ce li­te­ra­rio en las es­ca­le­ras del por­tal.

Va­ni­da­des y dia­man­tes

Al oes­te, en 5 de Mon­ta­gue Te­rra­ce, vi­vió Tom Wol­fe. Y en el 70 de Wi­llow Street, en el só­tano de una man­sión ama­ri­lla en la que re­si­dió una dé­ca­da, Tru­man Ca­po­te es­cri­bió A san­gre fría y Desa­yuno en Tif­fany’s. Sus ven­ta­nas no son co­mo esas en las que Holly Go­lightly (en­car­na­da por Au­drey Hep­burn en la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca), can­ta­ba Moon­ri­ver, pe­ro no nos cues­ta pen­sar en Ca­po­te ima­gi­nán­do­la. Y más cer­ca del río, en Park Slo­pe, Mar­tin Amis y Paul Aus­ter si­guen sien­do ilus­tres ve­ci­nos. Le­jos ya de Brooklyn, la úl­ti­ma re­co­men­da­ción de la es­ci­to­ra tie­ne mu­cho que ver con nues­tras le­tras: la His­pa­nic So­ciety of Ame­ri­ca, en la 155 St. “Es un lu­gar que no hay que pa­sar por al­to. En su mu­seo hay obras de So­ro­lla, Mu­ri­llo, Ve­láz­quez, Go­ya, y una bi­blio­te­ca con más de 250.000 ejem­pla­res, al­gu­nos va­lio­sí­si­mos, co­mo el pri­me­ro Fue­ro Real de Cas­ti­lla o una pri­me­ra edi­ción de El Qui­jo­te”.

Unas po­cas man­za­nas en Brooklyn tie­nen el va­lor li­te­ra­rio más al­to del mun­do.

Ju­lia Na­va­rro, con el puente de Brooklyn y el dis­tri­to fi­nan­cie­ro de Man­hat­tan al fon­do.

Arri­ba, in­te­rior de la Bi­blio­te­ca de Nue­va York y Wa­shing­ton Squa­re. Aba­jo, ca­lles de Brooklyn Heigths, puente de Brooklyn y el 62 de Mon­ta­gue St., don­de vi­vió Art­hur Mi­ller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.