ARIAD­NA GIL

“CA­DA VEZ ME IM­POR­TA ME­NOS LO QUE PIEN­SEN LOS DE­MÁS” Siem­pre tu­vo ca­pa­ci­dad de en­can­ta­mien­to, co­mo he­roí­na in­ge­nua o co­mo per­so­na­je de pa­sa­do bo­rras­co­so. Hoy, en ple­na ma­du­rez, nos se­du­ce en su re­gre­so al ci­ne y al teatro, mien­tras re­fle­xio­na so­bre si es

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Mu­chos la re­cor­da­rán siem­pre por la fres­cu­ra de su son­ri­sa y su sen­sua­li­dad in­ge­nua y lu­mi­no­sa, en Amo tu ca­ma ri­ca (Emi­lio Mar­tí­nez Lá­za­ro) y Be­lle Épo­que (Fer­nan­do True­ba). Se es­tre­na­ron el mis­mo año, 1992, y con­quis­ta­ron a to­da una ge­ne­ra­ción. Otros se enamo­ra­ron de­fi­ni­ti­va­men­te de ella po­co des­pués, por su pa­pel de ni­ña bien he­roi­nó­ma­na en An­tár­ti­da (1995), de Ma­nuel Huer­ga, cuan­do demostró que era ca­paz de mu­cho más y se aden­tró en un re­gis­tro ator­men­ta­do y os­cu­ro. El ca­so es que Ariad­na Gil (Bar­ce­lo­na, 1969) nos des­lum­bró des­de el pri­mer mo­men­to por su ta­len­to y su be­lle­za re­fi­na­da, a la vez dis­tan­te y cer­ca­na. Es una de las in­dis­cu­ti­bles es­tre­llas de nues­tro ci­ne –tie­ne un Go­ya a la me­jor ac­triz y cin­co no­mi­na­cio­nes– y ha pro­ta­go­ni­za­do ca­si me­dio cen­te­nar de pe­lí­cu­las con al­gu­nos de los más im­por­tan­tes di­rec­to­res. Lo su­yo fue el teatro has­ta que la des­cu­brió Bi­gas Lu­na en 1986, y aho­ra ha vuel­to al es­ce­na­rio con una de­li­ca­da e iró­ni­ca Ja­ne Ey­re, en el Teatro Lliu­re de Bar­ce­lo­na, di­ri­gi­da por Car­me Por­ta­ce­li. Omnipresente en nues­tras pan­ta­llas y en nues­tros sueños, pe­ro au­sen­te del Olim­po de la fa­ma, ex­tre­ma­da­men­te dis­cre­ta, hui­di­za ca­si, Ariad­na se aca­ba de me­ter en la piel de una mé­di­co mi­li­tar, atra­pa­da en una em­bos­ca­da ta­li­bán en Af­ga­nis­tán, en la pe­lí­cu­la En zo­na hos­til. En es­te sin­gu­lar dra­ma bé­li­co di­ri­gi­do por Adolfo Mar­tí­nez (es­treno, 10 de mar­zo), su per­so­na­je, la doc­to­ra

Isabel Varela, em­pie­za a plan­tear­se su pa­pel en ese de­li­ca­do fi­lo en­tre la vi­da y la muer­te en el que se mue­ven los cuer­pos mé­di­cos en zo­nas en con­flic­to. Y Ariad­na le pres­ta to­do el prag­ma­tis­mo y, a la vez, el idea­lis­mo de una mu­jer lu­cha­do­ra y de­sen­can­ta­da, que asume sus con­tra­dic­cio­nes, en lo me­jor de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Qui­zá co­mo ella mis­ma.

Mu­jer­hoy. ¿Qué la atra­jo de esta pe­lí­cu­la tan sin­gu­lar, de acción? Ariad­na Gil. El guión me lle­gó cer­ca del ro­da­je y sin ha­ber oí­do na­da del pro­yec­to. Me ha­bían con­ta­do que es­ta­ba ba­sa­da en un he­cho real y me en­gan­ché a la his­to­ria. Lo leí en un día y me tu­vo en vi­lo. Soy bas­tan­te po­co re­fle­xi­va en es­to: leo al­go, me in­tere­sa.

Es una pe­lí­cu­la co­ral y bé­li­ca, pe­ro al mis­mo tiem­po tie­ne un per­so­na­je fe­me­nino con mu­cho pe­so, muy dis­tin­to

de esos otros ator­men­ta­dos que ha in­ter­pre­ta­do.

Sí, sí, es cier­to [Ri­sas]. He he­cho de to­do, pe­ro en ge­ne­ral han si­do per­so­na­jes con bas­tan­tes pro­ble­mas [Ri­sas]. Isabel tie­ne un pro­ble­ma en­ten­di­ble: es una mé­di­co mi­li­tar y es­tá em­pe­zan­do a du­dar; se pre­gun­ta si pue­de se­guir so­por­tan­do to­da esa ten­sión, esa im­po­ten­cia en la que vi­ve, aun­que en la pe­lí­cu­la pri­ma la acción y cuan­do hay que so­bre­vi­vir to­do pa­sa a se­gun­do plano. Pe­ro creo que ella vuel­ve a en­con­trar el sen­ti­do de por qué es­tá ahí, y es que quie­re sal­var vi­das.

¿Có­mo fue el en­tre­na­mien­to? Apren­der a ma­ne­jar ar­mas pa­ra que re­sul­te na­tu­ral, tra­ba­jar en un pai­sa­je de­sér­ti­co…

Fue un ro­da­je di­fí­cil. To­do lo que se ve en la pe­lí­cu­la es­tá ro­da­do tal cual, no hay na­da di­gi­tal. El Ejér­ci­to de Tie­rra y el del Ai­re par­ti­ci­pa­ron pa­ra que fue­ra lo más rea­lis­ta po­si­ble. A los ac­to­res nos en­tre­na­ron ca­si co­mo pa­ra una mi­sión: los que ha­cían de le­gio­na­rios, se pa­sa­ron se­ma­nas en­tre­nan­do con ellos; los que éra­mos del Ejér­ci­to de Tie­rra, nos fui­mos a la ba­se de Col­me­nar Vie­jo y apren­di­mos lo que era su ru­ti­na... Yo tu­ve a .un en­fer­me­ro fan­tás­ti­co con­mi­go to­do el ro­da­je. Y fue du­ro tam­bién por­que ro­da­mos en po­co tiem­po y a un rit­mo ver­ti­gi­no­so.

¿Qué ha apren­di­do con los años co­mo ac­triz?

La in­se­gu­ri­dad siem­pre es­tá ahí, aun­que con la in­cons­cien­cia del prin­ci­pio, so­bre to­do cuan­do tie­nes tan­ta suer­te co­mo yo, no es tan gran­de. Pe­ro va cre­cien­do con la con­cien­cia de ca­da per­so­na­je, con la exi­gen­cia que uno se po­ne. Aho­ra es­toy más abier­ta, con me­nos mie­dos. Las con­se­cuen­cias de los tra­ba­jos me im­por­tan me­nos que el tra­ba­jo en sí; me in­tere­sa la ex­pe­rien­cia de ca­da per­so­na­je.

Da la sen­sa­ción de que ha in­ten­ta­do do­si­fi­car sus apa­ri­cio­nes en el ci­ne, co­mo si qui­sie­ra que el éxi­to no se la tra­ga­ra. Cuan­do pue­des ele­gir, eli­ges; pe­ro hay mo­men­tos en los que no pue­des y te do­si­fi­can [Ri­sas]. A ve­ces lle­gan co­sas que en otro mo­men­to no ha­rías y di­ces: “¡Qué bien! Va­mos a pro­bar”. Cuan­do he po­di­do ele­gir, he di­cho que no a mu­chí­si­mas co­sas; y en mo­men­tos de po­co tra­ba­jo, tam­bién he di­cho que no. Si he po­di­do per­mi­tír­me­lo, he di­cho: “Voy a aguan­tar”. Por­que lue­go tie­nes que creer en lo que ha­ces; si no, lo pa­so mal. Uno ac­túa por­que le gus­ta, pe­ro in­ten­ta trans­mi­tir al­go.

Las actrices se han em­pe­za­do a re­be­lar con­tra la es­ca­sez de pa­pe­les in­tere­san­tes pa­ra las mu­je­res ma­du­ras. Es cier­to. Al­gu­nas cum­plen 50 sin pa­rar de tra­ba­jar, pe­ro son las me­nos.

“NO ME IN­TERE­SA QUE TO­DOS SE­PAN LO QUE HA­GO. NO QUIE­RO TE­NER OTRO PER­SO­NA­JE PÚ­BLI­CO”.

¿Le da mie­do ese lim­bo?

Bueno es al­go que vi­vo. En mi ca­so, por suer­te, es­toy ha­cien­do mu­cho teatro y cuan­do el ci­ne se ra­len­ti­za apa­re­cen opor­tu­ni­da­des ahí. Pe­ro hay que aguan­tar. Es­te es un ofi­cio que va y vie­ne, que cam­bia de mar­cha con­ti­nua­men­te y hay que sa­ber­lo y su­frir­lo. Y dis­fru­tar­lo cuan­do se ace­le­ra. Es así pa­ra to­dos, aun­que pa­ra las mu­je­res qui­zá más. Son épo­cas y hay que ges­tio­nar­lo lo me­jor po­si­ble.

Siem­pre ha es­ta­do muy ale­ja­da de la fa­ma. ¿Es ti­mi­dez, pe­re­za, dis­cre­ción, elec­ción? No es al­go que uno de­ci­da exac­ta­men­te. Y al­gu­na co­sa he he­cho, aun­que po­co. Me gus­ta mi tra­ba­jo, pe­ro eso no me in­tere­sa na­da; des­pués de mu­chos años me he da­do cuen­ta. Pro­ba­ble­men­te in­flu­ye la ti­mi­dez, mi in­ca­pa­ci­dad so­cial, no sen­tir­me có­mo­da. No me in­tere­sa que to­do el mun­do se­pa lo que ha­go o lo que no. Es co­mo te­ner otro per­so­na­je pú­bli­co y yo nun­ca he que­ri­do te­ner­lo, o no he sa­bi­do. Sal­go a la ca­lle y no me acuer­do de que al­guien pue­de re­co­no­cer­me. Cuan­do es al­go re­la­cio­na­do con mi tra­ba­jo, lo ha­go; pe­ro cuan­do no en­tien­do qué sen­ti­do tie­ne ir, no voy y pun­to. No es gra­ve.

Sin em­bar­go, se di­ce que los ac­to­res son ex­hi­bi­cio­nis­tas. ¿Us­ted por qué es ac­triz? Me sien­to segura cuan­do ten­go un per­so­na­je, un texto, una si­tua­ción que co­noz­co; sé lo que va a pa­sar y ahí pue­do ser li­bre de al­gu­na ma­ne­ra, co­sa que en la vi­da no su­ce­de. Tie­ne que ver más con ex­pre­sar­se que con ex­hi­bir­se, en­ton­ces. Sí, sin du­da.

¿Lle­ga uno a ob­se­sio­nar­me cuan­do tra­ba­ja o es­tu­dia pa­ra in­ter­pre­tar un per­so­na­je?

Sí, me duer­mo y me des­pier­to, o me des­ve­lo, y ten­go el texto en la ca­be­za. Me le­van­to y es­toy un po­co ab­du­ci­da por el per­so­na­je, la his­to­ria.

¿Y de qué se ali­men­ta una ac­triz?

De to­do un po­co: cuan­to más bus­cas e in­da­gas, más ideas te pue­den ve­nir. Te de­jas lle­var por la in­tui­ción y sa­le tu sen­si­bi­li­dad pa­ra ha­blar a tra­vés de otro que no eres tú de co­sas que no te pa­san a ti.

Cuan­do uno tie­ne una pa­re­ja que es di­rec­tor de ci­ne o ac­tor, co­mo es su ca­so [el di­rec­tor Da­vid True­ba, pa­dre de sus dos hi­jos, del que es­tá se­pa­ra­da, y el ac­tor Vig­go Mor­ten­sen, su pa­re­ja des­de ha­ce cin­co años], ¿se com­par­ten esos mun­dos, se pi­de con­se­jo, o se pro­cu­ra man­te­ner es­tan­co el mun­do del tra­ba­jo pa­ra no ob­se­sio­nar­se? La ob­se­sión la lle­va uno, for­ma par­te de la vi­da [Ri­sas]. Si tu tra­ba­jo te gus­ta, es nor­mal que lo com­par­tas; si no te gus­ta, cie­rras la puer­ta y no quie­res ni acor­dar­te. Es ló­gi­co que es­té pre­sen­te, co­mo tan­tas otras co­sas, so­bre to­do en una pro­fe­sión que es tan cam­bian­te co­mo esta.

¿Qué pa­pe­les año­ra aho­ra in­ter­pre­tar?

No soy de esas actrices que pien­san: “Me gus­ta­ría ha­cer es­to”. Lle­gan co­sas y me me­to en ellas, pe­ro sí es ver­dad que he he­cho po­ca co­me­dia y me plan­teo si ten­dría la fa­ci­li­dad que tie­nen otros ac­to­res. Es al­go que me que­da por pro­bar.

¿Qué le da el teatro que no le da el ci­ne?

So­bre to­do, me da tiem­po pa­ra pro­bar, pa­ra en­sa­yar. Es un pro­ce­so crea­ti­vo con­jun­to: no es­tás so­lo, sino con los com­pa­ñe­ros, con el di­rec­tor, y em­pie­zas a crear des­de ce­ro y a cons­truir. El ci­ne es ma­ra­vi­llo­so, por­que con­si­guen lle­var­te a don­de quie­ren y eso que­da. Pe­ro, pa­ra un ac­tor, ir pro­ban­do, equi­vo­cán­do­te, cons­tru­yen­do y en­con­tran­do co­sas, es un pro­ce­so que dis­fru­tas mu­cho. To­do es­tá vi­vo y to­do cam­bia. Es muy ob­se­si­vo y los ner­vios son bes­tia­les, pe­ro lo dis­fru­to mu­cho [Ri­sas].

¿Qué ha des­cu­bier­to de su úl­ti­mo per­so­na­je, Ja­ne Ey­re?

Es una mu­jer fiel a sus prin­ci­pios por en­ci­ma de to­do, aun­que eso la lle­ve a per­der. Es de una in­te­gri­dad, de una in­te­li­gen­cia, de una sen­si­bi­li­dad, de una iro­nía… Y tie­ne mu­chí­si­mo de su au­to­ra, Char­lot­te Bron­të, de ese mun­do en el que vi­vían ais­la­das ella y sus her­ma­nas. Me ha per­mi­ti­do, ade­más, des­cu­brir la In­gla­te­rra de esa épo­ca, esa fa­mi­lia, las car­tas que es­cri­bían, ese fe­mi­nis­mo na­tu­ral, el he­cho de que no qui­sie­ran que se las to­ma­ra de for­ma di­fe­ren­te por ser mu­je­res a la ho­ra de es­cri­bir. Es­tá sien­do una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca, muy in­ten­sa.

Su hi­ja ma­yor, Vio­le­ta, que tie­ne 20 años, tam­bién quie­re ser ac­triz. Ya ha he­cho va­rios pa­pe­les, uno con su pa­dre, Da­vid True­ba. ¿Có­mo ve su vo­ca­ción? ¿Le da con­se­jos? Lo veo bien, si uno sa­be lo que quie­re ha­cer y se le da bien. No me da más mie­do que si qui­sie­ra es­tu­diar Me­di­ci­na. El mun­do es­tá di­fí­cil pa­ra to­dos. Mis pa­dres te­nían mie­do, por­que su hi­ja em­pe­za­ba muy jo­ven en un mun­do que no co­no­cían, pe­ro no­so­tros sí co­no­ce­mos es­te mun­do. Y uno lo que desea, por en­ci­ma de to­do, es que sus hi­jos sean fe­li­ces y que les va­ya bien, ha­gan lo que ha­gan.

“LO QUE UNO DESEA, POR EN­CI­MA DE TO­DO, ES QUE SUS HI­JOS SEAN FE­LI­CES, HA­GAN LO QUE HA­GAN”.

Ariad­na Gil, en dos fo­to­gra­mas de En zo­na hos­til, don­de en­car­na a una doc­to­ra mi­li­tar en una mi­sión de Af­ga­nis­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.