“La in­tui­ción qui­rúr­gi­ca se tie­ne o no”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas - Ro­sa Mo­reno

“El ofi­cio se apren­de, pe­ro la in­tui­ción qui­rúr­gi­ca se tie­ne o no se tie­ne. Hay una par­te de formación y otra en la que ope­ras con la mano y la ca­be­za. Lue­go es­tá el ca­rác­ter. Yo soy muy per­fec­cio­nis­ta y exi­jo mu­cho al equi­po, no so­por­to la cha­pu­za. Por eso me gus­ta te­ner a mi la­do a los me­jo­res, pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos, re­so­lu­ti­vos y efi­ca­ces”. Fue tras rea­li­zar una apen­di­cec­to­mía cuan­do su­po que la ci­ru­gía era lo su­yo: “En sex­to de ca­rre­ra, me di cuen­ta de que no sa­bía dar ni un pun­to y una pro­fe­so­ra me ani­mó a co­ger el bis­tu­rí. Aque­llo me gus­tó tan­to que de­ter­mi­nó mi fu­tu­ro. Ele­gí vas­cu­lar por­que es una de las es­pe­cia­li­da­des más com­ple­tas y com­ple­jas y me gus­tan los re­tos. El pri­mer día que ba­jé a ope­rar me to­có un aneu­ris­ma y me sa­lió fe­no­me­nal. Re­cuer­do que lo afron­té con mu­cha se­re­ni­dad y au­to­con­trol y, por su­pues­to, co­no­cien­do mis lí­mi­tes. Es­to es al­go que in­cul­co a mi equi­po cons­tan­te­men­te, que no te­man pe­dir ayu­da a otros co­le­gas, por­que así el pa­cien­te es­tá más se­gu­ro”. Hoy, con más de 35 años en­fren­tán­do­se a aneu­ris­mas, trom­bo­sis Tie­ne 59 años, es­tá di­vor­cia­da, tie­ne un hi­jo y es je­fa de la Uni­dad de An­gio­lo­gía y Ci­ru­gía Vas­cu­lar del Hos­pi­tal de La Prin­ce­sa de Ma­drid. e in­clu­so a la aor­ta to­rá­ci­ca abier­ta –“el Eve­rest de la ci­ru­gía vas­cu­lar”– man­tie­ne la ilu­sión. “Pe­ro es­te es un sec­tor al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo y muy exi­gen­te, por­que es muy de hom­bres. Ade­más, de ca­ra a la con­ci­lia­ción es muy ero­sio­nan­te pa­ra la vi­da privada, no lo aguan­ta cual­quie­ra”. Tie­ne cla­ro que lo más du­ro de esta pro­fe­sión es la pér­di­da de los pa­cien­tes: “Cuan­do pa­sa, se su­fre, se llo­ra y due­le mu­cho. Na­die te en­se­ña a afron­tar esta ex­pe­rien­cia, ca­da mé­di­co lo vi­ve se­gún su for­ma de ser. A mí, me cues­ta, lo re­co­noz­co”. ¿Y la vi­da fa­mi­liar? “Muy di­fí­cil. Cuan­do mi hi­jo te­nía dos años, me di­vor­cié. Por al­gún si­tio te rom­pes, no lle­gas a to­do. Mis pa­dres se hi­cie­ron mu­chas guar­dias cui­dan­do de mi hi­jo”. ¿Al­go pen­dien­te? “Lo­grar la do­cen­cia de pos­gra­do en mi ser­vi­cio e im­par­tir cla­ses co­mo pro­fe­sor ti­tu­lar en la Uni­ver­si­dad. Y se­guir apren­dien­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.