En un PLIS PLAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - EDUR­NE URIAR­TE

VIA­JO MU­CHO EN AVIÓN,

tan­to que se ha con­ver­ti­do en al­go ca­si tan co­ti­diano co­mo el co­che, si no fue­ra por las be­llí­si­mas imá­ge­nes que no me can­so de ad­mi­rar des­de las al­tu­ras, co­mo las mon­ta­ñas re­cor­ta­das so­bre el mar que siem­pre me des­lum­bran cuan­do el avión en­tra en el va­lle del ae­ro­puer­to de Bil­bao. Y en­tre las que tam­bién tiem­blo los días en que azo­ta ese vien­to al que te­me­mos los viz­caí­nos y que me ha­ce prac­ti­car téc­ni­cas de re­la­ja­ción sin mu­chos re­sul­ta­dos has­ta aho­ra. Cuan­do el vien­to no in­quie­ta, mis viajes son una agra­da­ble ru­ti­na de lec­tu­ras, mú­si­ca y be­llos pai­sa­jes, so­lo al­te­ra­da de tar­de en tar­de por al­gún com­pa­ñe­ro de asien­to ama­ble y con­ver­sa­dor. Pe­ro nun­ca en mu­chos años ha­bía si­do trans­for­ma­da por la des­bor­dan­te sim­pa­tía de un co­man­dan­te, co­mo me ocu­rrió ha­ce unos días. Por una vez, de­jé mi lec­tu­ra no por el vien­to, sino pa­ra aten­der las ex­pli­ca­cio­nes del pi­lo­to más en­can­ta­dor y di­ver­ti­do que he es­cu­cha­do ja­más. Nos anun­ció que lle­ga­ría­mos en un plis-plas a Bil­bao y em­pe­cé a sonreír, lue­go nos in­for­mó de que ha­bría un li­ge­ro vien­to en la apro­xi­ma­ción pe­ro que no nos preo­cu­pá­ra­mos por­que no era de ése que veía­mos en los te­le­dia­rios, y ahí ya me reía, des­pués nos con­tó que ve­ría­mos Bil­bao a nues­tra de­re­cha y Get­xo, Ba­rri­ka y So­pe­la­na a nues­tra iz­quier­da y que no nos lo per­dié­ra­mos, y es­tu­ve muy de acuer­do, y cuan­do se dis­cul­pó por las tur­bu­len­cias cer­ca del ae­ro­puer­to por­que tam­bién el avión te­nía ga­nas de lle­gar a tiem­po al ape­ri­ti­vo en Bil­bao, hi­ce lo que una bue­na par­te de los pa­sa­je­ros, es­ta­llé en un aplau­so es­pon­tá­neo de en­ho­ra­bue­na al pi­lo­to.

A LA SA­LI­DA,

agra­de­cí al so­bre­car­go ese via­je di­fe­ren­te que tu­vi­mos la suer­te de dis­fru­tar, y aún son­reía mien­tras ca­mi­na­ba por el ae­ro­puer­to y pen­sa­ba en el enor­me po­der trans­for­ma­dor de la ale­gría, de la sim­pa­tía y de la ama­bi­li­dad. La ma­ne­ra en que al­guien pue­de con­ver­tir un via­je ru­ti­na­rio en una pla­cen­te­ra pe­que­ña aven­tu­ra. Lo di­fe­ren­te que pue­de ser un día cuan­do el sen­ti­do del hu­mor y el de­seo de ha­cer fe­li­ces a los de­más sur­gen de los lu­ga­res más ines­pe­ra­dos. Por­que la ma­yo­ría de no­so­tros va­mos por la vi­da tan en­fras­ca­dos en nues­tros pen­sa­mien­tos y preo­cu­pa­cio­nes que ape­nas ve­mos a las otras per­so­nas o no nos to­ma­mos un mi­nu­to de más pa­ra son­reír­les y desear­les un buen día. Y en otros ca­sos, el tra­ba­jo de un pi­lo­to es un ejem­plo, nos afe­rra­mos tan­to a los con­ven­cio­na­lis­mos que no nos atre­ve­mos a sal­tar­los por te­mor a mo­les­tar, a in­cum­plir o a ser di­fe­ren­tes. La bue­na edu­ca­ción es afor­tu­na­da­men­te ma­yo­ri­ta­ria, la sim­pa­tía, al­go más es­ca­sa, pe­ro el sen­ti­do del hu­mor, la ori­gi­na­li­dad y la ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar el día de los de­más es al­go que muy po­cos po­seen, co­mo ese pi­lo­to que se atre­ve a lla­mar plis-plas a los 45 minutos de vue­lo en­tre Ma­drid y Bil­bao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.