FUTBOLÍSIMAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

Re­sul­ta que Pa­blo ya tie­ne clien­tes. Re­sul­ta que Pa­blo, que to­da­vía no ha co­bra­do nin­gu­na fac­tu­ra, es­tá so­bre­pa­sa­do de tra­ba­jo y cu­rra ca­da fin de se­ma­na. Re­sul­ta que su hi­jo ma­yor de­jó el ba­lon­ces­to (ver­sión de­por­te de equi­po) por el Fifa (ver­sión Plays­ta­tion in­di­vi­dual) y se que­da con él en ca­sa. Re­sul­ta, sin em­bar­go, que su hi­ja an­da so­bra­da de per­so­na­li­dad, pa­sión y ener­gía. Y jue­ga al fút­bol. Jue­ga de ver­dad. To­dos los sá­ba­dos. Fút­bol sie­te en un cam­po de hier­ba, con su uni­for­me y sus bo­tas de tacos, en una li­ga con­tra ni­ños que le sa­can un año y un par de ca­be­zas. To­do bien, en teo­ría. Las teo­rías sue­len ser im­pe­ca­bles, la prác­ti­ca, en cam­bio, im­pla­ca­ble. Co­mo cuan­do de­ci­dió que no lle­va­ba la fal­da del uni­for­me. Co­le­gio lai­co. Ni­ños con pan­ta­lón gris, ni­ñas con fal­da ta­blea­da. “¿Por qué ten­go que lle­var­la? ¿Tra­di­ción? ¿Cos­tum­bre? Es ab­sur­do. Es muy mo­les­ta...”, nos di­jo.

Su ma­dre fue a ha­blar con el di­rec­tor del co­le­gio. “Se sen­ti­rá in­có­mo­da”, afir­mó él. “¿Por qué es obli­ga­to­ria la fal­da? De­me un ar­gu­men­to”, exi­gió ella. “So­lo di­go que se sen­ti­rá in­có­mo­da”, vol­vió a con­tes­tar. Des­de en­ton­ces, ha­ce años, va al co­le­gio con esos pan­ta­lo­nes gri­ses de fra­ne­la que pi­can so­lo de ver­los (tan­to co­mo las fal­das, por otro la­do). Va al co­le­gio có­mo­da fí­si­ca­men­te y, co­mo pro­nos­ti­có el di­rec­tor, in­có­mo­da emo­cio­nal­men­te. Por­que es la úni­ca ni­ña con pan­ta­lo­nes y la mi­ran. Y, es­toy se­gu­ra, tam­bién la ad­mi­ran. Es­tá­ba­mos to­da­vía su­peran­do cier­tos co­men­ta­rios (“chi­ca­zo”, “ma­ri­ma­cho”…), cuan­do em­pe­za­mos con la prác­ti­ca del fút­bol. “Ojo, que no tie­ne cuer­po pa­ra en­trar a los con­tra­rios”, avi­só Pa­blo a prin­ci­pio de tem­po­ra­da. “¿Y qué re­co­mien­das? ¿Ba­ti­dos de pro­teí­nas? ¿Te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca? ¿Que no jue­gue?”, le di­je. Pa­blo no re­co­men­da­ba na­da con la ex­cu­sa de que él no iba a es­tar pa­ra ani­mar­la. Así que, sin re­co­men­da­cio­nes, em­pe­za­mos a lle­var­la su ma­dre y yo, en se­ma­nas al­ter­nas, co­mo dic­ta la teo­ría de la cus­to­dia com­par­ti­da. La teo­ría dic­ta tam­bién que nos de­be­ría­mos lle­var mal (sien­do mu­je­res, la ex y la ac­tual), pe­ro pre­fe­ri­mos la prác­ti­ca y ha­ce ya me­dia li­ga que ve­ni­mos jun­tas ca­da sá­ba­do.

No la cu­bráis, que es una ni­ña”. Eso es lo que gri­tan los del co­le­gio con­tra­rio. Su uni­for­me es más bo­ni­to que el nues­tro, su co­ra­zón más pe­que­ño. La ni­ña a la que no cu­bren es la nues­tra. Y mar­ca. Mar­ca. Mar­ca. Al­gu­nos pa­dres gri­tan co­mo si fue­ran en­tre­na­do­res: “¡Me­te la pier­na! ¡Ata­ca! ¡Que es una enanaaa!”. Los en­tre­na­do­res, por suer­te, cui­dan a los ni­ños co­mo pa­dres. Ca­da vez que mar­ca un gol, nos va­mos las tres a una li­bre­ría y com­pra­mos un nue­vo ejem­plar de Fut­bo­lí­si­mos. “¿Li­bros por go­les? Hi­ja, no vas a lle­gar a na­da en el fút­bol”, nos re­ga­ña su pa­dre. Pe­ro lo di­ce en bro­ma, que él tam­bién an­da qui­tán­do­se de pre­jui­cios. Ha­cien­do cre­cer su em­pre­sa, ha­cien­do cre­cer su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.