Al­gu­nos com­pa­ñe­ros han de­ja­do los es­tu­dios un año por su sa­lud” CAR­MEN MO­RENO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Tie­ne 21 años y es de Ma­drid. Es­tu­dia 4º de Bio­tec­no­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid.

EN LA PO­LI­TÉC­NI­CA de Ma­drid, a los es­tu­dian­tes de Bio­tec­no­lo­gía los lla­man uni­cor­nios, “por lo ra­ri­tos –di­ce Car­men–. Cuan­do lle­gué, pen­sa­ba que cual­quier no­ta por de­ba­jo de nue­ve era un fra­ca­so. Aho­ra soy más rea­lis­ta: una no­ta por de­ba­jo de sie­te es inú­til”. Y es­tá la pre­sión de la be­ca. Ella tie­ne la del Mi­nis­te­rio de Educación por el ex­pe­dien­te y el ni­vel de ren­ta fa­mi­liar. “Soy hi­ja de pa­dres se­pa­ra­dos y du­ran­te mu­cho tiem­po mi ma­dre ape­nas ha te­ni­do tra­ba­jo. Pe­ro, pa­ra te­ner derecho a be­ca tie­nes que sobrevivir un año con lo que mu­chos po­lí­ti­cos se gas­tan al mes. Ese um­bral de­be­rían su­bir­lo”. Ella lo­gró, ade­más, una be­ca a la ex­ce­len­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, de 3.000 €. “Co­noz­co a com­pa­ñe­ros a quie­nes el mé­di­co les ha re­co­men­da­do de­jar la carrera un año, con pro­ble­mas de sa­lud por es­tar de­ma­sia­das ho­ras es­tu­dian­do. Tra­to de con­ser­var una vi­da fue­ra de los es­tu­dios, pe­ro cuan­do lle­gan los exá­me­nes pa­so dos me­ses en­ce­rra­da. No so­lo pa­ra que no me qui­ten la be­ca, o por­que si sus­pen­des la ma­trí­cu­la si­guien­te se du­pli­ca, sino por­que sé que es mi res­pon­sa­bi­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.