Así mar­ca un PA­DRE

La cons­truc­ción de nues­tra iden­ti­dad pa­sa por sus pa­la­bras, sus lí­mi­tes y su mi­ra­da. So­mos co­mo so­mos por y pe­se a él. ¿Qué as­pec­tos de nues­tro psi­quis­mo se ven afec­ta­dos por su fi­gu­ra?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos - ISA­BEL MENÉNDEZ, psi­có­lo­ga

La for­ma en que nos desen­vol­va­mos en el te­rreno pro­fe­sio­nal y so­cial, el ac­ce­so a la cul­tu­ra y la ca­pa­ci­dad pa­ra acep­tar los lí­mi­tes tie­nen mu­cho que ver con la fun­ción pa­ter­na. Pa­ra el psi­coa­ná­li­sis, es­ta fun­ción cons­ti­tu­ye el ci­mien­to so­bre el que se es­truc­tu­ra el psi­quis­mo y se­pa­ra a la ma­dre del hi­jo, ayu­dán­do­le a or­ga­ni­zar una iden­ti­dad pro­pia. Si la fun­ción pa­ter­na se ejer­ce ade­cua­da­men­te, los hi­jos ten­drán ma­yor se­gu­ri­dad en la vi­da. Pe­ro cuan­do ha ha­bi­do gra­ves al­te­ra­cio­nes en su desem­pe­ño, la fe­mi­ni­dad y la mas­cu­li­ni­dad se vi­vi­rán de ma­ne­ra con­flic­ti­va. El pa­dre ver­da­de­ro (que no tie­ne por qué ser el bio­ló­gi­co) se­rá aquel que quie­re al ni­ño y le pro­te­ge con re­glas y lí­mi­tes que le ha­rán in­terio­ri­zar una mo­ral pa­ra no da­ñar a otros ni a sí mis­mo. Se­rá, tam­bién, el que le acom­pa­ñe en su crecimiento por­que desea trans­mi­tir­le lo que re­ci­bió. La pa­ter­ni­dad es una ta­rea emo­cio­nal que con­sis­te en acom­pa­ñar al hi­jo has­ta que pue­de sa­lir al mun­do pa­ra ha­cer­se car­go de sí mis­mo. El pa­dre es fun­da­men­tal pa­ra la for­ma­ción del psi­quis­mo y la cons­truc­ción de la iden­ti­dad, de­ter­mi­na en qué mo­do el hi­jo o la hi­ja se re­la­cio­na­rá con su pa­re­ja. El hom­bre que ejer­ce de pa­dre siem­pre se en­cuen­tra in­flui­do por su pro­pia his­to­ria afec­ti­va y por la re­la­ción que tie­ne con su mu­jer. La mi­ra­da de la ma­dre so­bre el pa­dre fa­vo­re­ce la re­la­ción con el hi­jo. Si la ma­dre le va­lo­ra, por­que cum­ple con su pa­pel, el chi­co tie­ne el ca­mino más fá­cil pa­ra iden­ti­fi­car­se con él. El hi­jo desea ser co­mo el pa­dre, por­que le quie­re y por­que quie­re te­ner lo que su pa­dre tie­ne: una mu­jer co­mo su ma­dre. El ni­ño, du­ran­te los pri­me­ros años de su vi­da, idea­li­za a su ma­dre y des­pués a su pa­dre. En oca­sio­nes, in­ten­ta que el pa­dre le com­pen­se de una ma­dre que no ha con­se­gui­do con­te­ner­lo lo su­fi­cien­te. En tal ca­so, se ne­ga­rá a ba­jar al pa­dre de esa po­si­ción idea­li­za­da, lo que le man­ten­drá so­me­ti­do a lo lar­go de la vi­da a otras personas por­que las con­si­de­ra­rá su­pe­rio­res. So­por­tar la ri­va­li­dad del hi­jo es ta­rea del pa­dre. Si es él quien ri­va­li­za con el hi­jo, és­te se ve­rá afec­ta­do. Es­ta si­tua­ción se da cuan­do el pa­dre no ha po­di­do ela­bo­rar al­gu­nos con­flic­tos.

Acom­pa­ñar fren­te a ri­va­li­zar

Si la ma­dre va­lo­ra al pa­dre, el ni­ño tie­ne más fá­cil iden­ti­fi­car­se con él.

Raúl tie­ne mu­chas di­fi­cul­ta­des en los es­tu­dios y re­pi­te cuar­to de Se­cun­da­ria. Ha dis­cu­ti­do con su pa­dre por­que ca­si se le pa­sa el pla­zo de la ma­trí­cu­la. Da­niel es abo­ga­do y es­tá en­fa­da­do con su hi­jo por su fra­ca­so en los es­tu­dios. Aun­que in­ten­ta ayu­dar al chi­co, sien­te am­bi­va­len­cia ha­cia Raúl. Desea ayu­dar­lo, pe­ro tam­bién sien­te una in­ten­sa ri­va­li­dad con el ni­ño, que cuen­ta con ven­ta­jas que él no tu­vo a su edad. Eso le lle­va a in­sis­tir en que su hi­jo de­be arre­glár­se­las so­lo y re­pro­du­cir lo que él mis- mo ha­bía he­cho en su pu­ber­tad, asu­mien­do una pre­sun­ta in­de­pen­den­cia que no era tal y que re­sul­tó con­flic­ti­va pa­ra su desa­rro­llo psí­qui­co. Lo que Raúl le pi­de a su pa­dre es que le acom­pa­ñe en su crecimiento, que no le de­je so­lo. Con­vier­te la hos­ti­li­dad que le pro­du­ce la fal­ta de com­pa­ñía en una con­duc­ta

con la que mo­les­ta a su pa­dre, pa­ra lla­mar más su aten­ción.

Sin ocu­par su pues­to

Un pa­dre de­ma­sia­do per­mi­si­vo, que no se atre­ve a po­ner lí­mi­tes a su hi­jo, le de­ja de­ma­sia­do ape­ga­do a su ma­dre. En reali­dad, un hom­bre de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ocu­pa más un lu­gar de ni­ño que de pa­dre. De­le­ga el cui­da­do y la educación en la ma­dre por­que no quie­re ocu­par el pues­to que le co­rres­pon­de, sino el de su hi­jo, por eso le tie­ne ce­los. El hi­jo que­da así de­bi­li­ta­do en su po­si­ción de hom­bre, por­que su pa­dre lo aban­do­nó co­mo hi­jo y ri­va­li­zó con él. Por otra par­te, un pa­dre de­ma­sia­do au­to­ri­ta­rio tam­bién ocul­ta ca­ren­cias im­por­tan­tes que no es­ca­pan a la ob­ser­va­ción de los hi­jos. Es­tos se sien­ten po­co res­pe­ta­dos y re­co­no­ci­dos por su pro­ge­ni­tor, lo que les de­bi­li­ta en su iden­ti­dad de hom­bres a me­nos que sean ca­pa­ces de en­fren­tar­se a él. El pa­dre ca­paz de sos­te­ner una po­si­ción ade­cua­da res­pe­ta la sin­gu­la­ri­dad de su hi­jo. Es aquél que se im­pli­ca en su educación y le res­pe­ta pa­ra que sea au­tó­no­mo. Le acom­pa­ña, pe­ro le de­ja es­pa­cio. Tie­ne que ser cohe­ren­te con lo que di­ce y con­fiar en sí mis­mo, pe­ro tam­bién de­be sa­ber po­ner­se en cues­tión. Un pa­dre que ejer­ce su fun­ción de for­ma ade­cua­da pa­ra la ma­du­ra­ción psi­co­ló­gi­ca de sus hi­jos no se cree in­fa­li­ble, no tie­ne mie­do de sus fa­llos ni de los de sus hi­jos, por­que sa­be apren­der de sus erro­res y no es pre­po­ten­te.

Quien vi­ve so­me­ti­do a sus “su­pe­rio­res” no ha lo­gra­do desidea­li­zar a su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.