Jac­kie en la in­ti­mi­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - CRIS­TI­NA M ORATÓ

TTODOS CO­NO­CE­MOS la his­to­ria del ase­si­na­to del pre­si­den­te Ken­nedy. He­mos vis­to las es­tre­me­ce­do­ras imá­ge­nes del ins­tan­te en que un fran­co­ti­ra­dor aca­bó con su vi­da an­te la mi­ra­da ató­ni­ta de su es­po­sa, sen­ta­da jun­to a él. Ocu­rrió una so­lea­da ma­ña­na de no­viem­bre de 1963, cuan­do John y Jac­kie re­co­rrían las ca­lles de Da­llas, en Te­xas, en una li­mu­si­na des­ca­po­ta­ble sa­lu­dan­do a las mi­les de per­so­nas que acu­die­ron a ver­los. Aho­ra una pe­lí­cu­la, Jac­kie, del di­rec­tor chi­leno Pa­blo La­rraín, re­cons­tru­ye los días si­guien­tes al bru­tal ase­si­na­to cen­trán­do­se en la fi­gu­ra de su viu­da. Una es­plén­di­da Na­ta­lie Port­man se me­te de lleno en la piel de la pri­me­ra da­ma más ca­ris­má­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos y tam­bién la más des­co­no­ci­da y her­mé­ti­ca. Por­que na­da sa­be­mos de lo que sin­tió aquel fa­tí­di­co día ni de có­mo se en­fren­tó so­la a la te­rri­ble tra­ge­dia. Du­ran­te el man­da­to de su es­po­so, Jac­kie ha­bía si­do la rei­na sin co­ro­na de la Ca­sa Blan­ca. Ele­gan­te, cul­ta, so­fis­ti­ca­da, fue un icono y una de las mu­je­res más fo­to­gra­fia­das del si­glo XX. Con John, for­ma­ban una pa­re­ja per­fec­ta a los ojos del mundo. Eran jó­ve­nes, gua­pos y es­ti­lo­sos. Aquel día en Da­llas per­dió el trono y al hom­bre de su vi­da, pe­ro en nin­gún mo­men­to se de­rrum­bó en pú­bli­co. En el avión Air For­ce One, de re­gre­so a Was­hing­ton, per­ma­ne­ció sen­ta­da jun­to al fé­re­tro de su ma­ri­do, con su tra­je Cha­nel y los guan­tes blan­cos man­cha­dos de san­gre. Cuan­do le pre­gun­ta­ron si desea­ba cam­biar­se, res­pon­dió ta­jan­te: “No, quie­ro que el mundo vea lo que le han he­cho”. Ya en su re­si­den­cia, co­men­zó a pre­pa­rar los fu­ne­ra­les con el de­ta­lle y el ri­gor his­tó­ri­co que siem­pre la ca­rac­te­ri­za­ron. De­ci­dió que los res­tos de John Ken­nedy des­can­sa­ran en el ce­men­te­rio de Ar­ling­ton, jun­to a los hé­roes de gue­rra. Ella mis­ma eli­gió el em­pla­za­mien­to en lo al­to de la co­li­na. Des­oyen­do los con­se­jos de su cu­ña­do Bob, or­ga­ni­zó un im­pre­sio­nan­te fu­ne­ral de Es­ta­do ins­pi­ra­do en el en­tie­rro de Lin­coln, otro pre­si­den­te ame­ri­cano aba­ti­do a ti­ros. Su en­te­re­za y va­lor le gran­jea­ron la ad­mi­ra­ción de to­do el país.

JAC­KIE, VES­TI­DA DE LU­TO y con un ve­lo cu­brién­do­le el ros­tro, en­ca­be­zó el cor­te­jo fú­ne­bre. Ca­mi­nó tras el ataúd des­de la Ca­sa Blan­ca has­ta la ca­te­dral de St. Matt­hew don­de la es­pe­ra­ban más de 60 je­fes de Es­ta­do y Go­bierno. De to­do ello ha­bla la pe­lí­cu­la, de las de­ci­sio­nes que to­mó en con­tra de to­dos, de los sen­ti­mien­tos de una mu­jer des­tro­za­da por el do­lor, que pen­só en sui­ci­dar­se por­que se sen­tía cul­pa­ble al no ha­ber po­di­do ha­cer na­da por sal­var a su ma­ri­do. De una viu­da de 34 años, con dos hi­jos pe­que­ños, que sa­bía que to­dos los ojos es­ta­ban pues­tos en ella. La se­ño­ra Ken­nedy odia­ba las en­tre­vis­tas y, aun­que le ofre­cie­ron mu­cho di­ne­ro por sus me­mo­rias, siem­pre se ne­gó. Fue siem­pre muy ce­lo­sa de su in­ti­mi­dad, pe­se a los es­cán­da­los que la sal­pi­ca­ron. Por eso es­ta pe­lí­cu­la re­sul­te tan in­tere­san­te, por­que nos ofre­ce un re­tra­to des­ga­rra­dor, ín­ti­mo y ve­rí­di­co de una mu­jer que re­sur­gió de sus ce­ni­zas y ha pa­sa­do a la his­to­ria so­lo por su nom­bre: Jac­kie.

Na­ta­lie Port­man, en Jac­kie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.