VA­LEN­TI­NA ZE­NE­RE

“Quie­ro ga­nar un Os­car y ac­tuar con Meryl Streep”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Moda Vip -

SLa ma­la, ma­lí­si­ma de Yo soy Lu­na , el éxi­to ju­ve­nil de Dis­ney, nos cuen­ta qué se sien­te al ser la ído­lo de mi­llo­nes de ado­les­cen­tes en to­do el mundo. Por Bea­triz Na­va­zo Fo­to Cris­ti­na Ló­pez

i a al­guien no le sue­na el nom­bre de Va­len­ti­na Ze­ne­re, que le pre­gun­te a sus hi­jos o so­bri­nos. Ellos le con­ta­rán que es­ta ac­triz (tam­bién can­tan­te y mo­de­lo) ar­gen­ti­na de 20 años re­cién cum­pli­dos es Ám­bar, la ma­la de Yo soy Lu­na, la se­rie de Dis­ney Chan­nel que se emi­te en 150 paí­ses, en 15 idio­mas, y que es­tre­na­rá su se­gun­da tem­po­ra­da en nues­tro país el 17 de abril. Su per­so­na­je es ru­bia, gua­pa y mi­llo­na­ria; y tam­bién en­greí­da, ca­pri­cho­sa y cruel. Por su­pues­to, sus fans la ado­ran.

“MI PER­SO­NA­JE, ÁM­BAR, SIEM­PRE OCUL­TA LO QUE SIEN­TE… Y YO SOY IGUAL”.

Mu­je­rhoy. ¿De quién he­re­dó us­ted su pre­coz ta­len­to ar­tís­ti­co? Va­len­ti­na Ze­ne­re. No sé de dón­de me vino. Na­die en mi fa­mi­lia tie­ne na­da que ver con el mundo del es­pec­tácu­lo, mi ma­má es abo­ga­da y mi pa­pá tie­ne una em­pre­sa, así que na­da que ver.

¿Y no tra­ta­ron de sa­car­le esa idea lo­ca de la ca­be­za?

No, ellos siem­pre me apo­ya­ron. Cuan­do era chi­qui­ta y es­ta­ba en el gru­po de tea­tro, de re­pen­te apa­ga­ban la luz, ilu­mi­na­ban una si­lla y te te­nías que sen­tar a ha­cer un mo­nó­lo­go. Y yo re­za­ba por den­tro: “Por fa­vor, que no me to­que”. Pe­ro cuan­do me to­ca­ba, sen­tía que eso era lo que que­ría ha­cer. Di­ce mi ma­dre que, cuan­do te­nía co­mo 10 años, sa­lí de una cla­se y le di­je: “Ma­má, es­te es el ai­re que yo ne­ce­si­to pa­ra res­pi­rar”. ¿No te­mían sus pa­dres los es­tra­gos que la fa­ma a esas eda­des? No to­das las his­to­rias de Dis­ney aca­ban bien. No, eso es ver­dad, to­dos co­no­ce­mos ejem­plos. Pe­ro mi pa­pá via­ja con­mi­go pa­ra cui­dar de mí, por­que es muy fá­cil per­der la ca­be­za. Si te crees que eres así co­mo la gen­te te ve, chao, es­tás per­di­do.

Veo que es­tá muy uni­da a sus pa­dres…

Mi pa­pá o mi ma­má siem­pre via­jan con­mi­go y eso me gus­ta. ¡Lo agra­dez­co tan­to! Fí­je­se: mi pa­pá, de 50 años, po­dría es­tar re­co­rrien­do Ma­drid, pe­ro es­tá aquí to­do el día en­ce­rra­do en una pro­duc­ción de fo­tos… Así quie­ro ser yo con mis hi­jos.

Cuan­do via­ja la re­co­no­cen, al me­nos, en 150 paí­ses, ¿eso le asus­ta? Pa­ra na­da, por­que no es al­go que yo vi­va de ma­ne­ra cons­cien­te. Me ha­ce esa pre­gun­ta y me pa­re­ce ra­ro, co­mo si eso que plan­tea no tu­vie­ra que ver con­mi­go. No soy cons­cien­te de des­per­tar ese in­te­rés y no quie­ro ser­lo nun­ca.

¿No sien­te que se ha­ya per­di­do na­da de la vi­da “nor­mal”?

Lo peor, pro­ba­ble­men­te, es per­der par­te de la in­fan­cia. Es­ta pro­fe­sión te ha­ce cre­cer rá­pi­do. Al tra­ba­jar con adul­tos, ma­du­ras o ma­du­ras, no hay otra op­ción.

Sus ami­gos la en­vi­dia­rán… ¿o es al re­vés?

A ve­ces yo echo de me­nos po­der ha­cer lo que quie­ro cuan­do quie­ro, sin lí­mi­tes ni ho­ra­rios. Y ellos me en­vi­dian los via­jes y el es­tar tra­ba­jan­do mien­tras ellos tie­nen que es­tu­diar.

Ám­bar, su per­so­na­je, es su­per­fi­cial y cruel. No sé si pre­gun­tar­le si tie­ne al­go en co­mún con ella. Bueno, ella siem­pre ocul­ta lo que sien­te… y yo igual. Soy una per­so­na su­per­sen­si­ble, pe­ro no me gus­ta mos­trar mis sen­ti­mien­tos pro­fun­dos. Y otra co­sa que com­par­ti­mos es la mo­da. A mí tam­bién me en­can­ta.

¿Qué ha traí­do en su ma­le­ta en su via­je a Es­pa­ña?

Mu­chí­si­ma ro­pa, por­que la amo y ten­go un mon­tón. Tra­je co­mo ocho abri­gos que no me va a da tiem­po a po­ner­me. Ade­más, siem­pre lle­vo un per­fu­me en mi bol­so… y otras cua­tro co­si­tas, por si el ma­qui­lla­dor no las tie­ne.

¿Si­guel al pie de la le­tra las ten­den­cias?

Me gus­ta es­cu­char­las, pe­ro tam­bién se­guir con mi es­ti­lo. O sea, que si al­go es­tá de mo­da pe­ro a mí no me gus­ta, no me lo pon­go.

¿Y cuál di­ría que es su es­ti­lo?

Un po­co roc­ke­ro: me en­can­tan las ca­de­nas y las ta­chue­las. No me veo sa­lien­do de ca­sa con unos jeans, unas za­pa­ti­llas y una ca­mi­se­ta blan­ca, sien­to que esa no soy yo.

¿Cree que la ima­gen es im­por­tan­te?

Ob­vio que lo es. Uno pue­de ha­cer co­mo que le da igual, pe­ro evi­den­te­men­te, la ima­gen es lo pri­me­ro que ven los de­más de no­so­tros. Creo que la ma­ne­ra en que nos mos­tra­mos tam­bién cuen­ta al­go de nues­tra per­so­na.

¿Se sien­te res­pon­sa­ble de la ima­gen que da an­te los mi­llo­nes de ni­ños que la si­guen?

To­tal­men­te. Me sien­to muy res­pon­sa­ble. Pe­ro Dis­ney cui­da mu­cho la ima­gen. No se pue­de sa­lir con un ci­ga­rri­llo o un va­so de al­cohol en la mano, o con una ca­mi­se­ta que di­ga… al­go que no pue­do de­cir. Ca­da uno en su in­ti­mi­dad es li­bre de ha­cer lo que quie­ra, pe­ro es lin­do que sal­gan a la luz las co­sas po­si­ti­vas.

¿Le preo­cu­pa el men­sa­je que trans­mi­ten las se­ries de­di­ca­das al pú­bli­co ju­ve­nil?

Ob­vio que sí. Y pien­so que tie­nen co­mo un do­ble men­sa­je, cuan­do eres chi­qui­to te pa­re­ce ideal; pe­ro cuan­do cre­ces, di­ces: “Pe­ro qué se­rie es es­ta en la que las ma­las ha­cen bullyng o una chi­ca tie­ne que te­ñir­se el pe­lo pa­ra ser per­fec­ta”, es co­mo tris­te… Pe­ro Dis­ney tam­bién te ha­bla de ser va­lien­te, de per­se­guir tus sue­ños y eso es lo im­por­tan­te.

¿Has­ta dón­de lle­gan sus am­bi­cio­nes?

Me en­can­ta so­ñar y mi ma­yor sue­ño es lle­gar a ha­cer pe­lí­cu­las en Holly­wood y ga­nar un Os­car. Te­ner una es­ce­na con Meryl Streep se­ría in­creí­ble o que Ro­bert de Ni­ro hi­cie­ra de mi abue­lo.

¿Qué le preo­cu­pa a una chi­ca de 20 años, co­mo us­ted?

Per­so­nal­men­te, me pre­co­cu­pa ha­ber pla­nea­do mi vi­da de acá a cin­co años y que lue­go no su­ce­da. Me gus­ta­ría, por ejem­plo, te­ner un hi­jo den­tro de unos años, quie­ro ser una ma­dre jo­ven. Me veo ha­cien­do las mis­mas co­sas, pe­ro con mi hi­ji­ta que­rien­do me­ter­se en to­das las fo­tos.

“LAS SE­RIES DE DIS­NEY HA­BLAN DE SER VA­LIEN­TES, DE PER­SE­GUIR SUE­ÑOS, Y ESO ES LIN­DO”.

¿Y la ma­ter­ni­dad no su­pon­dría un freno pa­ra su ca­rre­ra?

Pa­ra na­da, ja­más. Me gus­ta­ría te­ner una hi­ja que me acom­pa­ñe a to­das par­tes por­que tam­po­co es­tá bueno pa­rar tu vi­da por un hi­jo. Ob­via­men­te, le tie­nes que dar­le el tiem­po y los cui­da­dos que re­quie­re, pe­ro me gus­ta­ría que es­tu­vie­ra aquí.

¿Y qué le pa­re­ce­ría si qui­sie­ra se­guir sus pa­sos?

Me pa­re­ce­ría bien, aun­que no que­rría que mis hi­jos fue­sen co­mo yo, por­que me pa­re­ce al­go me­dio nar­ci­sis­ta y feo.

La ac­triz lle­va le­vi­ta sin ma­gas de Dior, top de flo­res, de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo; va­que­ros de Liu Jo y bo­tas de Dior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.