PA­RA PO­NER­TE EN FOR­MA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Ade­más de eli­mi­nar la gra­sa cor­po­ral so­bran­te pa­ra “li­be­rar” tes­tos­te­ro­na y que au­men­te nues­tra li­bi­do (y una pér­di­da de ape­nas cin­co ki­los ya es po­si­ti­va) es­tos cam­bios en el es­ti­lo de vi­da han de­mos­tra­do be­ne­fi­cios.

Co­me bien. Re­du­ce tu in­ges­ta de co­mi­da rá­pi­da y de ali­men­tos al­ta­men­te pro­ce­sa­dos. Cám­bia­los por ver­du­ras, fru­tas, le­gum­bres, pes­ca­dos, se­mi­llas in­te­gra­les, gui­sos ca­se­ros con acei­te de oli­va vir­gen ex­tra... Esa sim­ple me­di­da te ayu­da­rá a con­tro­lar los ni­ve­les de azú­car, co­les­te­rol LDL y tri­gli­cé­ri­dos. Los ni­ve­les al­tos de esas sus­tan­cias es­tán re­la­cio­na­dos con ta­sas al­tas de SHBG.

Haz los ejer­ci­cios de Ke­gel. Ayu­dan a for­ta­le­cer los múscu­los pél­vi­cos y a me­jo­rar la cir­cu­la­ción a la zo­na de los ge­ni­ta­les, lo cual me­jo­ra el ren­di­mien­to se­xual.

Mué­ve­te más. Ha­cer yo­ga, ca­mi­nar a pa­so li­ge­ro, bai­lar o pe­da­lear una ho­ra, tres ve­ces por se­ma­na, me­jo­ra el apor­te de san­gre a los gran­des gru­pos mus­cu­la­res de mus­los, nal­gas y pel­vis y, ade­más, re­du­ce el ries­go de de­pre­sión. “Lo re­co­mien­do a mis pa­cien­tes, jun­to con los ejer­ci­cios de Ke­gel. La con­se­cuen­cia es más lu­bri­ca­ción, más es­ti­mu­la­ción, me­jor fun­ción or­gás­mi­ca, me­nor ries­go de de­pre­sión y, al fi­nal, una re­cu­pe­ra­ción del de­seo se­xual”, de­cla­ra In­ma­cu­la­da Gor­tá­zar.

Mí­ma­te. Di­fe­ren­tes es­tu­dios in­di­can que los cui­da­dos fí­si­cos, psi­co­ló­gi­cos y cos­mé­ti­cos ayu­dan a me­jo­rar la au­to­es­ti­ma de la mu­jer y a reavi­var el in­te­rés por el se­xo.

No fu­mes. El ta­ba­co es otro de los fac­to­res que cons­tri­ñe los va­sos san­guí­neos y re­du­ce el apor­te de san­gre a los ór­ga­nos se­xua­les, dis­mi­nu­yen­do las sen­sa­cio­nes y la ca­pa­ci­dad de te­ner un or­gas­mo.

Da­te un ca­pri­cho. Pe­ro que sea sano. ¿Quie­res un ape­ri­ti­vo? Co­me unas al­men­dras (su con­te­ni­do en zinc re­fuer­za la res­pues­ta se­xual). ¿Sus­pi­ras por un pos­tre? Pues prue­ba con un he­la­do de yo­gur con arán­da­nos y fi­deos de cho­co­la­te ne­gro (sus nu­trien­tes cal­man el es­trés, el gran enemi­go del de­seo). ¿Pla­neas un me­nú ro­má­ti­co? Pues que in­clu­ya so­lo­mi­llo de cer­do (sus mi­ne­ra­les au­men­tan los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na). ¡Qué tu des­pen­sa sea tu alia­da!

al­te­ra­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas re­la­cio­na­das con el ex­ce­so de gra­sa cor­po­ral”, ex­pli­can los au­to­res del tra­ba­jo. Por ejem­plo, los ni­ve­les al­tos de co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos y la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na (an­te­sa­la de la dia­be­tes ti­po 2) fa­vo­re­cen la for­ma­ción de pla­ca en el in­te­rior de las pe­que­ñas ar­te­rias que rie­gan los ór­ga­nos se­xua­les mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos, lo cual re­du­ce el flu­jo de san­gre a los mis­mos. La con­se­cuen­cia en los hom­bres es la dis­fun­ción se­xual (im­po­ten­cia) y, fi­nal­men­te, la pér­di­da de in­te­rés en el se­xo. En las mu­je­res, se re­du­ce el flu­jo de san­gre a la va­gi­na y el clí­to­ris. “Cuan­do eso ocu­rre, la res­pues­ta se­xual de la mu­jer dis­mi­nu­ye y la pér­di­da de de­seo tam­po­co se ha­ce es­pe­rar”, ase­gu­ra In­ma­cu­la­da Gor­tá­zar.

La im­por­tan­cia de co­no­cer­se

Pa­ra com­pli­car aún más las co­sas, el ex­ce­so de gra­sa cor­po­ral au­men­ta los ni­ve­les de una sus­tan­cia co­no­ci­da co­mo glo­bu­li­na fi­ja­do­ra de hor­mo­nas se­xua­les (SHBG por sus si­glas en in­glés), que se une a la tes­tos­te­ro­na, la hor­mo­na se­xual mas­cu­li­na que tam­bién te­ne­mos las mu­je­res y que au­men­ta la li­bi­do femenina. ¿El pro­ble­ma? Que cuan­ta más tes­tos­te­ro­na se una a la SHBG, me­nos tes­tos­te­ro­na que­da­rá dis­po­ni­ble pa­ra es­ti­mu­lar el de­seo se­xual. Con­clu­sión: que cuan­ta más gra­sa cor­po­ral acu­mu­le­mos, me­nos pro­ba­bi­li­da­des ten­dre­mos de sen­tir de­seo se­xual. Una vez tra­ta­dos los pro­ble­mas fi­sio­ló­gi­cos, la cla­ve pa­ra dis­fru­tar de una se­xua­li­dad sa­tis­fac­to­ria es co­no­cer­se y dis­fru­tar. “He tra­ta­do a mu­chas mu­je­res que han per­di­do el in­te­rés en el se­xo por creer que su cuer­po no se ajus­ta a lo que con­si­de­ran desea­ble. Aun­que se tra­ta de una sim­ple per­cep­ción, es­to afec­ta se­ria­men­te a su au­to­es­ti­ma y a sus re­la­cio­nes ín­ti­mas. Por eso, ade­más del con­se­jo mé­di­co, los pro­ble­mas se­xua­les re­quie­ren la par­ti­ci­pa­ción de un psi­co­te­ra­peu­ta es­pe­cia­li­za­do en esos pro­ble­mas”, con­clu­ye la es­pe­cia­lis­ta.

La gra­sa acu­mu­la­da en la cin­tu­ra in­flu­ye en las hor­mo­nas se­xua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.