Ma­dres CAZATALENTOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Adolescente A Bordo - CARE SAN­TOS Es­cri­to­ra

e l ar­chi­co­no­ci­do maes­tro del te­rror nor­te­ame­ri­cano Step­hen King con­tó en su li­bro Mien­tras es­cri­bo (Ed. De­bol­si­llo) lo mu­cho que in­flu­yó su ma­dre en su in­ci­pien­te ca­rre­ra li­te­ra­ria. Pa­sa­ban bas­tan­tes es­tre­che­ces y la mu­jer te­nía que tra­ba­jar en to­do ti­po de co­sas. Sin em­bar­go, siem­pre te­nía un ra­to pa­ra leer los pri­me­ros cuen­tos de su hi­jo. A los 11 años, el fu­tu­ro es­cri­tor le dio su pri­mer re­la­to y ella le di­jo que me­re­cía ser pu­bli­ca­do. El au­tor es­cri­be: “Des­de en­ton­ces, no me han di­cho na­da que me ha­ya he­cho tan fe­liz”. Su ma­dre fue su pri­me­ra lec­to­ra y su pri­me­ra com­pra­do­ra: le pa­ga­ba 25 cen­ta­vos por cuen­to, lo cual pa­ra el ado­les­cen­te as­pi­ran­te a es­cri­tor fue un po­de­ro­so in­cen­ti­vo. Ade­más, su ma­dre com­par­tía los re­la­tos con sus her­ma­nas. De mo­do que tam­bién fue su pri­me­ra pro­mo­to­ra. ¡Y sin re­des so­cia­les! “Co­mo tra­tes a tus hi­jos, así se tra­ta­rán ellos el res­to de sus vi­das”, di­ce una má­xi­ma de las te­ra­pias sis­té­mi­cas. Pues bien, tras leer es­te li­bro de King —a quien por cier­to no vi­si­ta­ba co­mo lec­to­ra des­de los 16 o 17 años—, me ha que­da­do cla­ro que su ma­dre su­po tra­tar­le del mo­do en que él ne­ce­si­ta­ba pa­ra con­ver­tir­se en un hom­bre se­gu­ro de sí mis­mo y de su don, dis­pues­to a co­mer­se el mundo. Al­go que, en lo su­yo, ha he­cho.

Qué res­pon­sa­bi­li­dad, la de ser ma­dre de ado­les­cen­tes, sa­bien­do que nos to­ca desem­pe­ñar el pa­pel de des­cu­bri­do­ras de cual­quier ti­po de ta­len­to. Y más aún: fans, pro­mo­to­ras, me­ce­nas y has­ta com­mu­nity ma­na­gers. Y eso que so­lo so­mos hu­ma­nas. Ri­chard Ford, pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de las Le­tras, tam­bién tu­vo una ma­dre lec­to­ra: Ed­na Akin. Cuan­do ella mu­rió, de­di­có un emo­cio­nan­te li­bro a in­ten­tar co­no­cer­la. Se ti­tu­la, pre­ci­sa­men­te, Mi ma­dre (Ed. Ana­gra­ma). En él es­cri­bió: “Uno de los pri­me­ros re­tos que se nos pre­sen­tan es sa­ber que a nues­tros pa­dres, su­po­nien­do que vi­van el tiem­po su­fi­cien­te, me­re­ce la pe­na co­no­cer­los”. Co­no­cer a nues­tros hi­jos pa­ra que al­gún día tam­bién ellos nos co­noz­can. Me­nu­do re­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.