“No pue­do QUE­RER”

Hay quien pa­sa la vi­da po­nien­do dis­tan­cia con el otro pa­ra evi­tar enamo­rar­se. ¿Vi­ven anes­te­sia­dos por­que creen que no tie­nen na­da va­lio­so que ofre­cer o por mie­do al do­lor?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

EEl amor tie­ne sus re­glas y al­gu­nas son in­con­tro­la­bles. Amar es po­si­ble cuan­do el psi­quis­mo ha re­co­rri­do un ca­mino que le per­mi­te di­fe­ren­ciar­se del otro y re­co­no­cer lo que desea de él. En ese ca­mino exis­ten con­flic­tos que hay que sor­tear, ya que el in­cons­cien­te pue­de guar­dar de­seos opues­tos a lo que ra­zo­na­ble­men­te pre­ten­de­mos que­rer. Se­gún mos­tró el psi­coa­ná­li­sis, el mo­do de amar tie­ne sus ci­mien­tos en la in­fan­cia y ex­pli­ca las per­tur­ba­cio­nes de es­ta ca­pa­ci­dad en adul­tos por la in­tro­ver­sión de la li­bi­do, (es de­cir, la vuel­ta ha­cia uno mis­mo de la ener­gía emo­cio­nal que ha­bía si­do di­ri­gi­da a otro). Es­ta in­tro­ver­sión se pro­du­ce por­que la li­bi­do per­ma­ne­ce fi­ja­da a los pri­me­ros ob­je­tos de amor que tu­vi­mos en la in­fan­cia: la ma­dre y el pa­dre.

Huir del su­fri­mien­to

Cuan­do al­guien su­fre anes­te­sia pa­ra amar a otro, nos en­con­tra­mos con un su­je­to que ha vi­vi­do ex­pe­rien­cias afec­ti­vas muy frus­tran­tes en las re­la­cio­nes más tem­pra­nas de su vi­da. No se ha sen­ti­do en la re­la­ción con su ma­dre lo su­fi­cien­te­men­te con­te­ni­do o pro­te­gi­do y ha su­fri­do una pri­va­ción afec­ti­va muy al­ta. No ha te­ni­do una bue­na vi­ven­cia con las fun­cio­nes ma­ter­nas an­tes de ha­ber cons­ti­tui­do un “yo” que le se­pa­re de ella. Se­gún Wi­lliam Ro­nald Fair­bairn, lo que la ma­dre trans­mi­te en los pri­me­ros mo­men­tos

de la vi­da es un sen­ti­mien­to de amor. Pe­ro tam­bién tie­ne que sa­ber re­ci­bir lo que el ni­ño le da. El hi­jo tie­ne que sen­tir­se ca­paz de amar y de ser ama­do, en­ton­ces pue­de desa­rro­llar un sen­ti­mien­to de se­gu­ri­dad en sí mis­mo. Si el ni­ño no re­ci­be su­fi­cien­te amor, ten­de­rá a pen­sar que no pue­de in­ter­cam­biar­lo y no po­drá mos­trar­lo por­que lo ha sen­ti­do co­mo al­go ma­lo. Vin­cu­lar­se afec­ti­va­men­te a otro, en es­tos ca­sos, se vi­ve co­mo al­go pe­li­gro­so: se te­me ha­cer­le da­ño, ya que no se pue­de dar na­da va­lio­so afec­ti­va­men­te, y tam­bién da­ñar­se a sí mis­mo, por­que si la re­la­ción se rom­pe su­fri­rá. Sus lí­mi­tes y ca­ren­cias ha­rán que el otro le de­je, pues no le va a po­der amar tal co­mo es. De ahí que se evi­te el com­pro­mi­so. Cuan­do ama­mos a otro, te­ne­mos que po­der mos­trar­nos an­te él con nues­tras de­bi­li­da­des, de­fec­tos, in­se­gu­ri­da­des y con­flic­tos; te­ne­mos que con­fiar en esa otra per­so­na y en su amor. Ello im­pli­ca dar­le a co­no­cer nues­tras du­das y as­pec­tos más frá­gi­les, con­fian­do en que eso no da­ña­rá la re­la­ción. Si en las pri­me­ras ex­pe­rien­cias no se ha po­di­do sen­tir cier­ta se­gu­ri­dad amo­ro­sa, la amal­ga­ma de to­do ti­po de in­ten­sos afec­tos se re­pri­me y es po­si­ble que el mundo emo­cio­nal que­de he­ri­do. En­ton­ces, lo re­pri­mi­do afec­ta a la vi­da del adul­to.

“No sien­to na­da”

Cuan­do sa­lió de la se­sión, Leo­nor pen­sa­ba que, du­ran­te el tiem­po que ha­bía asis­ti­do a aque­lla con­sul­ta, al­go ha­bía cam­bia­do en ella. Lle­gó con mu­chos sín­to­mas: no dor­mía bien y se sen­tía so­la, pues es­ta­ba a pun­to de se­pa­rar­se de su pa­re­ja por­que no sen­tía na­da por él. Lle­va­ba con Al­ber­to dos años y, cuan­do em­pe­za­ron, ella desea­ba for­mar una re­la­ción que fun­cio­na­ra, aun­que te­nía du­das. Muy pron­to se dio cuen­ta de que él no res­pon­día a lo que ella es­pe­ra­ba. Aho­ra bien, ¿qué era lo que ella es­pe­ra­ba? Al vi­vir jun­tos, ella sen­tía que él no cui­da­ba lo su­fi­cien­te las co­sas que te­nían en co­mún, pe­ro no le de­cía na­da. En­se­gui­da pen­só en se­pa­rar­se. Por un la­do, desea­ba que­rer a Al­ber­to, pe­ro por otro no po­día. Te­nía ma­la suer­te con las re­la­cio­nes afec­ti­vas, pues siem­pre se ha­bía sen­ti­do mal co­rres­pon­di­da. Leo­nor te­nía mie­do a amar. Lo que des­cu­brió en el tra­ta­mien­to es que con su pa­re­ja

re­pro­du­cía la ma­la re­la­ción que siem­pre ha­bía man­te­ni­do con su ma­dre. Le co­lo­ca­ba a él en el mis­mo lu­gar que su ma­dre ha­bía te­ni­do pa­ra ella y le pe­día que la cui­da­ra co­mo su ma­dre no ha­bía po­di­do. Cuan­do apa­re­cía al­gún fa­llo, ella no lo so­por­ta­ba, por­que le evo­ca­ba afec­tos in­ten­sos y cen­su­ra­dos de ra­bia y odio ha­cia su ma­dre, sen­ti­mien­tos que no po­día acep­tar. Cuan­do pu­do ha­cer­se car­go de sus con­flic­tos in­fan­ti­les y acep­tó las ca­ren­cias de su ma­dre, tam­bién pu­do ha­cer­se car­go de las pro­pias. Acep­ta­ba sus lí­mi­tes y, en con­se­cuen­cia, no le he­ría tan­to lo que su pa­re­ja pu­die­ra de­cir­le. Apren­de­mos a amar a lo lar­go de la vi­da, y pa­ra ello te­ne­mos que ha­bi­tar nues­tra so­le­dad y com­par­tir lo que sen­ti­mos con otro, te­nien­do en cuen­ta que no exis­te un amor pu­ro. La ex­pe­rien­cia amo­ro­sa lle­va mez­cla de odio, do­lor, pla­cer, so­le­dad, pér­di­das... Pa­ra evi­tar el do­lor, po­de­mos aban­do­nar la es­pe­ran­za de amar, pe­ro eso nos con­du­ce a la tris­te­za. La vi­da se­rá más abu­rri­da por­que se anes­te­sia la ca­pa­ci­dad de sen­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.