“Cin­co mi­nu­ti­tos más pa­ra desa­yu­nar”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - La Imperfecta - POR LU­CÍA TA­BOA­DA GUIÓN Y RA­QUEL CÓR.CO­LES ILUS­TRA­CIO­NES Pa­raim­per­fec­tas.com

En 1960, la nu­tri­cio­nis­ta Ade­lle Da­vis po­pu­la­ri­zó un re­frán que ha­brás es­cu­cha­do in­fi­ni­dad de ve­ces: “Desa­yu­na co­mo un rey, co­me co­mo un prín­ci­pe y ce­na co­mo un men­di­go”. Es­te re­frán tam­bién po­dría ser: “Desa­yu­na co­mo Usain Bolt, co­me co­mo un prín­ci­pe y ce­na co­mo un men­din­go”. A un buen desa­yuno hay que de­di­car­le me­dia ho­ra o más, se­gún afir­man los ex­per­tos. Más de me­dia ho­ra es lo que ne­ce­si­tas si quie­res se­guir to­das las re­co­men­da­cio­nes de las que has ido ha­cien­do aco­pio a lo lar­go de los años: em­pe­zar be­bien­do en ayu­nas un va­so de agua con li­món; pre­pa­rar un ba­ti­do an­ti­oxi­dan­te de té ver­de o un ba­ti­do des­in­to­xi­can­te de apio, jen­gi­bre, es­pi­na­cas y man­za­na; ha­cer tus co­pos de ave­na co­ci­dos a fue­go len­to con be­bi­da ve­ge­tal, ca­ne­la y pe­ra; in­cluir en el me­nú pro­teí­nas en for­ma de al­men­dras o aña­dir tam­bién tu ra­ción de po­ta­sio y fi­bra a la mez­cla, co­mien­do un ki­wi o una ci­rue­la, por ejem­plo. Hay de­sa­yu­nos en Ins­ta­gram que han si­do pre­pa­ra­dos la no­che an­te­rior, de lo con­tra­rio es téc­ni­ca­men­te im­po­si­ble que to­do eso es­té dis­pues­to en la me­sa a las ocho de la ma­ña­na.

No sé vo­so­tros, pe­ro yo no ten­go tiem­po pa­ra tan­ta pa­ra­fer­na­lia. Yo he lle­ga­do a desa­yu­nar ce­pi­llán­do­me los dien­tes, que es desafiar las le­yes de la fí­si­ca y el sen­ti­do co­mún. La teo­ría idea­lis­ta la co­noz­co: de­be­ría de­di­car­le al desa­yuno más de me­dia ho­ra, mien­tras leo tran­qui­la­men­te el pe­rió­di­co que me ha de­ja­do el re­par­ti­dor en la puer­ta, co­mo en una pe­lí­cu­la ame­ri­ca­na (en las que, por cier­to, dis­po­nen de mar­gen su­fi­cien­te pa­ra pre­pa­rar tor­ti­tas a dia­rio con hol­gu­ra). Pe­ro aquí, en la vi­da real, mien­tras ul­ti­mas el tup­per de la co­mi­da, plan­chas, vis­tes a tu hi­jo, te vis­tes tú e in­ten­tas ser per­so­na, ya lle­gas 20 mi­nu­tos tar­de al tra­ba­jo. Tal vez esa es la cla­ve del éxi­to de los bu­fés de desa­yuno de los ho­te­les. No la va­rie­dad, sino que dis­po­nes de tiem­po pa­ra crear pla­tos con más es­ta­tu­ra y aris­tas que un edi­fi­cio de Frank Gehry. Y lo más im­por­tan­te, dis­po­nes de tiem­po su­fi­cien­te pa­ra in­ge­rir­los sin mi­rar el reloj ca­da dos mi­nu­tos co­mo el que es­pe­ra a Go­dot.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.